arrow
Críticas de Una Crítica Diferente
Críticas ordenadas por:
Dunkerque
Dunkerque (2017)
  • 7,1
    45.753
  • Estados Unidos Christopher Nolan
  • Fionn Whitehead, Mark Rylance, Kenneth Branagh, Tom Hardy, ...
8
EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS
“Todo aquello, rodeado de condecoraciones, trae esto.” / IMÁN, Ramón J. Sender, 1930

Que la guerra era el hueco dejado por la bomba, el rugido sordo del stuka en caída libre, los últimos granos de arena en el reloj de la vida. Que la guerra era un mar embravecido, un rayo de luz bajo un cielo encapotado, esa noche fría y oscura como la boca de lobo. Que la guerra era un uniforme, una bandera, nuestra sangre. Que la guerra era todo esto, toda esta miseria, toda aquella grandeza, todo eso ahí, junto, apelotonado. El corazón perdido en las tinieblas de Dunkerque. Que la guerra era eso, siempre lo supimos.

Dunkerque supone otra vuelta de tuerca en el estilo de Christopher Nolan. Me refiero, en particular, a ese montaje tan especial, a esa superposición de escenas y tramas que el director inglés sitúa en determinados momentos del metraje.

Así ocurría en Origen (2010), donde la propia historia requería de esta herramienta cinematográfica. El efecto fue sorprendente. Recordemos. Un automóvil cae al río desde un puente. A lo largo del arco trazado por el vehículo Nolan va fijando las tramas, cada una desarrollada en un lugar y en un tiempo propio. Sobresaliente, sin duda, la labor del editor Lee Smith y del músico Hans Zimmer.

Nolan recuperaría dicha técnica en los momentos estelares de Interestelar (2014).

Dunkerque (2017) va más allá. El cineasta utiliza ahora esta herramienta en todo el metraje. El resultado es una inmersión en el corazón de la guerra. O, más bien, en la calma tensa que precede al estallido más cruel de la guerra. La experiencia artística nos invita a entablar un diálogo con los sonidos y los silencios de la banda sonora. También nos envuelve en un tono de luz preciso, el azul de las playas de Dunkerque, una tristeza pertinaz, que acaba inundando nuestros ojos de la desesperación que ahoga a sus protagonistas.

Hay alguna repetición efectista, alguna escena que flojea. En fin, a uno le hubiera gustado menos frialdad y un poco más de contexto histórico. No importa. Es más, esto nos debería aclarar que Dunkerque es otra cosa. Se trata de la materialización de un sentimiento, de una obra de autor arriesgada, de una gran película.
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ghost in the Shell: Vigilante del futuro
Ghost in the Shell: Vigilante del futuro (2017)
  • 5,7
    19.208
  • Estados Unidos Rupert Sanders
  • Scarlett Johansson, Takeshi Kitano, Michael Pitt, Pilou Asbæk, ...
7
FRAGMENTOS DE UNA ROSA HOLOGRÁFICA
“La transición (del cuerpo a la consola) era una oscura implosión, como si entrara en otra carne.” FRAGMENTOS DE UNA ROSA HOLOGRÁFICA, William Gibson, 1977.

La tecnología.

“Ahora, tus ojos se van a abrir”, le advierte la doctora Ouelet.

La tecnología nos ha convertido.

“Eso es”.

La tecnología nos ha convertido en un dios.

“Estás a salvo”.

La tecnología nos ha convertido en un dios con prótesis.

“Tranquila, solo respira”, le aconseja la doctora Ouelet.

Eso es.

De eso nos advirtió Freud.

“Solo respira”, le dice de nuevo, con una sonrisa.

Y Freud, sentado en un diván del Café Schwarzenberg, en Viena, se relajó. Adormecido por el humo de los cigarros y por el susurro bélico de los periódicos vespertinos. Afuera, en la Ringstraße, el ímpetu de hierro y electricidad de los tranvías apuntaba al futuro.

“Respira”.

Y ella, Mira Killian, respira.

Entonces, Freud cerró los ojos.

“Bien”.

Y Freud soñó…

“Muy bien”.

…con ser un Dios con prótesis.

Estamos en el futuro. Estamos en una ciudad japonesa. La tecnología lo envuelve todo. Mira Killian es la primera de una nueva especie, obra de la empresa Hanka. Tras un ataque terrorista, su cerebro ha sido rescatado y trasplantado a un cuerpo robótico. Tan sólo conserva un puñado de recuerdos del pasado. Ha despertado en esta nueva realidad. Su objetivo: hacer justicia. Para ello, forma parte de la Sección 9, un grupo policial de élite.

“Ella es un arma. No es una máquina”, dice Cutter, el director de Hanka.

Y eso hace ella. Hasta que un ciberterrorista, conocido como Kuze, hackea y elimina a miembros de Hanka. Son todos los relacionados con el proyecto que dio vida a la obra maestra de la empresa: Mira Killian.

De forma paralela a esta trama, a este thriller de acción, ‘Ghost in the shell’ ahonda en la psique, se sumerge en la pregunta: ¿Quién es Mira Killian? Es un descenso al alma humana. Aquí, la actriz Scarlett Johansson realiza una interpretación orgánica, entre lo físico y lo espiritual, medida en gestos y calibrada en la profundidad de la mirada. Pieza clave en el engranaje del personaje.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
La bella y la bestia
La bella y la bestia (2017)
  • 6,4
    22.623
  • Estados Unidos Bill Condon
  • Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, ...
8
POR SIEMPRE JAMÁS
Los cuentos cuentan más de lo que dicen.

Relatan la historia de nuestra infancia.

En aquellos días, cuando éramos unos niños o unas niñas, los cuentos narraban lo que querían que escucháramos. Lo hicieron en un tiempo donde nos imaginábamos quiénes íbamos a ser. Aquel ‘érase una vez’ era, en realidad, lo que esperaban de nosotros en el futuro.

Los cuentos articularon resortes en el inconsciente, liberaron engranajes de un simbolismo sólo desvelado más tarde.

Los cuentos formaron parte de nosotros.

Los cuentos nos formaron.

Y así, una y mil veces, escuchamos la voz que nos dice:

‘Érase una vez…’

Belle (encantadora Emma Watson) es una joven soñadora, valiente e inquieta. Y, sí, busca el amor. Vive en un pueblo apacible, rodeada de toscos vecinos que no la comprenden, encerrada en una interminable extensión natural de prados y montañas. Es un espíritu libre, educado y cándido. Un espíritu que pronto madurará. La realidad borrará, entonces, todas esas locas ideas surgidas de las páginas de novelas, obras de teatro y versos cargados de un romanticismo caduco. Es lo mejor. Es lo que todos esperan.

Pero no contaron con él.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
El viajante
El viajante (2016)
  • 7,1
    6.592
  • Irán Asghar Farhadi
  • Shahab Hosseini, Taraneh Alidoosti, Babak Karimi, Mina Sadati, ...
8
JUGUETES DEL DESTINO
El teatro es una representación de la realidad. Un escenario iluminado bajo las luces de la comedia y el drama de los seres humanos. Un maquillaje tras el cual escondemos quiénes somos en verdad. Es decir, juguetes del destino, en palabras del bardo de Stratford-upon-Avon.

Emad y Rana Etesami son dos actores a punto de estrenar “Muerte de un viajante” en un teatro de Teherán. El edificio donde viven amenaza con derrumbarse debido a un trabajo de desescombro cercano. Sorprende la demoledora imagen final tras un plano secuencia vibrante, más aún viniendo de unos títulos de crédito iniciales deslumbrantes.

En fin, lo cierto es que el matrimonio se muda a un ático.
[Leer más +]
29 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Barreras
Barreras (2016)
  • 6,3
    7.779
  • Estados Unidos Denzel Washington
  • Denzel Washington, Viola Davis, Stephen Henderson, Jovan Adepo, ...
7
OLD BLUE
Hay una línea que separa el amor del temor. A lo largo de esta línea algunos elevan una cerca de respeto.

Troy Maxson es una de esas personas.

La vida no le ha dado ningún motivo para creer que las cosas pueden cambiar. Y menos aun si eres afroamericano y vives en una ciudad de Estados Unidos a mediados de los cincuenta. Es el trasfondo de una frustrada lucha de clases –obrera y, por supuesto, aquella que tiene que ver con el color de la piel–. Lo único que puedes hacer es aceptar las normas. Trabajas por un salario mísero. Sobrevives con una sonrisa en la boca. Bebes una botella de aguardiente cada viernes por la noche. Cantas un viejo blues sobre un perro bueno y obediente llamado Blue. Encuentras a una mujer que te proporciona un hogar donde descansar. Y luego… Bueno, luego elevas una cerca a lo largo de todo ello, a lo largo de esta pequeña región a la que consideras ‘tu vida’. Crees haber encerrado ahí dentro el amor. Apoyas la mano en los tablones. Compruebas que la verja está bien asentada. Y te reafirmas en tus principios. La sociedad no cambia. Sólo la valla te separa del temor. Y has construido esa valla con tablones de respeto. Sólo así resistirá el amor aquí dentro.

Salvo que tú no quieres estar encerrado ahí. No todo el tiempo.
[Leer más +]
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Jackie
Jackie (2016)
  • 6,0
    7.531
  • Estados Unidos Pablo Larraín
  • Natalie Portman, Peter Sarsgaard, Billy Crudup, John Hurt, ...
7
EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS
“Dios está en todas partes; también en aquella bala”, le dice el sacerdote a Jackie Kennedy.

Y nosotros, que estamos tan pegados al rostro de ella como la sangre del magnicidio a la tela de su vestido rosa, nosotros, espectadores situados al filo del precipicio emocional al que nos ha conducido la cámara del director chileno Pablo Larraín, nosotros, por fin, comprendemos hacia dónde nos arrastra este viaje de 99 minutos, hacia el secreto de las pequeñas cosas.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Luz de luna
Luz de luna (2016)
  • 6,8
    26.185
  • Estados Unidos Barry Jenkins
  • Trevante Rhodes, Naomie Harris, Mahershala Ali, Ashton Sanders, ...
7
AZUL FUEGO
Todo lo que entregamos nos es devuelto, de una manera o de otra.

En un camino circular, principio y final carecen de sentido.

El pequeño Chiron, con tan sólo nueve años, ve en Juan el adulto que un día será. Juan, que está al frente de una banda que distribuye drogas en un barrio marginal de Miami, rescata a Chiron de un episodio de acoso escolar. No es la primera vez que sufre ‘bullying’; no será la última. Los motivos se irán revelando. En esta ocasión, Chiron se había escondido en una casa abandonada, antiguo refugio de drogadictos. Juan se abre paso hasta él, arrancado el panel de madera de una ventana tapiada, y le insta a salir. A partir de ese momento, el exterior se muestra diferente a los ojos del niño. Ahora, allí afuera, además de incomprensión, además de una solitaria madre enganchada al ‘crack’ e incapaz de amar, está Juan.
[Leer más +]
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Toni Erdmann
Toni Erdmann (2016)
  • 6,4
    7.370
  • Alemania Maren Ade
  • Peter Simonischek, Sandra Hüller, Lucy Russell, Trystan Pütter, ...
6
LAZOS QUE ATAN
Un padre mira a su hija.

La hija permanece enganchada al móvil. A su lado, unos metros más allá, en las escaleras de acceso a la vivienda, espera el padre. Son dos mundos alejados. Una vez estuvieron unidos. Una vez, él le enseñó tantas cosas: a ir en bicicleta, a cantar clásicos de karaoke, a tomarse la vida con humor. Ella era entonces una niña. En los viejos días, él se sentaba al piano con la confianza puesta aún en un futuro repleto de posibilidades. Ahora, aquella niña es una mujer independiente, soltera, imbuida en la vorágine de su trabajo. Ocupa un cargo relevante en una multinacional petrolífera. Pero quiere más. Por eso vive fuera del país donde nació y creció, al que regresa sólo en contadas ocasiones. Como hoy.

Hoy, padre e hija, son casi unos desconocidos. Pero, ¿habrá todavía un hilo que los una? ¿Un hilo que conecte de nuevo esos dos mundos separados? Esta es la pregunta que se refleja en la mirada preocupada del padre.
Y este es hilo del que tira la directora y guionista alemana Maren Ade para ofrecernos una historia que se lleva mal con la realidad. No es una valoración negativa. Digamos que, en la historia, hay momentos sorprendentes, flirteando incluso con el surrealismo. Hay comedia. Hay drama. Servido, además, en un montaje inesperado. La transición entre escenas se produce como en un suspiro entrecortado; se asciende un escalón sonoro. Así, de la quietud final de una conversación se pasa al rugido que impregna nuestro día a día, como el crepitar de una bolsa al ser depositada sobre una superficie o el zumbido del tráfico en hora punta.

Buena parte de los extensos pasajes de ‘Toni Erdmann’ se sostienen gracias a dos actores increíbles. La verdad, viéndoles ahí, a lo largo de 162 minutos, uno intuye cómo han trabajado cada pequeño detalle. Sin duda, ambos han llegado al centro de unos personajes únicos.

En Inès (Sandra Hüller), la hija, adivinamos los mecanismos –inhumanos, salvajes, dominantes– de la economía de mercado. Lleva un vestido impecable, chaqueta y falda negros, una blusa blanca y unos zapatos de tacón. Es un corsé de fuerza. Moldea su vida. La manera que tiene su cuerpo de exprésalo cada vez que alguien la despierta lo dice todo. Porque no es sólo que se lleve mal con la realidad; es que no puede fallarle. El pelo recogido o suelto sí; pero siempre perfecto, impecable.

“¿Eres realmente una persona humana?”, le pregunta su padre.

En Winfried (Peter Simonischek), el padre, profesor de piano en horas bajas, nos deslizamos por el lado irreverente de la vida. Y lo hacemos en los momentos menos recomendables para ello, aquellos en los que es mejor no colocarse la máscara con la sonrisa pintada. Por eso, Winfried necesita crear un nuevo personaje, Toni Erdmann. Él será quien altere y provoque a Inès. Primero, ella se avergüenza de él; luego, de sí misma. Por supuesto, Toni Erdmann no se llevará bien con la realidad. No la entiende.

“No podía creer que le dijeras a aquella pobre gente que no perdieran el sentido del humor”, le echa en cara su hija.

No siempre la línea que separa a Winfried de Toni Erdmann quedará clara. A veces, el humor no conducirá a situaciones graciosas. Hay drama. Y ésta impone su realidad. Pero también el humor hará pedazos la realidad y permitirá que un padre sea abrazado por su hija. En todo caso, Inès se enfrenta a la misma pregunta: ¿Encontraré un camino para entender la vida, para conectar un hilo que me comunique con mi padre? Tal vez, ella necesita crear ese hilo, dar a luz a su propio Toni Erdmann.

En esta búsqueda patética de un padre por recuperar a su hija, en este abrazo imposible de casi tres horas, aprendemos que darle un sentido a la vida es, por qué no, encontrar tu propio sentido del humor.

Más críticas diferentes en:
https://unacriticadiferente.wordpress.com/
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Edén
Edén (2014)
  • 6,2
    1.346
  • Francia Mia Hansen-Løve
  • Félix De Givry, Pauline Etienne, Laura Smet, Vincent Lacoste, ...
8
EDEN: LOST IN MUSIC
EDEN: LOST IN MUSIC

UNA CRÍTICA DIFERENTE.
Una mirada al cine desde el punto de vista de sus personajes.

1992

CYRIL: "Escucha."
PAUL: "¿Qué?"
CYRIL: "El silencio."

Amanece. La mañana es lo único que puede acallar el sonido de los altavoces. El ritmo aún golpea el tímpano, lo hace vibrar. La noche queda atrás para Paul. El club ha cerrado sus puertas. La oscuridad se diluye entonces bajo los primeros rayos de luz. El sudor se evapora y deja la piel fría. Regresar a casa andando está bien. El sonido de los pasos. También ahí. El ritmo.

Sábado es un lugar en París. Al llegar la noche, alguien ha organizado una rave en el margen legal que desborda una juventud excitada por el consumo. Paul busca las coordenadas en Radio FG. El extrarradio de París. Allí comienza el Edén para Paul.

A la mañana siguiente, de regreso en el vagón de metro, el ritmo continúa en los oídos, acallando la realidad, el respirar metálico de la máquina que les lleva de vuelta a casa. Sentado justo enfrente de él, Cyril dibuja en su bloc el bosquejo de ese instante. El bosquejo es un silencio contenido y, de igual manera, un espejo de papel.

PAUL: "Nos encanta la mezcla de máquinas con voz. Lo robótico de la música electrónica con el calor del soul."

1995

Los sentimientos repletos de generosidad y los desencuentros afectivos se suceden en el giradiscos, el plato da vueltas y vueltas, y allí van sirviéndose los vinilos. Uno detrás de otro. Nada pude girar eternamente. Ni siquiera el sentimiento más profundo. Julia, la amante de Paul, no es expulsada de París. Su carta de despedida, en manos de Paul, es la negación de un futuro juntos. Julia se convierte así en una novela que nunca será escrita. Ella es el papel en blanco de lo que pudo ser. Una excusa más para dejar a un lado el sueño de Paul de ser escritor.

Las amantes se suceden en el giradiscos. Una detrás de otra. En un ‘tal vez’ tan suave como un ‘fade out’ infinito.

1997

PAUL: "Es el tipo de música que nos gusta, entre la euforia y la melancolía."

Y mientras Cyril profundiza en su arte, Paul gira en la superficialidad de los surcos de un vinilo, dentro de la cabina del DJ.

1999

Arquitectura del sonido. Un negocio. La música mueve más cosas. Las copas, sí. Y luego, también, bajo la barra…

La fiesta es una larga fila de gente haciendo cola a la entrada de un club. ‘Paris is in the house’, sí. Por eso Cyril dice lo que hay que decir. “Me aburres”. Eso dice Cyril.

París es un estado de excitación. Un surco en un vinilo de polvo blanco. Paul lo sabe. Reconoce en el camino artístico de Cyril la senda que él debería haber intentado transitar. “Me gusta. Es menos realista, más emocional”. Eso afirma del trabajo de Cyril. Una emoción nacida del pensamiento. Cyril ha quedado atrapado en su propio espacio creativo, en los recuadros de cada uno de sus dibujos, mientras Paul continúa renunciando al suyo.

El destino trágico de Cyril acelerará en Paul el ritmo de su giradiscos. Una raya de cocaína sin fin convertida en una espiral blanca de vinilo. Un aguja de diamante que pulverizará todo sentimiento. Sin embargo, lo que la droga deja atrás no es una tierra quemada, es un estado de euforia. La melancolía como una caja de ritmos; sólo hay que encontrar el adecuado.

2003-2006

El negocio sigue siendo una mesa llena de billetes al final de la fiesta, cuando ya la música ha terminado.

MARGOT: "Necesito seguridad. Tú no me la das."

2008

LOUISE: "No creo que quiera un DJ desfasado."

Un DJ desfasado. ¿Hay algo peor que uno pueda decirle a un DJ? Esta es la historia de amor entre Paul y Louise. Dos corazones desfasados. Cuando ella decide finalmente desconectar el giradiscos de esta historia, le revela algo a Paul. Tras la revelación, ha llegado el momento de la redención. “Tal vez sea mejor no ser nadie”, piensa Paul.

2013

“Todo es ritmo. / Desde la puerta cerrada / a la ventana abierta. / Las estaciones, la luz del sol / la luna, los océanos / el crecimiento de las cosas / (…) El ritmo que proyecta su misma continuidad / sometiendo todo a su fuerza. / De la ventana a la puerta /del techo al suelo. / La luz con la que se abre. / La oscuridad con la que se cierra.” EL RITMO, Robert Creeley (1926-2005)

Más críticas diferentes en:
https://unacriticadiferente.wordpress.com/
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
P'tit Quinquin (Li'l Quinquin) (Miniserie de TV)
P'tit Quinquin (Li'l Quinquin) (Miniserie de TV) (2014)
  • 6,7
    984
  • Francia Bruno Dumont
  • Alane Delhaye, Lucy Caron, Bernard Pruvost, Philippe Jore, ...
8
EL PEQUEÑO QUINQUIN
EL PEQUEÑO QUINQUIN.

UNA CRÍTICA DIFERENTE.
Una mirada del cine desde el punto de vista de sus personajes.

“Duerme, mi pequeño Quinquin. Vas a hacerme infeliz… si no duermes hasta mañana."
Nana tradicional del norte de Francia

Dormir. Es mejor no molestar. La infancia es un refugio donde guarecerse cuando llega la tormenta. Más allá, años más tarde, comenzará otra vida; bajo el mismo cuerpo, la conciencia abierta al diluvio. Habrá tiempo entonces para que el agua nos cale hasta los huesos. Ahora toca dormir. Sin embargo, ¿hasta qué punto los adultos no están haciendo de Quinquin un reflejo de los que ellos son? Tal vez por eso, el pequeño Quinquin les devuelve la mirada, osca, torcida. La conciencia se despierta antes de tiempo, cuando ya la piel reblandece por la humedad. Llueve. La tormenta descarga, con furia, impertinente. Tras la verja, al otro lado del camino, la pequeña Eve Terrier se pregunta si el amor, su amor por él, será suficiente. “¿Cuánto tiempo me queda antes de que rechace mis abrazos?”, se pregunta Eve.

COMANDANTE VAN DER WEYEN: "¿Ves a toda esta gente, Carpentier? Si no tuvieran policía todo sería un follón. Cuando nos vamos, no se acuerdan de nosotros."

Las comunidades imponían antiguamente el orden siguiendo unas leyes trasmitidas de padres a hijos. Reglas que habían hecho de la supervivencia la norma. Depravación era una palabra tabú. Depravación era una palabra en boca de todos.

El estado-nación impone el orden siguiendo la voluntad de un poder ajeno al territorio donde se busca aplicar. La depravación sobrevive entonces como arma de control. Castigar y vigilar, en palabras de Michel Foucault. Un orden, un ‘no follón’, en palabras del comandante Van der Weyden.

COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "¿Viene del lugar donde encontraron a la señora Lebleu dentro de una vaca?"
PASTOR: "Oh, pobre animal."

Domesticar. Domesticar a un animal. Al más débil. No siempre. Una máscara. El casco del motorista, el marido de la señora Campin. Bajo el casco, lo salvaje. El animal sin domesticar, capaz de exterminar. Es el orden. La comunidad en estado-puro, cuando el estado-nación no logra imponer su voluntad de poder. Exterminar aquí es subsumir, fagocitar.

COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "Alguien se ha decidido a poner orden aquí."
TENIENTE CARPENTIER: "¿Qué quiere decir?"
COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "Un exterminador."

COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "Estamos en el corazón del mal, Carpentier."

La guerra todavía continúa allí, en las playas donde los alemanes construyeron los búnkers en 1944. El rumor de las olas no logra acallar las voces moribundas de los que allí cayeron. La guerra. En todas partes. “Guerra total entonces”, concluye el alcalde. “Guerra total”, sentencia el comandante Van der Weyden, “Seguro que los jóvenes irán”.

COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "Sr. Lebleu, la tierra huele bien, pero… aquí algo amarga."

La sirena del coche de la policía no suena. Se ilumina, pero el altavoz no hace vibrar las moléculas. Aquí, en Boulogne-sur-Mer, el orden de las cosas puede alterarse si es de manera silenciosa. “Los periodistas acuden como moscas a la mierda”, se queja el comandante Van der Weyden al fiscal de Nord-Pad-de-Calais. “Comandante, no mierda, no mosca”, le suelta el fiscal mientras le pone la mano izquierda en el hombro.

SACERDOTE: "La única esperanza son los niños."
COMANDANTE VAN DER WEYDEN: "Hablas de esperanza. Me importa un bledo esta mierda. Y todos los niños también."

El embrague del automóvil que conduce el teniente Carpentier funciona perfectamente. Es su pie. El pie del teniente Carpentier. Él es el causante de que el pedal no se deslice suavemente. No. No lo hace. No se desliza con suavidad desde el instante en el cual ha sido pisado a fondo y aquel otro en el que es por fin liberado. El pedal del embrague. El pie del teniente Carpentier. Tiene un motivo para este comportamiento. Ocurrió en su infancia. Allí hicieron de él la persona que hoy es: Rudy Carpentier, teniente de la policía nacional, adscrito a la brigada de la localidad de Boulogne-sur-Mer, en el departamento de Nord-Pad-de-Calais.

“Y si hubiera alguna manera de escapar de aquí”, piensa Aurelie Terrier. Pero no la hay. Y su voz se une a la de tantas otras. Deseos incumplidos de una infancia olvidada.

Más críticas diferentes en:
https://unacriticadiferente.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil