arrow

Eros (2004)

Eros
Trailer
5,9
2.113
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Película dividida en tres episodios sobre el erotismo, la sensualidad y el amor.

The Dangerous Thread Of Things, de Michelangelo Antonioni.
Toscana. Durante un viaje a la costa, una pareja se enfrenta a crisis de su matrimonio. La pasión del marido se despierta con la aparición de una misteriosa joven.
Equilibrium, de Steven Soderbergh.
Nueva York, 1955. Un ejecutivo estresado tiene unos sueños eróticos recurrentes con una mujer que no puede identificar.
The Hand, de Wong Kar Wai.
Hong Kong, 1963. Chang es un joven sastre que se enamora de la seductora Hua la primera vez que toma las medidas de su sensual cuerpo. A lo largo de los años, Chang permanece fiel a ese amor no correspondido. Mientras tanto la señorita Hua se enfrenta a tiempos difíciles. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Hong Kong Hong Kong
Título original:
Eros
Duración
104 min.
Estreno
28 de octubre de 2005
Guion
Wong Kar-Wai, Steven Soderbergh, Michelangelo Antonioni, Tonino Guerra
Música
Peer Raben, Enrica Antonioni, Vinicio Milani
Fotografía
Christopher Doyle, Peter Andrews, Marco Pontecorvo
Productora
Jet Tone Films / Block 2 Pictures / Roissy Films / Solaris / Cité Films / Fandango / Delux Productions
Género
Drama Romance Erótico Película de episodios
Grupos  Novedad
Eros
"Un 33% de gran película. (...) y dos tercios de inexplicable pedantería. (...) Menos mal que la película se remata con The Hand, pieza imprescindible para los seguidores de Wong Kar-Wai"
[Diario El País]
"La única razón para verla: Wong Kar Wai (...) Maravillosa, sutil, bella efectividad del realizador hongkonés frente al pretencioso fiasco de los discursos de los dos primeros. (...) Puntuación: ★★ (sobre 5)."
[Cinemanía]
5
Topless cinematográfico
Teniendo en cuenta que los directores de las tres piezas son tan admirados como despreciados a partes iguales, resulta difícil (o prácticamente imposible) ser imparcial y no decantarse por uno de los episodios; aunque si “Eros” fuese un concierto, Antonioni y Soderbergh serían los “teloneros” de Kar-Wai por mucho que le pese a alguien.

Comienza el anciano haciendo lo que sabe: escupir imágenes impregnadas de una preciosa fotografía y exteriores con una banda sonora a tono dejando al espectador que anude los cabos sueltos. Es decir, no contar nada en un ejemplar ejercicio de vacuidad autocomplaciente (salvo para los espectadores que sepan sacar la esencia de un cuadro totalmente pintando de blanco) y dormir hasta las piedras observándolo.

Lo mejor: la bizarra e inclasificable competición de baile femenino al desnudo en una playa, donde el único riesgo (no cinematográfico) de Antonioni es dejar sin protección solar a sus portentosas protagonistas.

Soderbergh quiere realizar en su episodio un nuevo salto con tirabuzón y excelente fotografía en blanco y negro (firmada con su seudónimo habitual) directo a la somnolencia. Consigue los mismos efectos que los 90 minutos de “Solaris” en un tercio de metraje. Olvidable como tirar un avión de papel por una ventana.

Lo mejor: ZzzzzzzzzzzzZzzzzzzzzzzzzzzZzzzzzzzzzzzzzz… ¡¿Eh?! ¡Un pezón! …ZzzzzzZZZZzzzzzzzzzzzzZZ….

Kar-Wai a través de la historia de un sastre hace lo que sabe: narrar una historia de amor imposible con elementos recurrentes en su filmografía que tanto desquician y agradan al respetable. Ni es lo mejor del director de “Deseando amar”, ni toca de lejos sus cumbres artística-pedantes que tanto me cautivan y alabo, pero supone un bálsamo de cafeína cinematográfica ante tanta modorra e ingravidez soporífica. ¿O qué director actual puede transformar una paja en algo primoroso sin que un espectador tan despreciable y puntilloso como un servidor pueda mofarse a sus anchas?

¿Lo mejor? Es lo mejor de “Eros” por mucho, mucho y mucho que le pese a alguien. Aunque para gustos ya sabemos que están los colores y en “Eros”, para bien o mal, hay una completa gama de tonos y matices fílmicos.
[Leer más +]
44 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Interesante homenaje a Antonioni
Mediometraje de Michelangelo Antonioni, filmado años atrás, complementado con dos piezas de encargo. El propósito es doble: publicar la última realización de Antonioni (93 años) y rendirle un homenaje de reconocimiento.

1. La pieza de Antonioni ("El filo misterioso de las cosas") se sitúa en la costa de la Toscana en la época actual. Se basa en un cuento del propio Antonioni de su libro "Quel bowling sul Tevere". Narra la relación de la pareja de Cloe (Regina Nenni) y Christopher (C. Buchholz), que en lugar de explicarse el malestar afectivo que sienten mediante el silencio, lo hacen con palabras y gestos que no dicen nada. La discusión entre los protagonistas, la relación efímera de sexo de Christopher y Linda (Luisa Ranieri), el baile de Cloe y Linda y la luz crepuscular, definen un relato de amor y sexo que busca la inmediatez y la intrascendencia. Imágenes de gran belleza y música sugestiva.

2. El episodio de Steven Soderbergh ("Equilibrium") se sitúa en NYC en 1955, cuando el psicoanálisis estaba de moda en EEUU como panacea de muchos males. El motivo que mueve la acción es un sueño reiterado de un ejecutivo estresado, Nick Penrose (Robert Downy), por un trabajo sin alicientes, de jornada continuada, sin ejercicio físico y sin sexo. Le atiende con manifiesto desinterés un psicoanalista, el Dr. Pearl (Alan Atkin), que mira con anteojos una figura posiblemente femenina, situada en una vivienda del otro lado de una calle anchísima. Los temores que suscita un sueño erótico, más vacío que minimalista, y el voyerismo de una imagen difuminada e inalcanzable son los motivos de distracción, preocupación y obsesión de dos personajes de un universo sin afecto y sin comunicación emocional. Comedia esperpéntica, con toques de humor, glosa la desolación de una sociead sin amor, porque para ella sólo vale el dinero y lo que se adquiere con él. No habla de erotismo, sensualidad y amor, sino de su muerte.

3. La pieza de Kar-Wai ("La mano"), se sitúa en 1963. Narra la historia del amor imposible de un joven sastre por una prostituta de lujo, que vistió siempre con extraordinaria elegancia. Ella despierta en Zhang (Chang Chen) el deseo sexual, el sentido de las caricias y las emociones afectivas. Pero Hua (Gong Li) está enferma, pierde su belleza, los clientes no la visitan y ella sale a la calle como buscona. Las historias de los grandes amores y de las pasiones desbordadas son del pasado, hoy impera la inmediatez. Kar-Wai aporta el contrapunto de la historia de Antonioni, el contraste que la explica. Justo y acertado homenaje al viejo maestro de un cineasta que reconoce su deuda impagable con él. Imágenes bellísimas y grata música de Peter Raben.

Encadenan las historias unos dibujos magníficos de Lorenzo Mattoti y la canción "Michelangelo Antonioni" de Caetano Veloso. Soderbergh y Kar-Wai explican, a su manera, cómo y en qué medida el legado del maetro persiste en su trabajo. El film se estrenó en el Festival de Venecia.
[Leer más +]
26 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil