arrow

El triunfo de la voluntad (1935)

El triunfo de la voluntad
Trailer
7,5
4.807
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Alemania, año 1934. Adolf Hitler acababa de llegar al poder un año antes. En Nuremberg, el partido nacionalsocialista celebra un triunfalista y patriótico congreso en el que se exaltan los valores del pueblo alemán y la raza aria. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Alemania Alemania
Título original:
Triumph des Willens
Duración
110 min.
Guion
Leni Riefenstahl, Walter Ruttmann
Música
Herbert Windt, Richard Wagner
Fotografía
Sepp Allgeier (B&W)
Productora
Leni Riefenstahl-Produktion
Género
Documental Nazismo Propaganda
10
Una de las mejores películas del mundo
Leni hizo una de las mejores películas del mundo. Es sobrecogedora. Tengo un documental en que explica su vida; al llegar a este film, encargo no del NSDAP sino del mismo Hitler, explica que 'sólo había dos protagonistas posibles: Hitler y la masa. Por eso no hay voz en off de un narrador'. Con ese film y 'Olímpica', se hizo rica de por vida. Y antes había hecho otros muchos títulos. Quienes la tildan de 'nazi' no deben olvidar que durante la guerra no pudo hacer ninguna película salvo las tomas sin montar de 'Tierra Baja, que sólo estuvo un día en Polonia y no hizo ningún trabajo como corresponsal de propaganda, que nunca se afilió al NSDAP, que los comités de desnazificación que investigaron a un millón de personas tras la guerra sólo la consideraron 'simpatizante'... Ninguna mujer de la época, ni durante décadas después, se la ha podido igualar en creratividad, energía, etc. ¿Qué hubiera pasado de ser no alemana sino inglesa, norteamericana o francesa, si hubiera estado entre los vencedores? Pues que habría monumentos suyos en la entrada de cada cine, sin considerar ya qué magníficas películas pudo haber hecho y no hizo. A quien no le guste el tufillo totalitario de la película, y a mí no me gusta, que considere el tufillo racista de 'El nacimiento de una nación' o antidemocrático de 'Octubre', un film casi todavía mejor que 'el triunfo de la voluntad'
[Leer más +]
115 de 150 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mejor lee las críticas de Xavier y de Sant. Llegaron antes, y lo hicieron mejor.
Alejandro Magno fué el primero en utilizar el poder de la imagen como propaganda política. Se le ocurrió la brillante idea de hacer que en todas las monedas estuviese su cara, y así ser reconocido hasta en el más lejano rincón de su extenso imperio.
Más tarde, Octavio Augusto aún refinó más la idea, repartiendo millares de bustos suyos por todas las provincias romanas, en los que se le veía como un tipo de cara amable, pero con una mirada y un gesto severo y recto.
Siglos después el tito Adolfo, que ya había copiado muchísimo de la simbología griega y romana, no iba a ser menos. Solo que él contaba con la prodigiosa visión de Leni Riefenstahl.

Se puede ser contrario a la ideología nazi (más bien se debe), se puede sentir asco por todo lo que aquello representó... pero no se puede ni se debe negar la maestría conque está rodado este documental, ni perder de vista en que año se realizó.
Magníficos encuadres para una narración visual poderosa, un montaje soberbio, y un empleo de la luz para las fechas prodigioso. Porque, seamos realistas... al margen de la ideología mostrada, hay que reconocer que la intención de mostrar al ejército nazi como temible y sobrecogedor, la cumple sobradísimamente. Para manchar los pantalones debía ser el ver en movimiento semejante tropa, con sus uniformes, su parafernalia, y marcando el paso. Lo que les pasó a tantísimos durante la segunda guerra, y aquí nos podemos hacer una idea bien clara.

Como documento histórico, no tiene precio. Pero como lección de cómo se debe manejar y colocar una cámara, apenas tiene comparación. Y dejémonos estar de ideologías y demás zarandajas, que aquí hemos venido a hablar de cine, y esta señora sabía de eso un rato largo.
Lástima que no tengamos mucha más herencia fílmica de doña Leni, porque quizás deberíamos reconocer que estaba a la misma altura que Lang o Eisenstein. Y aceptarlo, para algunos, tal vez fuese doloroso.
[Leer más +]
81 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil