arrow
Críticas de Áralan
Críticas ordenadas por:
Euphoria (Serie de TV)
Euphoria (Serie de TV) (2019)
  • 7,6
    1.815
  • Estados Unidos Sam Levinson (Creator), Sam Levinson, ...
  • Zendaya, Hunter Schafer, Sydney Sweeney, Maude Apatow, ...
5
Hipérbole adolescente y probable esterilización adulta.
Si quieres ver un relato realista sobre la juventud y los problemas de la adolescencia, esta no es tu serie.

¿Por qué? Porque quien ha hecho el guion, que no es adolescente, expone problemas que ya no son suyos, exagera los reales y los resuelve cinematográficamente. Es decir, de una manera irreal, hiperbólica.

¿Ejemplos? (zona spoiler)

Lo malo de hacer tal suspensión de la realidad, es que no te lo crees. Y si no te lo crees, no te emocionas. Y si no te emocionas, te da igual lo que pasa con los personajes y lo que te cuentan. Además, la constante y cargante voz en off empieza a tocarte las narices.
Pero la cinemática es buena (estupendo el plano de subir por las paredes y el techo de Zendaya), la fotografía, las interpretaciones, alguna idea no hiperbólica que lanza, y sigues.

Y llega el tercer capítulo y la hipérbole se suaviza. Zendaya, que lo borda en su papel desde el principio, y Jules, cuya presentación en el capítulo uno es otra memez que sirve como recurso para presentar a ya sabréis quién, empiezan a tener una relación más normal. De repente, todo se torna más realista.
Y las emociones surgen, la relación entre personajes mejoran, el guion cobra algún sentido, las reacciones a los hechos empiezan a ser coherentes y sospechas que los primeros capítulos, a base de mostrar sexo, pollas, pechos, culos y situaciones tan realistas como las de la película «Vino el del Butano y se la Metió por el Ano» estaban para capturar clientela, que los medios hablaran de ella, los grupos conservadores le hicieran publicidad indirecta. Puro marketing. Relleno para contar otra cosa.

Y seguramente funcione. De hecho, todo el mundo habla de las escenas cargadas de sexo, de las drogas y blablablá.
Y entiendo a quien quiera ser padre o madre, vea esta serie y salga corriendo a hacerse una vasectomía o una ligadura de trompas.
Yo lo haría.
Por fortuna, los adolescentes son mucho más que la caricatura que hacen aquí de ellos.

Y sí, habla de problemas que se dan en al adolescencia.
Pero a lo Euphoria.
Si os interesa, es lo que hay.

Espero que os guste más que a mí.
[Leer más +]
13 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Homecoming (Serie de TV)
Homecoming (Serie de TV) (2018)
  • 6,9
    1.790
  • Estados Unidos Eli Horowitz (Creator), Micah Bloomberg (Creator), ...
  • Julia Roberts, Dermot Mulroney, Bobby Cannavale, Sydney Tamiia Poitier, ...
6
Pasable.
Hace un año vi Thank You for your Service. Versaba sobre cómo los soldados estadounidenses eran tratados por el sistema una vez que se reincorporaban a la sociedad civil con todos sus problemas de PTSD (Síndrome de Estrés Postraumático). Fue relevante averiguar que 22 veteranos y veteranas de guerra se suicidan cada día en EEUU; es decir, unos 8.000 al año.

Homecoming es una vuelta de tuerca de este tema convertido en un thriller (¿médico, personal, conspirativo, a secas?) de diez episodios con una duración de media hora cada uno. El resultado es, para mí, normalucho.

Los tres primeros episodios pasan sin pena ni gloria entre una banda sonora que va desde la música clásica, pasando por esquemas anticuados de las BSO de los 60 y 70 hasta de las de extraterrestres de esa misma época. Es decir, más que crear ambiente, parece impostada. Hasta aquí, la parte más interesante es la del investigador del Departamento de Defensa, Thomas Carrasco (Shea Wigham), y la más aburrida, la de Heidi (Julia Roberts) y las entrevistas con su paciente (porque sí, esto va solo de uno de ellos), así como las eternas conversaciones con su jefe, que padece de una incontinencia verbal mucho más marcada que en su actuación en Mr. Robot. .

Los episodios del cuatro al ocho son los más interesantes. Se va desenvolviendo la historia, vas entendiendo todas las partes y hasta por qué filman en ese molestísimo formato 4:3 para el presente y 16:9 para el pasado. Los diálogos mejoran y, de nuevo, lo mejorcito es el siempre efectivo Shea Wigham.

El penúltimo vuelve a ser normalucho y el último es todo un pastelazo.

La dirección es buena (aunque machaca demasiado unas tomas cenitales que no aportan nada, solo exotismo en la perspectiva), el montaje es excelente, la producción es la que se espera y las actuaciones son de la misma calidad que podemos encontrar en un montón de series de hoy (Game of Thrones, The Man in the High Castle, Homeland...). Lamentablemente, el guion me parece que pincha y sobra el 50% de las conversaciones, ya que reitera unos temas y otros (como las paranoias de Shrier y de la madre) están muy mal fundamentados. El conjunto hace que capítulos de treinta minutos se te hagan de una hora.

Así, el sentimiento final es de ambivalencia, de haber presenciado momentos muy buenos e inspirados dentro de una serie que me ha dejado un regusto de insatisfacción.

Pero bueno, esto es cuestión de gustos. A la mayoría de la crítica especializada le ha encantado y a mí no, así que si os animáis a probar, espero que os deje un regusto como el de la crítica especializada.

Suerte.
[Leer más +]
24 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Da hong zha (Air Strike)
Da hong zha (Air Strike) (2018)
  • 3,0
    207
  • China Xiao Feng
  • Bruce Willis, Ye Liu, Adrien Brody, Fan Bingbing, ...
2
Penosa
Las actuaciones son lamentables.
El guion, absurdo. Las frases y las conversaciones, puros clichés.
El montaje parece hecho por un bonobo ebrio.
La dirección es terrible.
La banda sonora no hace juego con las imágenes.
Los personajes son todos insoportables.
La historia está muy mal contada.
La producción es correcta.
Las batallas aéreas... las hemos visto mucho mejores.

Trabajo puramente alimenticio de Bruce Willis y Adrien Brody... y se les nota.
Del resto de "actores" y "actrices" mejor no hablar.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Eighth Grade
Eighth Grade (2018)
  • 6,6
    1.927
  • Estados Unidos Bo Burnham
  • Elsie Fisher, Josh Hamilton, Luke Prael, Emily Robinson, ...
3
Lenta y tópica.
Para variar, la protagonista es una adolescente no precisamente guapa que quiere ser aceptada tanto social como virtualmente.
Para variar, el padre no la comprende y, al mismo tiempo, no pone límites (con lo fácil que es decir que a la hora de la cena, los móviles están prohibidos) e intenta ser guay. O cool.
Para variar, las compañeras guapas son todas tontas. No se libra ni una.
Para variar, está enamorada de un guaperas.
Para variar, la marginada al final nos demuestra sus verdaderas motivaciones y su rico mundo interior.
Para variar, las guapas y los guapos no lo tienen. Les basta con el móvil y con ser guapos.

Veréis, me vais a perdonar. Como profesor que trabaja con adolescentes (y seguro que otros profesores tienen una impresión distinta), no veo reflejada a la adolescencia salvo en algunos escasos momentos. Nuestros adolescentes tienen sus grupos de amigos (incluso los feos con granos) y, salvo excepciones, siempre los han tenido. Otra cosa es que los vayan cambiando. Los guapos y guapas también tienen inquietudes (salvo algunos). Y son tan o más listos que los feos. Están pegados al teléfono, sí, pero cuando hablan con nosotros no lo hacen mirando a una pantalla, entre otras cosas porque los móviles están prohibidos en la escuela. La inmensa mayoría de ellos no tienen canales de Youtube y se mueven sobre todo por Instagram y Whatsapp (ya cambiarán en breve). Y además, salen con sus padres, en familia y se divierten como hacíamos nosotros. Y ven mucha tele y mucho Youtube. Y luego, además de videos de gatos y de tortazos, ves que guapos y feos ven contenidos relacionados con el manga, sexo, superhéroes, sexo, moda, sexo, cine, sexo, series, sexo. música, sexo, videojuegos, sexo...

O sea, como siempre. Y tengo 50 años.

Y sí, son millenials, pero en esta película hay muchos momentos que se mete de lleno en el cliché, y por eso nunca me llego a creer lo que me cuenta. Y resoplo. Por supuesto que ahora valoran mucho más los "me gusta" de una red social y el número de visionados, pero al final del día a lo que más importancia dan es al amigo real que tienen al lado.

Pues como ese detalle, muchos más.

Y además, el rtimo es lentísimo. La chica lo hace muy bien, de verdad, pero en ningún momento empatizo con ella debido al guion y a la dirección.

En fin, que espero que a muchos les guste más.
[Leer más +]
42 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
The First (Serie de TV)
The First (Serie de TV) (2018)
  • 5,6
    154
  • Estados Unidos Beau Willimon (Creator), Agnieszka Holland, ...
  • Sean Penn, Rey Lucas, Brian Lee Franklin, Lisa Gay Hamilton, ...
6
Marte en tres actos.
PRIMER ACTO. Episodios I, II y III

Estupenda presentación de personajes, tanto de los principales como de los secundarios, con una historia dramática que te atrapa. La trama tiene tensión, fluidez, buena construcción de la psicología de cada uno de los actores y actrices. La voz en off de no se sabe muy bien quién (y que indician hacia según qué actos) está bien traída y le da algo de lirismo tanto a la historia como a las imágenes. Hay un perfecto equilibrio entre la trama de ciencia ficción y el drama.

SEGUNDO ACTO. Episodios IV, V, VI

Lamentable, repetitivo, pesado. La trama de ciencia ficción se vuelve anecdótica. Todo circula alrededor de lo que las familias de los y las astronautas van a sufrir en su ausencia. Estos tres episodios se podrían haber fusionado en uno solo. La trama de la hija de Sean Penn se vuelve insufrible. Los 30 minutos que se dedican a ella se podrían haber condensado en 10. Las tomas de los entrenamientos de Sean Penn son las mismas una y otra vez. Las conversaciones con maridos, esposas y/o hijos se podrían haber solventado en otros 15'. La voz en off de no se sabe quién empieza a ser cargante y carente de sentido con lo que nos cuentan.

TERCER ACTO. Episodios VI Iy VIII.

The First remonta el vuelo. La trama de ciencia ficción cobra todo el protagonismo (salvo por la insufrible hija de Sean Penn, que sigue erre que erre a lo suyo). La tensión, el lirismo y la coherencia vuelven al nivel del primer acto. Las tomas terrestres y espaciales son de quitar el hipo. La banda sonora vuelve a recobrar la épica y las interpretaciones (todo el cuerpo actoral es de notable y sobresaliente) tienen nuevos matices. Falla el precipitado final que han querido dejar en hang over, entiendo que para una segunda temporada. La voz en off o no va a ningún sitio o lo dejan para una explicación en temporadas posteriores. En fin.

En resumen, The First es una serie serie muy digna de ciencia ficción sobre la colonización de Marte, con unas interpretaciones más que correctas y unos medios excelentes y una tecnología coherente con lo que nos podríamos encontrar en el 2030.

La primera temporada es también un primer acto: la preparación del viaje y la salida hacia Marte. Entiendo o supongo que la segunda temporada (segundo acto) versará sobre el viaje hasta Marte y el aterrizaje y la tercera (o tercer acto), si es que las tienen pensadas y/o se renueva, sobre la colonización en sí.

En conjunto, no creo que nadie tenga la sensación de pérdida de tiempo tras visionarla.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Jack Ryan de Tom Clancy (Serie de TV)
Jack Ryan de Tom Clancy (Serie de TV) (2018)
  • 7,0
    1.992
  • Estados Unidos Carlton Cuse (Creator), Graham Roland (Creator), ...
  • John Krasinski, Abbie Cornish, Wendell Pierce, Ali Suliman, ...
8
Muy, muy bien.
La terminé de ver anoche. En un día me vi cinco episodios y en otro, los tres últimos, así engancha la condenada serie.

Empieza como las películas: siendo Ryan quien descubre algo, el resto es escéptico pero poco a poco la realidad le va dando la razón. A partir de ahí, lo que me gusta de la serie no es tanto el alabado protagonista (le veo excesivamente rígido e inexpresivo en muchas tomas. En otras, sin embargo, me lo creo, sobre todo en las de acción), sino que no se centra solo en el análisis de información y la acción. Construye personajes muy bien hasta el punto de que te muestra los antecedentes de los "malos" (empatizas y comprendes perfectamente que hagan lo que hacen contra quien lo hacen), la situación social en Francia con los islámicos (aplicable en EEUU con negros y latinos, habría que decir y la serie no dice), los campos de refugiados, los éxodos para poder entrar en Europa y, en definitiva, que no se centra solo en EEUU.

Más de uno en España, Francia, Italia, Grecia, Malta y Alemania tendría que verla.

Los secundarios están muy bien, sobre todo el "villano" y su hermano. Magnífico cómo han creado la relación, así como la del jefe de Ryan y este mismo; también muy bien los terciarios. Todos correctísimos. Interesante también el piloto de drones y su problemática particular, algo en la línea de Eye in the Sky. Incluso a ese hilo argumental lateral le dan una solidez de personajes muy buena.

La trama es perfectamente coherente, nada chirría. La producción es de primera, así como el montaje y la duración de los episodios y sus finales.

En definitiva, una magnífica serie que sigue los esquemas de las novelas de Jack Ryan y que te deja con ganas de una segunda y tercera temporadas.

Que la disfrutéis.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tully
Tully (2018)
  • 6,4
    5.973
  • Estados Unidos Jason Reitman
  • Charlize Theron, Mackenzie Davis, Ron Livingston, Mark Duplass, ...
5
Conservadora y algo cobarde.
Igual que lo fue Juno, del mismo director.

Es muy complicado ver un aborto en una película o serie estadounidense. Casi imposible. Y si se ve (en alguna película minoritaria), todo está rodeado de trauma o maniqueísmo. En Borgen (la serie danesa), se aborta y a la semana siguiente se está trabajando. Es decir, lo que hace el 95% de las mujeres que abortan. Y tan felices, salvo por los vaivenes hormonales.

De la misma manera, es muy difícil encontrar a una madre en el cine de ese país que diga "si pudiera echar la vista atrás y vivir de nuevo, ni me casaría ni tendría hijos. Viviría otra vida completamente diferente".
Mi madre sí fue valiente conmigo. Me dijo exactamente lo que he entrecomillado. Al mismo tiempo, me dijo que nos quería mucho a los tres hijos. No me molestó. Es más, la quise más por decir la verdad, por anteponer lo que de verdad pensaba a lo políticamente correcto, a lo emocionalmente fácil.

En EEUU siempre estamos acostumbrados a ver una apología de la familia. Esta película es eso, aunque algo más realista en los efectos físicos, fisiológicos y psicológicos de la preñez, el parto y el postparto. ¿Pero qué viene a hacer? Apología. Todo es duro, todo es difícil, todo es horroroso... pero todo merece la pena. Es lo mejor. Es increíble. Nunca nadie se arrepiente. Es decir, lo mismo de siempre.
Y ojo, que estoy seguro que así se sienten muchas madres. Que todo es un horror... pero sus querubines lo merecen todo. Solo digo que dado el avance y las críticas, creía que esto iba por otro lado. Pero qué va. Es tan revolucionaria como el Antiguo Testamento.

Una película que se podía haber lanzado y prefiere la tibieza, el conformismo, el no querer molestar a la inmensa mayoría de la población mundial. Es decir, monótona y aburrida. Solo cuando aparece Mackenzie la película remonta algo para luego dar un giro estúpido al final que busca un efectismo barato que desbarata buena parte del mensaje.

Las actuaciones son correctas, nada memorables. Lo mismo con la puesta escena, dirección, banda sonora, fotografía, montaje, diseño de vestuario y producción. Todo... normal. Plano. Previsible.

Que a otros les guste más.
[Leer más +]
15 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Counterpart (Serie de TV)
Counterpart (Serie de TV) (2017)
  • 6,8
    1.627
  • Estados Unidos Justin Marks (Creator), Jennifer Getzinger, ...
  • J.K. Simmons, Harry Lloyd, Nazanin Boniadi, Olivia Williams, ...
7
Fringe 2017, pero sin originalidad
La magnífica serie Fringe, allá en su tercera temporada, creo recordar, se centra en los acontecimientos que se desarrollan en dos de los múltiples universos paralelos que existen y que se interconectan por una máquina debido a avatares de uno de los protagonistas. En esa serie, hay un pasillo donde se cruza de un universo a otro controlado por oficiales de ambos universos.
¿Os suena lo de los universos y un pasillo que los conecta?
Pues seguimos.
Uno de los universos, afectados por la conexión, desarrolla mucho más su tecnología que el otro para enlentecer la degradación.
¿Que un universo desarrolle más su tecnología que otro os suena?
En Fringe, a los del otro universo los llaman "counterparts".
¿Os suena esto también?
Entre los dos universos, aunque la trama es de ciencia ficción, se genera una escalada de ataques y espionaje para que un universo prevalezca sobre el otro aunque otros poderes quieran mantener el equilibrio.
¿Suena repetitivo decir "os suena"?

En resumen, Counterpart es una serie muy digna, entretenida, con muy buenas interpretaciones y una trama que está bien traída y que no es nada, nada, nada, nada original. Pero nada.
Vamos, que la idea original bien parece un spin-off de Fringe.

Pero no tendréis la sensación de perder el tiempo.

Espero que la disfrutéis.
Counterpart, no Fringe. Aunque también.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cobra Kai (Serie de TV)
Cobra Kai (Serie de TV) (2018)
  • 7,8
    1.753
  • Estados Unidos Josh Heald (Creator), Jon Hurwitz (Creator), ...
  • Ralph Macchio, William Zabka, Tanner Buchanan, Jacob Bertrand, ...
7
Pura nostalgia.
Lo es hasta el punto de que no son menos de diez los flashbacks que hace a las películas.

Los puntos fuertes que tiene la serie son que huye de maniqueísmos. Recoge a los personajes en un punto de su vida adecuado y los trata con claroscuros. No se decanta éticamente por ninguno, sea adulto o adolescente; que retoma la idea de que a través del karate (del deporte en general) la gente puede superar sus problemas, sus traumas y en el equipo o en un maestro encontrar algo que le haga superarse; que una vez salido del grupo y de la psicología de frikis, raritos, marginados, el tener el poder te puede convertir en otro acosador (volvemos a lo de esquivar el maniqueísmo); que de vez en cuando se autoparodia y autohomenajea con muy buen gusto y que tiene en el personaje de William Zabka un personaje políticamente incorrecto con el que de vez en cuando te ríes, amén de que han cerrado esta temporada bien, queriendo saber qué va a pasar en la siguiente.

Lo malo que tiene es que la interpretación de Ralph Macchio deja bastante que desear. Afortundamente, los secundarios salvan los papeles en este sentido; que las coreografías de lucha están pésimamente filmadas e intepretadas, sobre todo en la competición del último capítulo; que hay muchos secundarios que no aportan apenas nada a la historia y que adolece de una producción que hubiera hecho subir enteros, amén de que el guion se podría haber mejorado.

En definitiva, a mí me ha gustado como ejercicio nostálgico pero no podemos decir (todavía) que estamos ante una serie magnífica. Es correcta en sí misma pero muy buena al recordar glorias cinematográficas pasadas, que es lo que te hace emocionalmente subir la calificación de este viaje al pasado-presente.

Espero que os guste mucho.
Creo que la disfrutaréis.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Altered Carbon (Serie de TV)
Altered Carbon (Serie de TV) (2018)
  • 6,6
    6.862
  • Estados Unidos Laeta Kalogridis (Creator), Uta Briesewitz, ...
  • Joel Kinnaman, Martha Higareda, James Purefoy, Katie Stuart, ...
8
Totalmente recomendable.
Seguramente, esta serie recuerde en la idea de base que desarrolla todo el argumento a El Sexto día; en el diseño de las ciudades a Blade Runner, en los interrogatorios virtuales a Black Mirror y en que los ricos vivan por encima de las nubes y los desheredados en la tierra bajo ellas al concepto básico de Elysium. De hecho, no son los únicos homenajes. En una secuencia de dos segundos, aparecen enfocados unos pies enfundados en botas deportivas ochenteras sobre un monopatín iluminado a lo Regreso al Futuro. Y si buscamos, podemos encontrar más todavía.

Aún así, Altered Carbon se las apaña para desarrollar su propio mundo y su propia mitología. Los personajes están bien definidos y sus acciones, coherentes con su bagaje; las mujeres, afortunadamente, no son damiselas en apuros. De hecho, son más duras que los machos alfa y estos a veces se muestran más sensibles que ellas, lo que es bienvenido en una superproducción estadounidense. También procura alejarse de la moralina dominante sobre la perfección de la familia, del puritanismo al mostrar al sexo tal cual, así como los desnudos masculinos y femeninos, y la brutalidad que se espera producida por hombres y mujeres criados en el dolor y madurados en la guerra y el sufrimiento.

Además, el diseño de producción es sobresaliente, realmente impecable. Las ciudades tienen un brillo sucio, la tecnología es lógica, lo que es básico para que la trama se desarrolle, pues esto es un puro thriller policíaco de ciencia ficción cuyo misterio, nudo y desenlace pasan por esta premisa. De haber fracasado en este punto, habría fracasado la serie entera. La soberbia fotografía subraya esto en todo momento. Quizá la enrevesada investigación se podría haber aligerado un tanto porque hay algunos momentos que enlentece el ritmo. Por otro lado, en cada giro aparece un personaje nuevo que enriquece la historia y, curiosamente, no la complica, hasta que llegamos a un desenlace coherente con lo propuesto en el in medias res. No hay una solución fácil al final.
Y eso es bueno.

Los actores masculinos protagonistas y secundarios saben dar los matices adecuados a sus personajes, así como gran parte del reparto femenino. Hasta a la Inteligencia Artificial le han sabido dar alma, con lo que surge siempre la pregunta de si puede haber más humanidad en seres de silicio que en los de ADN orgánico. Pero no, no es que haya mucha filosofía en esta serie, aunque sí es cierto que se te plantean preguntas interesantes en todo momento.

Y para los amantes de la acción, decir que la coreografía de las luchas es magnífica también, aunque las he visto mejores, y que las escenas de combates están muy bien rodadas.

En resumen, una muy, muy buena serie cuyos diez episodios pasan en un santiamén (van desde los 48 minutos hasta la hora y cinco) y que engrandece la palabra "serie".

No os la perdáis.

PD: si tenéis el privilegio de gozar de una pantalla de cine y proyector HD, por favor vedla en este formato. Su ya de por sí excelente espectacularidad gana enteros.
[Leer más +]
44 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
El profesor Marston y la Mujer Maravilla
El profesor Marston y la Mujer Maravilla (2017)
  • 6,4
    1.810
  • Estados Unidos Angela Robinson
  • Luke Evans, Rebecca Hall, Bella Heathcote, Connie Britton, ...
7
El cómic como tesis: una historia de amor.
El profesor Marston, mientras daba clases de Psicología en Harvard, mantenía un idea: emocionalmente, las mujeres están más predispuestas al amor y al cuidado de otros que el hombre, quien es más violento. Por tanto, son las que deberían mandar.
De haber conocido a "la zorra de Buchenwald" (quien despellejaba a los presos tatuados del campo de concentración donde mandaba su marido para coleccionar dichos tatuajes), a Margaret Thatcher, Esperanza Aguirre o Imelda Marcos (y eso, solo pensando diez segundos), quizá habría cambiado de opinión.
Y no, no estoy equiparando a unas con otras. Solo señalo que las mujeres, en puestos de mando, pueden ser igual de crueles, incompetentes, estúpidas y corruptas que los hombres.

De hecho, su tesis sobre sumisión y seducción no cosechó apenas éxito, al contrario que el detector de mentiras que su esposa y él codescubrieron y con el que experimentaron, entre otras, con las alumnas de Harvard que se inscribieron. Allí es donde conocen y se enamoran de una de ellas para comenzar una relación poliamorosa que duraría casi toda la vida y dio a luz a tres criaturas.

Pero al ser descubiertos, son despedidos. No es spoiler. Es historia conocida. Entonces los tres deben ganarse la vida. Una de secretaria, otra cuidando niños y el otro... se pone a hacer guiones de cómics porque nadie hace caso de sus ideas y quiere que estas lleguen al público de una forma u otra. ¿Por qué a través del cómic? No se explica, lo que es un punto flojo de la cinta. No sabemos si le gustaban los cómics, la razón de ese medio, ni nada. Solo que se le ocurre la idea y quien publicó Superman, también le publica a él. Y se convierte en todo un éxito... hasta que llega la Liga de la Decencia Americana. Los puritanos, vaya.

Y este es el punto fuerte de la película: muy bien narrado el puritanismo y la moralina occidental de entonces vs una relación poliamorosa prohibida y magníficamente desarrollada. Muy bien contadas también las represiones sexuales de la época (el masoquismo, bondage, lesbianismo y la homosexualidad creían que eran enfermedades o perversiones) y cómo son manifestadas en el cómic de Wonder Woman, personaje inspirado en la forma de vestir, las personalidades de las dos mujeres de las que estaba enamorado y sus propias ideas y tesis académicas.

Es una película muy recomendada por la forma narrativa, la magnífica fotografía, el diseño de producción, la ambientación y la actuación de Rebeca Hall. Y porque el mensaje necesita ser lanzado más que de vez en cuando para recordar lo que es ético aunque esté prohibido y lo que es antiético aunque esté legalizado.

Espero que os guste.
[Leer más +]
22 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las horas más oscuras
Las horas más oscuras (2017)
  • 6,7
    11.519
  • Reino Unido Joe Wright
  • Gary Oldman, Ben Mendelsohn, Kristin Scott Thomas, Lily James, ...
7
El poder de las palabras.
"Unwanted".
Indeseado.

Así se percibía a sí mismo Churchill antes de ser nombrado primer ministro; así era percibido por el rey de Inglaterra, por su propio partido y por buena parte de la población. El desastre de Gallipolli y ciertas acciones que llevaron a la muerte por fuego de varios anarquistas lo pusieron en solfa, así como sus actitudes hacia las huelgas mineras debido a la ojeriza que tenía a los sindicatos anarquistas, socialistas y comunistas.
Pero era el único que, a parte de Hallifax, podía tolerar la oposición cuando se descabeza a Chamberlain.

La película parte en este punto y termina con el salvamento de Dunquerke. Entre tanto, podemos disfrutar de una fotografía maravillosa que remarca los claroscuros al más puro estilo de Rembrandt o Velázquez; de una banda sonora correcta y de una cinemática que tiene sus momentos más logrados en los discursos en el Parlamento.

Sin embargo, lo más destacable son las palabras y quien las pronuncia, pues fueron sus discursos (según la película, no según la Historia), las que hiceron del 'Never Give Up' ("No rendirse jamás") casi un lema nacional.
Y es Gary Oldman el que se mimetiza con el personaje, tanto en dicción (asomboroso cómo lo hace. Por favor, vedla en versión original), en lenguaje corporal y en expresión facial aún bajo las extensas capas del oscarizable maquillaje. Magnífico. Lo borda en la que, creo, es la mejor actuación de los últimos quince años.
Y con Oldman es mucho decir.

Volvendo a las palabras, donde más deslumbran es en ese momento populista en el tren, muy bien filmado y guionizado, y en las dos arengas finales, que llegan a emocionar por más palpable que sea la manipulación emocional en la que se basa la susodicha escena del tren, pues es bien sabido que el propio Churchill era firme defensor de una coalición anticomunista y para eso estaba disspuesto a pactar con la Alemania nazi bastante antes de que pasara todo esto. Concretamente, en una reunión mantenida en 1938, Von Ribbentrop (embajador de Alemania en el Reino Unido), ya le confía a Churchill que Alemania iba a invadir la URSS. Y no dice nada. Es más, se alegra.
Cosa que se le olvida mencionar a los pasajeros del tren. Curiosamente.

Pero como la vida te da sorpresas, el que estuviera dispuestísimo a pactar con Hitler contra las soviéticos, como el novio desengañado, como el fumador desengachado por fin, se revuelve como un loco y pasa a ser el mayor enemigo de lo que antes deseaba: HItler. Y los periódicos de esa época, tras poner verde a los rusos y sus atrocidades en Finlandia y otros países, de repente pasan a ser no tan malos y el demonio pasa a ser Alemania. La prensa y su objetividad, ya saben. Cosa que dura hasta hoy.
Y debido a ello (y otras razones, pues es política, donde la integridad brilla por su ausencia y dado que, como dicen en la película, Churchill solo miraba por él mismo), se opone con uñas y dientes a cualquier tratado de paz (que ocupa buena parte del film). Y tuvo razón, por demás. Y supo ganarse a los políticos y al pueblo, al menos durante la contienda, pues al acabar esta fue vencido y desalojado del 10 de Downing Street.

Nada de esto aparece en la película, por supuesto. Como el Lincoln de Spielberg, es una especie de hagiografía donde hasta sus exabruptos nos parecen encantadores y donde se le engalana con unos valores que están en el imaginario nacional y colectivo, pero no en la realidad.

En definitiva, una película dignísima de ver, cuyos 120 minutos pasan en un suspiro y donde a veces te olvidas de que Churchill está muerto gracias a la intensidad discursiva y a la interpretación de Oldman, quien opaca al resto de excelentes secundarios hasta convertirlos en meras comparsas, por más entidad que quieran darles, como en el caso de su mujer (Kristin Scott Thomas) y su secretaria (Lily James).

Creo que no os defraudará. Incluso os puede gustar.
Eso sí, olvidaos de la historia detrás de la Historia que han dibujado.
[Leer más +]
71 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
Thank You for Your Service
Thank You for Your Service (2017)
  • 5,7
    602
  • Estados Unidos Jason Hall
  • Miles Teller, Haley Bennett, Amy Schumer, Joe Cole, ...
7
Perros de guerra.
A los perros de pelea se los entrena y alimenta para que maten al contrario. Mientras lo venzan y sean útiles, son cuidados. Cuando fracasan, si no han muerto antes, se los deja tirados con las heridas de la pelea hasta que mueren. Nadie les cuida, nadie les tiene en cuenta.

Cientos de miles de veteranos de guerra son tratados así por Estados Unidos. Desde Vietnam, pasando por Corea hasta la invasión de Iraq. Mientras están en campaña, son alimentados, se les entrega armamento de calidad y se les paga (más mal que bien). Tras acabar sus "tours" o sus "rounds", ya da igual que tengan estrés postraumático, falte un cacho de crerebro o uno o varios miembros... allá se las apañen.

No en vano, 22 veteranos y veteranas de guerra se suicidan cada día en EEUU.
Sí, cada día.Unos 8.000 al año.

Thank You for Your Service refleja como casi ninguna otra el trato que reciben estos ex soldados.
La película es levantada por sus protagonistas y por el montaje. El guion es tirando a trillado, aunque sí es cierto que tiene momentos muy buenos como el del mando echando en cara al sargento que está en una fila para solicitar ayuda psicólogica que verlo allí es malo para a la moral del ejército, que un poquito de por favor.

El trauma está muy bien retratado y la historia se hace amena, sobre todo porque cada uno de los tres soldados protagonistas es un mundo y están muy bien bosquejados y desarrollados.

Obviamente, aquí podríamos traer a colación el monólogo del caído en desgracia Louis CK de "Of course... but maybe" (por supuesto, pero quizá).
Por supuesto que todos lamentamos que un semejante sufra amputaciones o que regrese a casa con estrés postraumático por estar en una contienda. Y que sea deshauciado o dado de lado o no cuidado por los propios que lo mandaron allí. Por supuesto. Pero quizá si no hubiera ido, no hubiera pasado.
No en vano, la guerra es una masacre entre gente que no se conoce para provecho de gente que sí se conoce pero no se masacra; y se apunta quien quiere. Y aunque señala de vez en cuando que el hecho de volver a un segundo tour es una locura y quien lo haga necesita un psiquiatra, muchos terminan volviendo porque o no tienen recursos económicos, o no saben hacer otra cosa... o son muy patriotas. Y esas cosas.

Todo esto, repito, queda muy bien reflejado en la peli.
Tema interesante, de veras, aunque cinematográficamente tampoco sea la octava maravilla.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Proyecto Florida
Proyecto Florida (2017)
  • 7,1
    11.584
  • Estados Unidos Sean Baker
  • Brooklynn Prince, Willem Dafoe, Bria Vinaite, Caleb Landry Jones, ...
3
¿De tal palo tal astilla?
A los dos minutos de película, te presentan a dos niños tan despreciables que te dan ganas de... llamarles de todo menos bonitos. Se entienden las travesuras, no que llamen "gorda y puta" a alguien unos niñatos que no levantan dos palmos del suelo.
Pero sigues viendo la película porque te imaginas lo que viene después. Lo que va a ser la moraleja. Deseas que no se confirme. ¡Joé!, después de todo, tiene buena nota en todas partes. No puede ser tan obvia. ¿No?
A los diez minutos, esas ansias de llamarles de todo menos bonitos se acentúan. Pero sigues esperando por si acaso te sorprenden.
A los veinte minutos, esa sensación se transmite a la madre... o lo que sea eso. Los temores de la moraleja se van fundando.
A los treinta, ciertas actitudes inquisitoriales se te vienen a la cabeza. Lo están consiguiendo: ya odias a la madre y la hija, incluso a pesar de las escenas con juegos. Bravo por el guion (o su ausencia, porque apenas hay. El 50% está improvisado... y se nota) y por la dirección que consiguen lo que se proponían.
¿Pero se confirmarán las obvias intenciones de Sean Baker?

A los cuarenta, le obvia moraleja queda clara: de tal palo, tal astilla.
Horror.

A la hora, empiezan las tomas repetitivas de la miseria moral de la madre, que está contagiando a su hija, y de los juegos de los niños. Y empieza a aburrir. Como el director también se da cuenta de que está agotando los recursos, decide solucionarlo embutiendo frases en la boca de la niña que de ningún modo una niña de esa edad podría construir: "me encanta ese árbol porque siguió creciendo después de caer" y colocándola en una casa que sueña que es suya. Y que acaba ardiendo. Como dijo Kevin Costner en JFK: "tan sutil como una cucaracha sobre la nieve". Lo intenta solucionar también abriendo cuadro al mundo adulto: la conversación en la piscina que doña top-less, del mannager con el trabajador, la lucha entre madres... Pero todo se siente ya forzado, repetitivo una vez más.
A partir de ahí, la película cae en picado porque no sabe contar otra cosa, solo reincidir en lo mismo. Una, otra y otra vez.
Y todo se vuelve un desastre.
Y como se da cuenta, pues entonces metemos un poco de drama al final. ¿Pero sabes por qué no es drama? Porque estás deseando que ocurra eso. Y, por tanto, más que emocionarte, solo dices "¡ya era hora!". Sin emoción.

Lo que empezó siendo una original visión subjetiva del mundo a los ojos de la niña, se destruye a lo largo de los siguientes cincuenta minutos. Solo sientes repetición, repetición, hastío y repetición de nuevo.

Lo que comenzó siendo una muy buena antítesis de mundo adulto triste vs mundo infantil alegre, te empieza a dar igual. Porque aunque comprendes a la niña, ya no la soportas. Das gracias a todo cuando llegan quienes llegan a la puerta. Eso sí, como buen estadounidense amante de la familia a pesar de todo que debe de ser el director... el amor. ¡Ay, el amor! Pero como en muchos casos es cierto, se lo compro. Vale, venga.

Lo que era una buena idea, reflejar la miseria moral y la supervivencia en un mundo despiadado de ricos/pobres, se lo carga el propio director al mostrar que la mayor parte de los que están en esa situación en el motel no optan por lo que hace esa madre. Se carga su propia idea de base. ¡Olé!

Así que lo mejor de esta película es la excepcional interpretación que hace la niña acompañada de un más que correcto Williem Dafoe y una estupenda madre (a la que odias), lo bien que muestra el mundo infantil y sus juegos y la escena que da cierre al film desde que rompe a llorar en la puerta de su amiga hasta que acaba donde acaba.
Una metáfora muy lograda.
¡Chapeau! Y esto sí lo digo en serio.

Esta película habría sido un cortometraje fabuloso. Le sobra al menos una hora de metraje. Y hubiera estado de cine. Literalmente.

Lamentablemente, alguien decidió que era un excelente idea hacer un largometraje. Y el resultado es The Florida Project.

Pero ¡ey!, la crítica la pone por las nubes. Y el público, por lo que veo.
Así que el equivocado debo de ser yo.
Otra vez.
[Leer más +]
66 de 117 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lady Bird
Lady Bird (2017)
  • 6,6
    19.892
  • Estados Unidos Greta Gerwig
  • Saoirse Ronan, Laurie Metcalf, Lucas Hedges, John Karna, ...
4
Insípida.
Habiendo visto hoy dos películas, Blade Runner 2049 y Lady Bird, se me ha hecho más larga la segunda (con 94 minutos de metraje) que la primera (con 156 minutos).

Y me pregunto por qué.
Y me contesto que los saltos entre escena y escena tienen parte de la culpa. El montaje, vaya. Aunque intenta hacer un ejercicio sintético desde la pubertad a la llegada a la Universidad de la protagonista, la verdad es que he sentido que todo ha ido como a saltos, que no había fluidez en la narración. Y lo anterior (el ejercicio sintético), que debería haber dado más ritmo a la historia, termina enlenteciéndola innecesariamente. El paso a un colegio religioso, el primer amor, la amistad, el segundo amor, la ruptura de la amistad, la pérdida de la virginidad, la emancipación o los encontronzaos con la madre se suceden sin emocionar apenas. La directadora y el montador o montadora, creo, no han estado acertados. Supongo. A muchas escenas les faltaban segundos, más sustancia. A esto se le suma un guion donde las frases parecen creadas ad hoc más que brotar con naturalidad, como en la primera declaración de amor. Por otro lado, la relación entre personajes tiene sus más y sus menos. Está bien trazada la de la protagonista y su mejor amiga, con muchos altibajos la del segundo novio y con la madre, el 75% está muy bien. La relación con el padre es estupenda y el hermano y su novia... como que no aportan nada.

Respecto a las actrices, pues Ronan está bien. Sí, no lo hace mal. Le dan sopas con ondas este año Margot Robbie en I, Tonya o Frances McDermott en Three Billboards outside Ebbing, Missouri. De lejos.

Finalmente, respecto al apartado técnico, pues es también muy insípido. Desde la fotografía, pasando por el diseño de producción y la banda sonora hasta la dirección, tienen la misma monotonía que hayamos podido sentir muchas veces en esas películas de por la tarde de la tele y que, sin embargo, no tuvieron la publicidad que ha tenido Lady Bird.

En resumen, una película que ha pasadao sin pena ni gloria por el Salón y la Pantalla de Cine de mi Casa pero que está enamorando en muchas asociaciones muy entendidas.

Así que el equivocado debo de ser yo.
[Leer más +]
21 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
3 anuncios por un crimen
3 anuncios por un crimen (2017)
  • 7,6
    42.767
  • Reino Unido Martin McDonagh
  • Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, John Hawkes, ...
9
Historias sin final.
A pesar de lo que nos desean mostrar en el cine y la televisión, las estadísitcas no mienten: Estados Unidos tiene el peor índice de éxito en la resolución de delitos. El 85% de los robos, el 66% de las violaciones y el 33% de los asesinatos quedan sin encontrar un culpable. Esto es peor si se tiene la desgracia de vivir en un lugar donde la tasa de resolución de delitos es baja. Concretamente, tienes el doble de posibilidades de sufrir un robo, una violación o un asesinato.

Ebbing (Missouri), por tanto, conjuga la tormenta perfecta: un pueblo del Estados Unidos profundo donde una violación con asesinato lleva un año sin ser resuelta. La madre (una colosal Frances McDormand), harta, decide tomar la iniciativa y publicitar a lo grande la incompetencia policial (o lo que ella entiende por incompetencia). Porque el asesinato de su hija tiene que ser resuelto. Debe ser resuelto. Como sea. La búsqueda de la verdadera justicia es capital.

Y aquí empiezan las sorpresas, porque el reparto no es arquetípico. Todo lo contrario. Huye de buenos, malos, lágrimas y procedimientos policiales. Cada cual está dibujado con una profundidad poco frecuente y siempre al servicio de la historia, desde el sheriff (un estupendo Woody Harrelson) hasta el ayudante (un estelar Sam Rockwell). Lo que es más, la evolución que van sufriendo está trazada a la perfección en un ejercicio magnífico de guion y montaje. Nada chirría. Todos son humanos, buenos y malos. Contradictorios. Cada acción y reacción tiene lógica tanto narrativa como cinematográfica. Está todo en su lugar. La banda sonora, magistralmente elegida, ayuda a situarte en la psicología y en la zona, así como la dirección, que logra hacer fluir todo lo que cada uno lleva dentro hasta parecer que eres tú, el espectador, quien está viviendo el propio drama y empiezas a cambiar tus puntos de vista sobre los personajes una vez llegas a conocerlos, como hacen los propios personajes.

Tres anuncios en las afueras, también, es toda una bofetada al estilo de vida estadounidense. No es eso lo que la hace muy buena. Estoy seguro de que el resto de sociedades del mundo son igualmente penosas, aunque sí es cierto que EEUU presume siempre de ser idílico y alguien les tiene que sacar de vez en cuando de su propio autoengaño. No me intreresa este mensaje, aunque fundamente la psicología de la historia. Me importa cómo refleja la búsqueda de la justicia y cómo reaccionamos cuando no la encontramos; es más, cuando sospechamos que nunca podrá llegar.

No os la perdáis.
[Leer más +]
334 de 387 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yo, Tonya
Yo, Tonya (2017)
  • 7,0
    15.941
  • Estados Unidos Craig Gillespie
  • Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Caitlin Carver, ...
7
Alguien a quien amar, alguien a quien odiar.
Dentro del mundo del deporte, del cine, y del espectáculo en general, nos encanta tanto crear leyendas como destruirlas. Con la familia ocurre lo mismo. Muchas veces, a quienes menos soportas es a quien has adorado desde pequeño, con quien has convivido. "Quien más te quiere, más te hará sufrir", dicen. O algo así.

Pues de esto va esta cinta: sobre una patinadora "amada" y golpeada por su madre, por su marido, por una masa llamada público, por una crítica especializada (esa que dice saber de lo que habla aunque los criterios estéticos anden en las mismas antípodas que las estrellas o puntos que asignan) y por la vida.

Con una cámara que no para quieta y en base a un montaje dinámico, asistimos a los "amores", las hostias y los odios que esta patinadora tuvo que sufrir antes, durante y después del "incidente" que la puso en el punto de mira de toda la sociedad estadounidense. Primero fue "amada" y golpeada por una madre dura y seca interpretada por una espectacular Allison Janey (¡qué recuerdos de El ala Oeste de la Casa Blanca!), luego por su violento novio y marido (un correcto Sebastian Stan) y, finalmente, por unos jueces que admiraban su patinaje pero cuyas puntuaciones para las clasificaciones locales y olímpicas tenían casi más en cuenta su vestimenta y su volátil vida personal que su técnica. Sin embargo, cuando consigue hacer lo que ninguna patinadora había hecho hasta entonces, público y crítica se rinden ante ella; empiezan a conocerla, a adorarla. A servirse de ella.

Desgraciadamente, llega el incidente. Y ahí cambia todo, incluyendo la película. Y el público. Y Margot Robbie. En la mejor interpretación de su carrera por la cantidad de registros que maneja en una única cinta, la vemos pasar de adolescente vulgar e hija sufriente a esposa maltratada y patinadora constante amargada en las derrotas y eufórica en los éxitos. Y suma y sigue. La vemos hundirse con la crítica de unos medios que la habían encumbrado para terminar haciendo del "incidente" pura carnaza televisiva, independientemente de si pasó lo que pasó o no.

Gracias a estas dos estupendas actrices, la película se libra de lo que de otra manera podría haber sido catalogada como "una película del montón". Sinceramente, no es una película de virguerías técnicas ni de originalidad cinemática o cinematográfica, por más que conjugue falsas entrevistas con realidad, hablar a cámara al estilo de House of Cards, algún falso plano secuencia y que los efectos especiales de Margot Robbie "patinando" estén bastante bien. Es una película de interpretación. De actrices. De ellas. Ellas hacen todo aunque haya algún bache narrativo en el ritmo allá por los cuarenta minutos de película que dura más de lo necesario. La película habría estado perfecta con quince minutos menos. Se recupera también por el cambio a "thriller" en el que desembocó el rocambolesco incidente y que da una nueva oportunidad a todos (y todos y todas lo aprovechan) para seguir evolucionando intepretativamente con la película.

En definitiva, I, Tonya se ve muy bien pero que me deja la misma sensación que me dejó Dallas Buyers Club en su día: qué buenas actuaciones, la historia es interesante... pero temo que de aquí a dos años tendré que hacer esfuerzos por recorar el título, no así a las actrices.

Pero sí, creo que nadie sentirá que pierde el tiempo visionándola.

Es mi opinión.
[Leer más +]
57 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
Manhunt: Unabomber (Miniserie de TV)
Manhunt: Unabomber (Miniserie de TV) (2017)
  • 7,4
    7.078
  • Estados Unidos Andrew Sodroski (Creator), Jim Clemente (Creator), ...
  • Sam Worthington, Paul Bettany, Chris Noth, Jeremy Bobb, ...
8
De manifiestos, lingüística e infancia.
Fritz Lang dijo algo así que una buena película debía ser entretenida además de poder sacar temas de los que hablar después con tu pareja.
Esta serie cumple con creces esas características.

El ritmo es el que debe ser, ni pausado ni acelerado. A cada procedimiento se le da el tiempo y el ritmo adecuados. Cada personaje principal tiene un transfondo y está perfectamente construido, sobre todo el de Unabomber, que Paul Bettany clava hasta ser su mejor interpretación en décadas. Su personaje es cabal, coherente; puedes empatizar con él, lo comprendes y hasta compartes muchos de sus pensamientos, no así las formas. No es un villano arquetípico, no es histérico, no es frío. Transmite. Es humano. El de Fitzgerald, el analista de personalidad, también, pero Worthington no es tan buen actor como el primero, aunque cumpla. Se agradece también que no lo pongan como a un caballero blanco. Para conseguir su presa sacrifica hijos, mujer, amistades y compañeros de trabajo, a los cual llega a traicionar para conseguir sus objetivos. Se agradecen los grises. Mucho. Los secundarios son también excelentes en un acierto completo de reparto.

Los elementos técnicos de la serie también son de primera categoría. En este sentido, nada que reprochar.

Uno de los pequeños fallos que tiene Manhunt: Unabomber, es que muchos descubrimientos son como por casualidad a través de conversaciones laterales. Muy en la línea de House. Un recurso muy manido, muy cinematográfico. Hasta aquí, poco que decir. Lo malo es que lo repiten demasiado a menudo, así como el rechazo a ese descubrimiento de los superiores. Otro problema es el recurso de los problemas de la infancia. No discuto que fuese así (no en vano, se basa en hechos reales), pero tanto psicoanális y que la infancia sea el origen de todos los males llega un momento que aburre.

Finalmente, el manifiesto. Es el alma de todo. Sin él, no habría análisis lingüístico, no habría trama, no habría duelo de personajes; no empatizarías con el "malo". No habría casi guion. Las bombas son el reclamo, nada más. Literalmente. La sustancia está en el manifiesto, todo un canto y análisis de la libertad.

¿Somos libres? No somos libres de no comer porque nos morimos. No somos libres de no abrir un sobre de correos. Todos lo abrimos. Obedecemos. Respetamos un semáforo en rojo incluso cuando no hay coches en kilómetros a la redonda. Obedecemos cuando no tenemos porqué. Compramos un coche para ser más libres... pero debemos pagarlo y sacrificamos tiempo y dinero para hacernos con uno y mantenerlo. Tenemos televisión, casa o móvil para comunicarnos, pero siempre queremos uno mejor, más grande. Y obedecemos. Lo compramos. La tecnología debería traer más libertad, pero la ha restringido con la vigilancia constante. Los ordenadores acercan más el mundo, pero sin ellos, hoy la sociedad que conocemos se iría al traste. Lo que es liberador al comienzo, te esclaviza al final. Es toda una contradición, como el ser humano. La libertad y el sentirse libre, por tanto, es una opción. Y el ser humano ha decidido obdecer. Ser borrego.

Todo ello reflejado en una soberbia escena final, donde el cine (la imagen sobre todo lo demás) alcanza su máximo grado. No es que haya otras secuencias magníficas. Las hay y muchas: la conversación sobre el origen del lenguaje eslavo es otra digna de ser recordada, así como cuando Fitz llega a la cabaña y se sienta a leer o cuando Fitz y Ted hablan en la base aérea. Pero la última... es perfecta. Me parece.

Magnífica serie, sin duda. Siete horas de visionado muy bien aprovechadas.

Espero que os aproveche también.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
El informante
El informante (2017)
  • 5,6
    624
  • Estados Unidos Peter Landesman
  • Liam Neeson, Diane Lane, Maika Monroe, Michael C. Hall, ...
7
Del revés.
Como todo el mundo estará pensando, esta película es "Todos los hombres del presidente" pero al revés; es decir, contada desde la perspectiva del filtrador y no de los periodistas. Quién era "Deepthroat", quien filtró lo que se conoció como el "Watergate", qué puesto ocupaba, qué motivaciones tuvo para filtrar el mayor escándalo político de la historia de Estados Unidos.

El reparto no puede estar mejor elegido. Liam Neeson está imponente, a la altura de su Schindler, y está rodeado de unos secundarios y secundarias muy interesantes (Michal C. Hall -nuesto recordado Dexter-, Diane Lane, Josh Lucas...). Gracias a ellos, la pausada puesta en escena y la sobriedad de las tomas cobran dinamismo. Cada vez que hablan, es porque tienen algo importante que decir, ya sea para la propia trama, para desverlar la personalidad de alguien o la relación entre personajes.

La historia es ya de por sí potente y cuenta con que el espectador conozca, al menos en parte, la cadena de sucesos, pues bien es verdad que las investigaciones, si conoces lo anterior, avanzan a pinceladas. "Unos desconocidos detenidos intentando colocar micrófonos en la sede del congreso Demócrata". Y pasan a las concecuencias."Hay que taparlo". Reunión con alguien del Times o llamadas al Washington Post. Si conoces lo esencial de la trama, la seguirás bien. SI no, puede que la confusión reine en algunas partes.

En definitiva, una película al servicio de Felt y Neeson y diseñada para su lucimiento, donde ambos salen muy bien parados y la pelícual será de esas que quizá en unos años no recuerdes demasiado bien pero que no es mal cine ni mucho menos. No sentirás que has perdido el tiempo.

Y ya como opinión muy personal, me gustan las películas sobre los "whistleblowers". Los filtradores. Creo que hacen un muy buen servicio a la gente, independientemente de sus motivaciones. Snowden, de hecho, me parece una persona digna de admirar. Gracias a ellos conocemos datos que de ninguna otra manera conoceríamos, ya que consideran que una cosa es la justicia y otra la ley.
Concuerdo.

Esta película, con algún que otro interés personal detrás por parte del protagonista, versa en esencia sobre eso.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bright
Bright (2017)
  • 5,1
    13.344
  • Estados Unidos David Ayer
  • Will Smith, Joel Edgerton, Noomi Rapace, Lucy Fry, ...
7
No engaña a nadie.
Hace muchos años, salió un serie de libros cuyo nombre no recuerdo donde en la vida real existían dragones, orcos, elfos, enanos, humanos, magos... etcétera. Esa saga no me llamó la atención. Desconozco si Bright se basa de alguna manera en ellos porque no leí la saga. Por entonces estaba con El Señor de los anillos, La Rueda del tiempo, Añoranzas y Pesares, Elenium, Crónicas de Mallorea y de Belgarath, La madición del dragón y similares.

Bien, pues esta peli recoge la esencia de estos libros de fantasía épica y la idea principal de esa saga no leída y la convierte en una peli de persecuciones y policías, bandas, renegados y magia. Una idea que muy, muy, muy rara vez (por no decir nunca) se había visto en la televisión. Habían puesto a un robot y un policía o a aliens y policías. Supongo que faltaba esto.

Si Tolkien convirtió a los enanos, grotescos, orejones y primitivos elfos en los seres más bellos y finos de su mundo, en Bright son los más pijos, los ricos, los poderosos. Por contra, los orcos son el equivalente a los desfavorecidos, a los negros, gitanos, moros... emigrantes en general, siempre posibles objetivos de una policía corrupta y violenta. El equivalente a las bandas humanas son los clanes orcos. Los humanos están ahí, en una especie de clase media.

Y en vez de proteger una bolsa de diamantes, de dinero, una grabación importante o a un testigo protegido contra todos, deben proteger una varita mágica (que puede hacer maravillas) y a una portadora renegada de una secta de elfos mortíferos que quieren traer al Señor Oscuro para que sojuzgue al mundo.

Como veis, todos los elementos de la fantasía épica están ahí: hérore, villano, antihéroe, magia, pistolas y escopetas en vez de lanzas, arcos y flechas y espadas. Todos los persiguen y ellos debe salvar a la Bright (quien puede usar la varita) y a la propia varita. Los persiguen bandas, federales, los elfos asesinos... y ellos escapando como pueden.

Toda esta mezcla hace que la película sea entretenida, se deje ver muy bien y no engañe a nadie salvo a quien quiera dejarse engañar por no ver el tráiler o leer las sinposis antes de verla.

Pasaréis un rato agradable con una historia adrenalítica y donde los personajes están decentemente construidos y con un humor muy de la televisión y de las películas de hoy.

No pidáis más. Ni menos.

Espero que la disfrutéis.
[Leer más +]
25 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil