arrow

Operación Monumento (2014)

Operación Monumento
Trailer
5,2
15.300
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A finales de la II Guerra Mundial (1939-1945), a un selecto grupo de historiadores, directores de museos y expertos en arte, tanto británicos como norteamericanos, se les encomienda la importante y peligrosa misión de recuperar las obras de arte robadas por los nazis durante la guerra para devolvérselas a sus legítimos propietarios. Era una misión imposible: las obras estaban muy bien custodiadas y el ejército alemán tenía orden de destruirlas en cuanto el Reich cayera. Pero aquellos hombres, en una carrera contrarreloj, arriesgaron sus vidas para evitar la destrucción de miles de años de cultura de la humanidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Monuments Men
Duración
118 min.
Estreno
21 de febrero de 2014
Guion
George Clooney, Grant Heslov (Novela: Robert Edsel)
Música
Alexandre Desplat
Fotografía
Phedon Papamichael
Productora
Columbia Pictures / Smoke House / Studio Babelsberg
Género
Bélico Drama Acción II Guerra Mundial Nazismo Pintura Basado en hechos reales
3
Lecciones morales (y de arte) by George Clooney
Ser George Clooney no debe ser fácil. No, no es broma. Bueno, un poco. El riesgo que se corre siendo alguien como George Clooney, respetado actor, guaperas incontrovertible, y director en fase de consolidación, es alto. Puede que llegue un día en que estés demasiado contento de haberte conocido. Y salgan cosas como Monuments Men. Con Los Idus de Marzo, Clooney apuntaba maneras como cineasta, especialmente al ofrecer una crónica descarnada de lo que se cuece entre bambalinas durante el patético espectáculo de unas elecciones políticas. Los Idus olía a colonia cara, a puro, a sonrisa de atril y a sexo jugoso de becaria. Olía bien.

Monuments Men huele mal. Apesta a banderita americana, a edulcorante artificial, a historia real maqueada y envuelta con un lazo de barras y estrellas. Monuments Men arrastra desde el minuto 1 un tufo a lección moral (y de arte) by George Clooney. The man. The American. No, thanks.

“Por nuestra cultura, por nuestro modo de vida…” What? ¿Qué modo de vida, George? ¿Qué modo de vida defendéis, valientes rescatadores de obras de arte? A lo largo de la película, el jefe de la expedición aprovecha para soltar dos o tres peroratas sobre el valor de su misión. Pero no cuela. No hay misión desinteresada en una guerra. Ya somos mayores.

Los nazis son el enemigo ideal. El diablo hecho carne. Una bendición –y que Dios nos perdone – para los guionistas de Hollywood faltos de inspiración. Es ver una esvástica en una película y ya sabemos que ellos son los que escupen en “nuestro estilo de vida”, nuestra libertad y nuestra cultura. Los nazis expoliaron obras de arte, y muchas fueron quemadas, especialmente aquellas conocidas como “arte degenerado”. Pero no fueron los primeros. Ingleses, franceses, españoles, norteamericanos, chinos… Todos los pueblos, aprovechando las guerras o las expediciones “civilizadoras”, cogieron lo que no era suyo. Y destruyeron lo que no entendían. Hitler quiso abrir un museo con todo lo robado. No pudo. Otros sí han podido.

Muchos de los museos más prestigiosos del mundo están erigidos sobre cimientos robados. ¿De quién son las obras de la Antigua Grecia que llenan el Museo Británico? ¿Y si pagas por una obra, sacándola de su contexto para llevartela al Met de Nueva York? ¿Eso es defender la cultura? ¿O es trapicheo? Un museo es cultura, pero mejor si la cultura está en nuestro país. Así nos sacamos unos cuartos defendiendo la cultura. Clooney y los suyos se envuelven en la bandera estadounidense para contar una verdad a medias. El resultado es una película hipócrita.

Monuments Men edulcora hasta el empacho un asunto mucho más complejo. Ese el fondo de la historia. El que nos molesta, nos repele. Pero hay más. Y no todo es cinismo. También hay buenas intenciones. Clooney pretende convertir su cinta en una peli de aventuras de cuño clásico. Un grupo de personajes variopinto (arquitectos, conservadores, expertos en arte) se calza las botas militares y se pone el fusil al hombro. Bill Murray, Matt Damon, John Goodman, Bob Balaban y el apoyo de Cate Blanchett. Todo hace indicar que los mejores momentos de la película serán las situaciones humorísticas que vivirán esos personajes en un contexto extraño para ellos. Clooney y su equipo lo tenía a huevo. Pero ni eso. Ni con Murray y Balaban como la extraña pareja encargada de hacernos sonreír.

¿Y la aventura? Predecible y escasa de tensión. Llega el final de Monuments Men que huyen despavoridos al grito de “Que vienen los rusos, los robacuadros, los asaltavírgenes, los comebebes“. Y banderita de barras y estrellas al viento.

Concluyendo e intentando sintetizar. Monuments Men es una mediocre cinta de aventuras y drama con toques de humor que deja tibio. Y si escarbamos en su mensaje y trasfondo moral e histórico hasta podemos pasar del blanco tibio al rojo crispado. No queremos otro Robert Redford, señor Clooney. Ya es agotador tener uno.

Lo Mejor: la ambientación.

Lo Peor: no funciona bien ninguna de sus facetas: ni el humor, ni el drama, ni la aventura, ni, sobre todo, el trasfondo ético que roza el cinismo. Reparto desaprovechado. La música épica en una película así, sonroja.

[crítica publicada en alucine.es]
[Leer más +]
134 de 159 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
¡Una pésima adaptación! Muchos colores para tan pequeña paleta.
Monuments Men no deja de ser la típica película americana patriótica salvadora de la/el ----- [aquí vale cualquier nombre] de la humanidad, en este caso el arte, el legado artístico, ambientada en la segunda guerra mundial [ni esto deja de ser una novedad] donde los americanos son los buenos, buenísimos, y el resto del mundo, y en este caso, franceses, rusos y alemanes no dejan de ser malos, malísimos, o simples tontainas descerebrados. ¡Gracias Hollywood! ¡Gracias Clooney!

Un grandioso elenco, de actores veteranos se despliegan por la paleta de su artista, Clooney, demostrando una vez más que como artista es pésimo, y qué no es capaz de crear una buena obra, a la vez qué tampoco ha conseguido hacer que sus pinceles sean capaces de transmitir cualquier sensación, excepto Blanchett, aunque inconsistente, al final da el do de pecho y saca a relucir su maestría interpretativa.

Con un gran presupuesto, con un gran guión y con todo lo qué cualquier director podría pedir, este film, se perderá en los cajones de la eternidad, como un film simplón y algo soporífero, sin sentimiento, sin capacidad de transmitir, sin atractivo, sin emoción, sin acción, sin esperanza, sin nada de nada, excepto el un querer y no poder, y como gran ejemplo de cómo crear algo malo con extraordinarios elementos. Por ello, en este mundo, hay artistas qué crean de la nada, magia, y otros con magia, crean la nada y su compañera la indeferencia.

No la recomiendo, a no ser que seáis fan de algunos de los protagonistas.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil