arrow
10
EL GRAN DETECTOR DE SNOBS
Al margen de la inmensa y deslumbrante calidad tanto técnica como emocional de esta impresionante película, resulta sorprendente la facilidad con la que el público la desprecia esgrimiendo falacias tales como: "no tiene guión", "es producto de una campaña de marketing", "sólo hay dinero en ella", etc, etc...

Obviamente todo el mundo tiene derecho a dar su opinión, eso es indudable, y no a todo el mundo "Titanic" tiene que parecerle una obra maestra absoluta, faltaría más; pero tratar de justificar que ésta es una mala película no es más que una clara muestra del tremendo esnobismo que impera entre un determinado sector del público, que parece necesitar despreciar lo indespreciable para sentirse importante, tremendamente culto o superior al resto de la humanidad.

Por supuesto, la historia de la película puede o no gustar, está claro; pero la impecable factura técnica del filme resulta tan abrumadora a un nivel puramente académico que cualquiera que comprenda mínimamente el significado de la palabra "cine" será incapaz de tachar esta película de mala. Podrá parecer regular porque la historia no interese, o porque se tenga la sensación de que los actores no encajan en sus papeles, o por mil motivos más, pero de ahí a decir que es mala va un auténtico abismo.

Desde mi punto de vista "Titanic" es una de las más recientes obras maestras que ha dado el cine y que ha conseguido aunar con auténtica destreza el cine espéctaculo con el cine romántico; explosivo coctel que, por otro lado, ha logrado que la cinta cautive a más espectadores sobre el planeta que cualquier otra (eso es un hecho estrictamente matématico que no está sujero a opinión. Lo siento por sus detractores, pero pensar que tantos millones de espectadores han sido engañados por una efectiva campaña publicitaria o unos deslumbrantes efectos especiales es poco menos que una aberración y un auténtico sinsentido).

Enumerar las virtudes de esta película necesitaría varios volúmenes, pero basta destacar, sobre todo, su deslumbrante ritmo cinematográfico (gracias a un magnífico montaje), su cuidada puesta en escena y los espectaculares efectos, perfectamente integrados en una historia tremendamente habil que consigue contar la tragedia a través de los ojos de una mujer enamorada, lo que sin duda es uno de los grandísimos aciertos de la película.

Creo que "Titanic" es una grandiosa obra maestra que emocionó y seguirá emocionando a mucha gente durante mucho mucho tiempo, y que ya ha colocado a James Cameron en lo más alto del Olimpo del cine.

Ah, bueno, y también es un estupendo detector de snobs. Basta preguntar por la película y comprobar los que la tachan de malísima.
[Leer más +]
722 de 952 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Titánica
Excelente película con la que todo el mundo "flipó", el público acudía en masa al cine por 2ª, 3ª, 4ª...(y podría seguir) vez. Que yo sepa ninguna otra película ha conseguido despertar este furor a nivel social y sin duda esto le jugó una mala pasada, ya que popularmente ha quedado calificada como un petardo. Suerte que cuenta con sus 11 merecidísimos Oscars, que la sitúan como una de los mejores trabajos de la industria del cine (aunque haya gente que se empeñe en decir lo contrario).

Para analizar todos los aspectos de la película necesitaríamos horas, pero podemos decir que lo que más la caracteriza es lo completa que es. Une historia de amor, aventuras, acción, cine de catástrofes, drama, humor....y todo ello bien enlazado.

El film se divide claramente en dos partes: antes del iceberg y después, imposible determinar cual es mi favorita. En la primera parte Rose conoce a Jack, y el amor que surge está muy bien reflejado: Rose se ahoga en su mundo de perfección, modales, con una vida ya planificada rodeada de gente que no aprecia y en contraposición vemos la nueva vida de Jack, un chico sin rumbo que vive dedicado a disfrutar el día a día; esto es lo que le hace enamorarse de él. También se nos presentan los personajes secundarios y se nos muestra la grandeza y monstruosidad del barco en el que se desarrolla la acción. Encontramos algunos de los mejores momentos de Titanic (el intento de suicidio de Rose, la fiesta en 3ª clase, el dibujo que Jack le hace a Rose y, como no, la escena del primer beso y del "Jack, estoy volando", que unida a su gran banda sonora consigue ponerte los pelos de punta).

Pero es que la segunda parte si que pone los pelos de punta, ya que además de ver un derroche de efectos y presupuesto, se vuelve a mostrar los sentimientos de los protagonistas y su desesperación por mantenerse unidos siempre aunque para ello tengan que hundirse con el barco. La sensación de como el barco cada vez tiene más parte bajo el mar y la angustia que se ve en todos los que están a bordo esta realmente conseguida y hace que te pases más de dos horas sin pestañear frente a la pantalla. Destacan los momentos que pasan los protagonistas en los pisos bajos cada vez con el agua más al cuello y cuando Rose vuelve al Titanic desde el bote.

En el reparto destaca Kate Winslet que deslumbra en cada una de sus escenas, en su cara puedes ver todas las emociones que siente a lo largo de la película, y la evolución que sufre su personaje. Kate como actriz un 10, imperdonable que no le dieran el Oscar (y más aún que se lo quitara una petarda de la talla de Helen Hunt, por una actuación tan mediocre como la de "Mejor Imposible"), en fin, afotunadamente el tiempo a puesto a la Winslet en su sitio (que no para de estar nominada y que tarde o temprano tendrá la estatuilla en su casa) y a la Hunt, que pese a tener un Oscar no la quieren ni para sacar al perro a mear.

Lo mejor: Todo
Lo peor: Ser un fenómeno social ha jugado en su contra.
[Leer más +]
339 de 494 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Amores titánicos
Sé de sobras que “Titanic” no es, precisamente, la octava maravilla del séptimo arte... pero tampoco creo que sea tan deplorable como algunos lumbreras pretenden hacernos creer...

Sé de sobras que ganar 11 oscars no garantiza que la obra premiada sea un peliculón del quince... pero tampoco creo que acaparar estatuillas constituya ningún delito cinéfilo...

Sé de sobras que invertir casi 250 millones de dolares en una peli no la convierte automáticamente en una obra maestra... pero tampoco creo que la pasta contamine todo aquello que toque...

Sé de sobras que el marketing y los taquillazos no suelen ir forzosamente unidos a films de valor incalculable... pero tampoco creo que el clamor popular sea sinónimo de truño infumable...

Sé de sobras que Leonardo Di Caprio no será nunca Humphrey Bogart ni Kate Winslet, Ingrid Bergman... pero tampoco creo que lo hagan peor que Pepa y Avelino...

Y es que... ¡qué coño!, me encanta “Titanic”. Una de las historias de amor más apasionantes y espectaculares de la historia del cine. Un auténtico monumento al proletariado cinéfilo. Entre el que me incluyo, claro. Una superproducción vibrante, romántica, dramática, amena, cómoda, disfrutable...

Una de las pelis preferidas de Cristina. Mi mujer. Mi compañera. Mi amiga. La madre de Aina.

Tal vez por eso no me cansaría nunca de verla a su lado. Agarrándola de la mano. Sometiéndome a su belleza. Mimándola. Contagiándome de su coraje, de su generosidad, de su enorme capacidad de sacrificio. Porque Cris es mi roca, mi bastión, mi refugio... Mi razón de ser.

Por fin me he dado cuenta.

Los amores titánicos existen.
[Leer más +]
219 de 287 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Imprescindible
Si en cualquier parte del mundo pidieras a la primera persona con la que te tropezases que te dijese qué es el Titanic, seguramente no se encogería de hombros. Hasta el más despistado e ignorante del planeta, como mínimo, te responderá que el Titanic es el nombre del barco que se hundió en el océano. Respuesta pobre, pero que enclava en pocas palabras lo más trascendental de la desafortunada existencia del trasatlántico.

Por eso cuando te dispones a ver una película que narre la corta vida del Titanic, no importa los miles de fallos que te puedas encontrar en ella. No importa que en él naveguen los pasajeros más azucarados de los mares. Ni tan siquiera importaría el hecho de que actuara DiCaprio (en caso de odiarlo). Todo eso es lo de menos. Lo que sí esperas es que el hundimiento del barco sea demoledor; que te corte la respiración y que no decepcione. Porque el Titanic siempre será el gran barco que se hundió. Y podría asegurar, que todo el que busca el film de Cámeron, lo hace para contemplar el modo en el que lo lleva a pique. Y seamos claro; James consigue que el hundimiento del famoso trasatlántico sea el mejor y más espectacular jamás filmado nunca. Y para que lo saboreemos bien, más de cuarenta minutos de cinta son los que dedica exclusivamente al desmonoramiento.


Para colmo, faltarían palabras de agradecimiento para agradecer al director el precioso regalo que nos dejó. Porque el tío no se basta con dejarse la piel en los momentos de tragedia. Además nos cuenta dentro de su película otra película; La preciosa historia que Jack y Rose interpretan, que acusarla de estúpida, sería una falta de respeto hacia el cine. ¿Qué hay de estúpido en el guión?; ¿El hecho de que sea en color?... porque no dista mucho de esos dramas del año del catapún que tan bien considerados están.


Viendo Titanic me preguntaba del por qué los romances en pantalla resultan poco creíbles o muy ñoños. La respuesta me vino casi de inmediato. Puede ser que en el mundo real un amorío se vive pausado, marcando unas pautas. Pasan meses hasta que se ven los verdaderos avances. Una relación "real" funciona con un lógico tempo.

Sin embargo, en las películas tienen que comprimir en un periodo de hora y media ó dos, todo lo que sería la trayectoria de una historia de amor. Esto provoca que se vea todo muy rápido y forzado. Viendo correr tan deprisa los sentimientos, produce esa sensación ñoña y ridícula. Pero es lo que hay; un par de horas para contar.
Si la historia de amor de cualquiera de nosotros se comprimiera en noventa minutos igual también se vería irreal/ridícula/cursi ¿no?.

En la promoción te indicaban que en Titanic encontrarías el hundimiento + el amorío. Eso es lo que hay. Y muy bien contado, por cierto.

El DiCaprio este es un máquina. Con cada película que hace lo demuestra.
[Leer más +]
114 de 143 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
12 Oscar. El último, a la película más infravalorada de los últimos años.
La valoración que damos a una película depende inevitablemente de los prejuicios y de las expectativas previas. Me pregunto como puede ser valorada una obra maestra como “Titanic” con una nota que no llega ni al notable. La respuesta más probable es que efectivamente sea una película mediocre, al menos a ojos de la mayoría. Pero por eso de caer en la tentación de pensar que son los demás los que se equivocan, a modo de experimento, voy a hacer conscientemente un ejercicio de pura soberbia y voy a tratar de explicar las razones de lo que para mí es la nota más injusta del cine de los 90.

EXPECTATIVAS PREVIAS. Sólo Ben-Hur había recibido 11 oscar. Cuando uno va al cine a ver la película más galardonada de la historia, pone el listón tan alto que difícilmente se cumplen después las expectativas. Y cuando no se cumplen, a veces se cae en el error de parecer justo puntuar con un suspenso. Me pregunto que valoración le hubiesen dado los que le dieron un 3, si en el momento de verla nunca hubiesen oído hablar de ella. Puede que no la puntuasen con un sobresaliente, pero ¿le darían un suspenso?

DEMASIADA NOTORIEDAD. Fue el estreno del momento, la película del año. Una superproducción con un presupuesto descomunal, una BSO que no dejaba de sonar en los medios y una desmedida inversión en publicidad. No se hablaba de cine sin hablar de “Titanic”. A la hora de valorar cualquier cosa, siempre somos más generosos con aquello de naturaleza humilde, y raramente lo somos con aquello que representa la ostentación y los excesos. Y el protagonismo de “Titanic” era realmente excesivo.

PUNTUACION CON EFECTO CORRECTOR. Algunos en sus críticas confiesan que puntúan para “corregir” la nota media, de forma que si una película les parece de 6 pero tiene una nota media de 9, le dan un 1 para que baje la media y se acerque a lo que ellos entienden como una nota media más justa.

EFECTO CONTRACORRIENTE. Por alguna razón de vez en cuando tenemos la necesidad de ir contracorriente, desmarcarnos de la tendencia y sentirnos diferentes, más auténticos. Una buena ocasión para ello es vestirse de azote de académicos de Hollywood y minimizar los méritos que supusieron la concesión de 11 Oscar.

PREJUICIOS SOBRE LO COMERCIAL. En el arte y también en el cine parece haber una ley no escrita que permite menospreciar todo aquello que contiene un manifiesto objetivo comercial. Es decir, que captar la atención de la mayoría y ser rentable parece incompatible con la calidad artística y el mérito profesional. Sin duda, esta me parece una de las costumbres más injustas y despreciables del cine. Puro snobismo.

(Sigue sin spoilear)
[Leer más +]
90 de 118 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
UNA VIDA MARCADA POR EL AMOR Y LA TRAGEDIA
Hermosa, preciosista y puntillosa revisitación de la historia de Romeo y Julieta, enmarcada esta vez en la tragedia del transatlántico más famoso de la historia, que se hundió tras chocar con un iceberg en 1912.

La historia está dividida en un prólogo y dos partes bien diferenciadas.

En el prólogo es donde James Cameron consigue captar toda la atención del espectador al revelar con maestría lo que será el espíritu del film: un alarde de preciosismo tecnológico, expresado en las fantasmagóricas imágenes del transatlántico hundido; y una tierna historia de amor, que será narrada por una centenaria Rose, mediante un hermoso flash back, en el que recordará el amor y la tragedia que marcaron su vida para siempre.

El primer bloque corresponde a la presentación de los personajes principales y está centrada en la emotiva historia de amor entre Jack y Rose, en este bloque se destaca la magistral composición de Kate Winslet en el papel de Rose, que consigue transmitir con sus miradas toda la complejidad de los sentimientos de su personaje, también es destacable el alarde técnico de los movimientos de grúa y aéreos alrededor del barco y la excelente partitura de James Horner que impregna de lirismo y majestuosidad la romántica historia.

El segundo bloque corresponde a la descripción de la tragedia del lento y angustioso hundimiento y se destaca a nivel argumental por la habilidad que supone pasar a segundo término la tragedia individual, la de la pareja de amantes, para centrarse en la tragedia colectiva de las 1500 personas que murieron en aquella catástrafe, en este sentido resultan terroríficas y angustiosas las escenas de la partición del buque, la de los pasajeros de tercera clase, literalmente enjaulados en las bodegas, o las de la búsqueda de supervivientes entre los cientos de cadáveres que flotan en el mar.

Quizá la historia sea conocida y previsible, por eso es un perfecto ejemplo de que el arte cinematográfico, a pesar de que siempre debe estar respaldado por un buen guión, es un arte eminentemente visual, en el que la puesta en escena resulta determinante para la creación de una obra de arte.
[Leer más +]
94 de 139 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
OBRA MAESTRA SNOBS DE MIERDA
Una romántica y conmovedora historia de amor, un espectáculo visual sin precedentes, una fiel y espectacular recreación del naufragio más importante de la historia, emoción a raudales gracias, en parte, a la magnífica banda sonora del maestro James Horner y cine puro en cada fotograma. Todo esto es "Titanic", sin lugar a dudas, una de las mejores películas de todos los tiempos. ¿Cuál es el motivo por el que no llega ni al 7 en su nota? Respuesta: el mundo está lleno de snobs, farsantes e hipócritas. El mundo está lleno de imbéciles.
Creo que debería ser positivo para una obra de arte que el público acuda a verla. No quiero ni pensar cuánta gente acude desde lugares lejanos a ver los cuadros de Velázquez, o el Coliseo de Roma, o el "David" de Miguel Ángel. Aunque claro, nadie discute nada acerca de las mencionadas obras porque sus autores hace mucho tiempo que se encuentran criando malvas. Estar muerto es un punto a tu favor si tu obra tenía éxito mientras aún vivías. La obra que ahora nos ocupa,"Titanic", se convirtió en todo un fenómeno de masas. Reventó las salas de todo el mundo hasta convertirse en la película más taquillera de todos los tiempos, arrasó en la noche de los Óscars y catapultó al estrellato a su pareja protagonista. La gente acudía al cine tres, cuatro y cinco veces para volver a emocionarse una vez más con la triste historia de Jack y Rose y su efímero pero inmenso amor destruído por un iceberg el 14 de abril de 1912. "Titanic" fue, simplemente, la hostia, lo que siempre hace que aparezcan los cuatro gilipollas de turno que para tirarse el rollo e ir en contra de la estúpida e inculta masa deciden ir a contracorriente y afirmar que eso que conmueve a la mayoría no es más que basura y defender, de paso, que la mejor película de la historia es "La Naranja mecánica". Y lo peligroso es que esos cuatro acaban influyendo a otros cuatro imbéciles. Y estos a otros diez, y cuando te quieres dar cuenta, esa película que todo el mundo amaba es de repente denostada por la opinión pública y tachada de "comercial". ¡Cómo si ser comercial fuera malo! A todo esto se le suma el lastre de que el protagonista sea el hombre más deseado del momento por las quinceañeras de cada casa. Entonces sabes que nueve de cada diez tíos con los que hables te dirán que la película les parece una mierda y que solamente la han visto 13 veces porque sus novias les han obligado. Seguramente ocho de estos nueve farsantes no tengan ni novia. No digo que por ser taquillera deba gustarle a todo el mundo, nada más lejos de mi opinión. De hecho, no me gusta "Avatar", pero es que sé a ciencia cierta que en el caso de "Titanic" muchísima gente miente. Parece que no es muy "intelectual" admitir que eres capaz de soltar una lágrima con la misma película que tu sobrina de 14 años. Pues nada "gafapastas", continuad diciendo que llorais con "2001:una odisea del espacio" y que el final de "Lost" es magistral, que seguramente alguien os creerá. Yo desde luego no.
[Leer más +]
94 de 145 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Lo reconozco, me gusta.
Aún recuerdo cuando fui al cine a ver Titanic. Con 13 años en plena edad del pavo y con un grupo de amigas, la tarde no se podía presentar más prometedora.

La película me pareció una maravilla, lloré a moco tendido desde aproximadamente la mitad del metraje, soñaba con encontrarme con Leonardo en un barco a la deriva y me gasté todo el paquete de Kleanex en secarme las numerosas lágrimas. Antes de salir en VHS me apunté en una tienda a una larga cola para tenerla antes que nadie (incluso pagando más de la cuenta) todo me parecía poco para tan fascinante película.

Han pasado los años, dejé de tener el pavo (creo) cambiaron mis gustos cinematográficos, dejé de idolatrar a Leonardo DiCaprio y aquel VHS exclusivo quedó relegado al cajón de los videos que con la llegada del DVD no me suelo poner nunca.

A pesar de eso, sigo puntuando a esta película como se merece. Por ser taquillera no se le puede quitar mérito. Parece que sólo se puede aclamar una película si son cuatro gatos los que conocen su existencia y su trama es igual de compleja que resolver una ecuación de quinto grado.

Pues no, lo digo a los cuatro vientos (aún a riesgo de convertirme en una paria social) Titanic es buena, los efectos especiales son impresionantes, el guión aunque a la gente le pueda parecer cursi es coherente y entretenido, la fotografía es excelente, y el cuidado de los detalles históricos (brocados del barco, vajilla, sábanas, vestuario...) es grandioso.

James Cameron nos ofreció un espectáculo digno de ser admirado, y yo sólo puedo quitarme el sombrero.
[Leer más +]
50 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Anda!.... Pues me ha gustado.
¡Vaya faena que me ha hecho esta película!, yo que después de tantos años me he decidido a verla para ponerla a parir, y va y me gusta ¡Vaya por Dios!

Pues si, he de confesar que Titanic me ha gustado bastante, me mola la historia de amor pese a DiCaprio, pues la Kate compensa con creces lo desacertado del niñato ese. Está preciosa, esta divina, esta para comérsela, me ha encantado, no me parece muy guapa, pero me parece que hace un papelón tremendo, es la chica de mi vida, como mola la chica y el personaje ¡Un cielete!

Estoy en contra de los que dicen que la historia de amor es un poco aceleradilla y que la tía es un poco putón. Yo lo considero el típico flechazo, dos personas afines se conocen y te entra un hormigueo por el cuerpo que te deja frito. Todo lo demás es fácil si a la otra persona le pasa igual. El amor es así nunca se sabe cuando va a venir, y aquí viene a mi gusto de una forma lógica. Por lo tanto me parece una bonita historia de amor, es una pena que a Kate no le acompañe un actor con más empaque, más creíble, pues Leonardo, no me pregunten por qué, me recordaba con esa eterna sonrisa forzada a Chucky, El muñeco diabólico. Aún así buena historia de amor.

En cuanto a las escenas del desastre, aunque quizá se pasen en el metraje, me parecen bestiales. La recreación te pone los pelos de punta, durante todo el naufragio. Yo por lo menos me imaginaba en la situación y realmente debe ser algo escalofriante saber que seguramente la vas a palmar, verdaderamente espeluznante situación, si no poneros en sus carnes ¡Que miedo! Gran recreación, muy buenas imágenes, bastante creíble.

Sigo en spoiler aunque creo que no cuento nada muy relevante.
[Leer más +]
60 de 90 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El fontanero del Titanic.
-En directo desde la cubierta del Titanic. En estos críticos instantes en los que nos hundimos vamos a tratar de entrevistar al fontanero del barco… Nos dicen que es imposible porque está hasta el gorro de trabajo… ¡Ah! Aquí viene… Buenas noches ¿Cómo va el trabajo?
-Buenas. Pues mal… Esto no tiene arreglo, y encima mi ayudante me ha dejado solo, además, ya he dicho un montón de veces al capitán que como no me traigan más remaches, paso del tema. Así no se puede trabajar, pero bueno, seguiré con lo que se pueda hacer.
-¿Ve alguna posibilidad?
-Pero... ¿Qué se cree usted? ¿Qué esto es el escape de agua del grifo de una bañera?
-No, ya. Entiendo. ¿Qué le parece la actitud de los músicos? Hemos tratado de entrevistarlos pero preferimos dejarles que sigan amenizando el caos reinante, siempre es alentador pasar esta angustia con un poquito de música de fondo.
-Pues sí, y más si se trata de morir ahogados; aunque ellos ya van un poquito cargados...
-¿Qué le ha parecido la actuación de Leonardo y su chica, Kate?
-Fatal. Perdone que se lo diga tan claro. La historia de amor es como muy finolis, muy edulcorada. Demasiado evidente, es raro que una chica así se fije en un piernas como ese. La pose esa de los dos al viento en la proa nos lo han tratado de vender a toda costa, pero no. Cursi. A mi es que me va más el rollo natural como cuando me tiré a mi Jacinta, la primera vez, en el granero del pueblo.
-Es su opinión… Uy, perdone… La gente no deja de empujar. ¿Y el novio, Billy Zane...?
-El físico de ese hombre, frena, le hace a uno desconfiar. No sé si será el rabillo del ojo, no sé. Por eso en líneas generales, bien. Sí, sobre todo mostrando su mala leche.
-¿Y de los oficiales? Vamos a tener que terminar porque el agua ya nos cubre hasta las rodillas.
-No se preocupe. Hombre..., el oficial que se cuadra y se pega un tiro, sí es un acierto. Ése es uno de los logros de la trama. Ahí un 10, desde luego.
-Bueno, pues nos vamos a ir, más que nada por el equipo ¿sabe?
-¿Y no me pregunta por el guardaespaldas del novio? ¿Por David Warner? Él es para mi el de mayor valor de toda la lista de actores. Qué sobriedad. El mejor. Casi nadie se ha fijado, pero el tío se ha largado ya; tiene sus propios recursos, como dijo él mismo antes. Es un actor fabuloso. Gran parte del éxito es mérito suyo, por su labor policial y su mala ralea. Él y el novio son los personajes más sólidos del guión.
-Por último... ¿Y el aspecto técnico?
-Bien. Los efectos especiales perfectos. Extraordinario lo que ha montado aquí el señor Cameron.
-Nos vamos. Se despide de ustedes su intrépido reportero, Doug McCloure, que seguramente me recordarán por mis apariciones en la serie de El virginiano...
-Adiós. Yo voy a recoger y creo que me voy también.
[Leer más +]
70 de 111 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Crítica nº 205?. Seré feliz con que solo una persona la lea... (Homenaje a vermont)
Ahora parece que hay que volver a defender esta obra maestra de los 90, como hubo que defenderla en su época, cuando los machitos de mi clase acusaban a la trama de “mariconada de amor” y a Leo diCaprio como “maricón mayor del reino”, pues vale, otra vez lo mismo. La cuestión no es intentar cambiar la opinión de quién la detesta públicamente, pese a que reconocen haberla vista varias veces a lo largo de su vida, aunque siempre argumentan lo mismo: “tenía que comprobar si era la misma mierda de siempre”. La cuestión es hacer ver que con esta película se revelan los fantasmas de inmadurez y contra corrientes sin datos con la que nos aburríamos hace diez años, porque no renuevan el discurso, aunque si ostentan más pelos donde la espalda pierde su nombre y gana vergüenza.

Voy a volver a intentarlo:
La historia es, sencillamente, perfecta. Me suelo partir el culo dos de cada tres veces que se dice que es una mierda. La única vez que no me parto el culo es cuando, por razones del duro día a día, tengo bajo mínimos la autoestima, por lo que no siento la autoridad de mis palabras, usadas, dos de cada tres veces, para cuestionar los planteamientos del resto.
De la “mierda” de historia del Titanic hay que puntualizar tres aspectos:
-1º) Lo real, sobre cómo el barco más famoso de la época se hunde en su primer viaje interoceánico.
-2º) Lo ficticio, sobre como una joven y atractiva pareja se enamora, casualmente, dentro del barco, con lo que su destino está subyugado al fin del navío.
-3º) Como lo ficticio y lo real acaban vinculados en diversos aspectos de la historia, en donde se destaca la discriminación de clase propia de la época, perfecto argumento que promueve diversos detalles dentro de lo simulado y lo histórico.

La calidad del primer aspecto es indudable, todo lo relacionado con la “Historia” está tratado magistralmente, por su fidelidad y pasión, el buen uso del ritmo y la profusión de detalles e información. Supone una hora del film, más o menos, en donde sobresalen el capitán del barco y demás tripulación, junto con los efectos especiales que se utilizaron para montar y hundir el barco. Mejor no se podía haber hecho, esto es innegable, quién crea que puede mejorar lo ya hecho, que de un paso al frente con una nariz de payaso. Tres puntos.

El segundo aspecto es el que ha generado, y generará, mayor polvareda. La historia de amor entre Leo y Kate centra esta película, apoyados dramáticamente por la madre y prometido de ella, el amigo de él, más otros viajeros de importancia, principalmente, la gorda venida a rica.
El AMOR, en este caso con mayúsculas, es creíble y humano, porque se muestra complejo y aristado, ni superficial, ni fácil, cocido a fuego lento para que se solidifique a través de las generaciones.
Vemos un enamoramiento lógico entre un chico pobre asombrado por la elegancia de ella, y una chica rica desvencijada por la vitalidad y espontaneidad de él, tan impropia en el encorsetamiento de su clase.
[Leer más +]
44 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
NI TANTO NI TAN POCO
Tal vez mi crítica sobre esta celebérrima película quedará como la del que "no se moja" y, claro, en una película en la que el barco se hunde todo el mundo tiene que mojarse. Pero esto es realmente lo que opino:

Por un lado están las personas que idolatran este film y le ponen un 9 o un 10. A la fuerza tiene que haberlas, puesto que es una de las películas más taquilleras y galardonadas que ha existido.

Por otro lado están los que la odian y le ponen un 1 o un 2. Algunos de estos son vícimas de un "efecto muelle" y realmente no creen que la película merezca tan baja calificación, pero se la otorgan para compensar lo "sobrevalorada" que creen que está.

Mi opinión, tratando de ser objetivo, es que esta película está muy bien hecha. Sobretodo mis escenas favoritas, que son aquellas que muestran el lento y catastrófico hundimiento del gigantesco transatlántico (lo que podrían llamarse "las escenas de acción", llamadme superficial si quereis).

Entonces ¿por qué no le pongo más nota?

Porque, dejando de lado ese espectacular hundimiento y todo lo que acontece en esas escenas, esta es una historia romanticona y a mi eso no me gusta. Por muy bien hecha que esté a nivel técnico la película va de eso, de una parejita de enamorados....

Claro, por eso esta película les encanta a las niñas de 15 años con un lacito rosa en el pelo. Pero los que preferimos otras temáticas no nos entusiasmamos demasiado con la historia de amor que nos están vendiendo.

De hecho me interesaban más todas las subtramas de la película que la historia principal entre el DiCaprio y la Winslet. Ya sabes, el ingeniero y el capitán que deciden morir con su barco, el matón canoso que le tiene manía al DiCaprio y todo ese rollo...
[Leer más +]
39 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
“Esperar a vivir, esperar a morir... Esperar una absolución que nunca llegaría”. Regreso al Titanic
Comienzo citando lo que escribí anteriormente sobre la película, en la crítica que me publicaron el 15 de junio de 2007:

“Hace diez años que esta legendaria película empezó a arrasar literalmente con una inundación que no sólo se produjo en la pantalla. Es una de esas obras maestras que dosifican sabiamente todos los componentes que la convierten en un espectáculo enorme, astronómico, grandioso y que de paso se lleva nuestros corazones por delante.
Hay que destacar el "titánico" trabajo realizado para recrear el naufragio más sonado de la historia, aderezado con todos los ingredientes que lo hacen sublime.
Lo más sobresaliente es su fotografía prodigiosa y detallista, en la que no sólo impresionan unos efectos especiales de infarto, sino la forma de mostrar la acción, la tensión, el pánico, la hipocresía, la alegría de vivir, la lucha por la supervivencia, la resignación, el valor, la fortaleza, la cobardía... Y, de manera especial, las terribles injusticias de las diferencias de clases, en las que las personas de clase alta tenían más derecho a vivir que las de clase media o baja... Vemos con desgarro cómo todo se derrumba, mientras muchos están sentenciados a sufrir una muerte horrible o a perder a quienes más aman. Todo el resto del apartado técnico es igualmente titánico. La banda sonora de James Horner, en especial, es estremecedora, evocadora de unos tiempos de autocomplacencia por los agigantados avances tecnológicos, pero también de la cualidad imperecedera y universal del amor, de las horripilantes tragedias humanas y del homenaje a una naturaleza poderosa que nunca se somete a la arrogancia del ser humano.
Esta película marcó una era en el cine, se convirtió en referente del cine más épico e ideado para sumergir al espectador en un aluvión de sensaciones.
Las actuaciones tal vez no sean sobresalientes, pero le reconozco mucho mérito a Kate Winslet (la gran estrella de la película).
No se le puede negar que nos proporciona tres horas de absoluto entretenimiento en las que nada sobra y todo está muy bien distribuido. Tanto su primera mitad, en la que se presenta el barco como entidad propia en la que se despliegan los vaivenes de los protagonistas y diferentes estilos de vida acordes con la posición social. Y la segunda mitad, en la que se desencadena la tragedia y el sálvese quien pueda. Ideada para complacer a los espectadores que se dejen seducir sin trabas por su arrollador encanto.
Por mi parte se merece un 10 rotundo, y reconozco que la he disfrutado bastantes veces y que nunca pierde la magia con la que me cautivó por completo.”

Con perdón del tochaco, a continuación añado este nuevo comentario a raíz del reestreno:

Oportunismos los hay a patadas. Pero bienvenidos sean algunos. Cameron ha ganado muchos millones contagiando al mundo entero su pasión por el Titanic y se permite reestrenar en 3D la película que lo consagró. A sacar más dinero, claro. Y en qué mejor ocasión que el centenario del naufragio.
[Leer más +]
27 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Celine Dion ya lo contaba (o cantaba) todo en la canción…
[Aquí la Celine expresa que el único deseo de James Cameron era ganar el Oscar]

Every night in my dreams
I see you. I feel you.
That is how I know you go on.

[Aquí la Celine expresa que el único deseo de James Cameron era ganar el Oscar]

Far across the distance
And spaces between us
You have come to show you go on.

[Aquí la Celine expresa que el único deseo de James Cameron era ganar el Oscar]

Near, far, wherever you are
I believe that the heart does go on
Once more you open the door
And you're here in my heart
And my heart will go on and on
.
.
.
.

… Y en el resto de la letra Celine expresa… que el único deseo de James Cameron era ganar el Oscar (o varios porque también ejerció de productor y montador).
Cosa que se confirma porque este señor no ha vuelto a dirigir ningún largometraje que no sea documental y si prepara algo es porque: I) Estaba contado la infinidad de billetes que recaudó II) No le gustó que “El Señor de los anillos: el retorno del rey” le igualase en número de Oscar en tan poco tiempo III) Tiene que conseguir pasta para pagar el futurible divorcio de su quinta mujer.

…………………………………………………………

La canción fue una auténtica tortura (por repetición constante en todas las emisoras y medios), como la duración del engendro comercial y los litros de agua que desperdiciaron en el rodaje, que provocaron que muchos nos meásemos vivos durante la proyección – y a los que teníamos entradas en el centro de las filas se salas abarrotadas nos jodimos vivos, aumentando el martirio –
¡Vaya desperdicio de agua!
¡Con la sequía que hay en algunas partes del mundo!
¡Vaya desperdicio de Oscars!
¡Me meo con sólo recodarlo!

En definitiva, taquillazo histórico para un blockbuster inflado y premiado hasta la extenuación.
[Leer más +]
237 de 454 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La peli con la que James Cameron se rió de todos (Y nadie tituló su crítica 'My heart will go on')
Un día llegó el genio del Jaime Camarón y se dijo: «Como siga haciendo pelis de ciencia ficción y de tiros con muchas explosiones, no me voy a comer un rosco en los Oscar por muy la hostia que sean». Entonces decidió cambiar de aires y lanzarse a por lo que tantos ansían y muy pocos reciben, y normalmente inmerecidamente, pero... ¡qué demonios, es todo un reconocimiento! No hay mejor carta de presentación que decir que has ganado un Oscar.

Entonces se fue buscando por la enciclopedia GEL a ver de qué hecho histórico se podía sacar una historia así para todos los públicos. Vio lo del Titanic y le flipó (de verdad, porque después se ha liado con documentales y tal y ha estado 10 años sin dirigir nada, y lo que es ahora pues... aún le queda a su nuevo proyecto). Entonces pensó: «Las pelis cortas no se comen un rosco, así que yo hago algo largo de cojones, como que me llamo Yahvé... o sea, James». Como sabía que 3 horas de un hecho histórico sería un coñazo, metió, como genio de la acción que es, una hora realmente espectacular con unos efectos especiales de caerse de culo. Y como el mar estaba muy salado y muy frío, pos metió también la historia de amor más azucarada y apasionada que se le vino a la cabeza. Aderezó con la canción romántica por antonomasia desde entonces, y voilá, triunfó como él sabía que lo haría.

Vamos, que el tío consiguió un pastel de historia de amor de 3 horazas que llegaba a gustar, pero como ahora nos metemos con toda la comida que no sea vegetal, pos la ponemos a parir. Si es una hamburguesa, engorda y provoca trombos ahí en los vasos sanguíneos, y si es Titanic, provoca diabetes. Pues bueno, yo no me engaño, a mí me encantó cuando la vi por primera vez, tan gonita y tan espectacular, tan épica. Y aún la sigo viendo y aunque el impacto no es tan tremendo y noto su almíbar ahogando a la tripulación, me sigue entreteniendo de lo lindo.

Qué se le va a hacer, yo me dedico a comer lo que es rico pero no sano.
[Leer más +]
72 de 124 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Y en eso llegó el iceberg
Cecil B. DeMille decía que una película tiene que comenzar con un terremoto e ir a más. En esta no hay terremoto; pero sin duda DeMille la hubiera firmado sin que le temblara el pulso. La tragedia que relata es sabida; de hecho el cine ya se había acercado en otras ocasiones a ésta, pero sin duda esta versión es la definitiva, la inalcanzable.
El acierto de Cameron está en entrelazar lo conocido con una historia de amor que nos permite estar en ese trágico escenario desde el mismísimo inicio hasta su inamovible final. Esto le lleva a manejar dos películas a un tiempo que se funden como una sola, en un equilibrio perfecto. Por un lado, todo el componente grandioso que conlleva el universo de este famoso hundimiento; por otro, la apasionante historia de amor, de un amor casi adolescente donde todo cabe: idealismo, utopía, sueños; pero que también tendrá que enfrentarse no solo a la catástrofe, sino a esa sociedad engalanada, avariciosa y ávida de poder que está magníficamente representada en los “malos” de la película (Frances Fisher, está prodigiosa). Esta magnifica comunión está presente a lo largo de toda la película. De una colectividad tan enorme como la presente, Cameron consigue relatarnos un montón de historias que no dejan de conmovernos pues todas parten hacia ese destino final. Lo colectivo y lo individual, lo íntimo y lo público, lo grande y lo pequeño encuentra acomodo en esta obra maestra, pues su triunfo no es tanto por la aparatosidad de la propuesta, sino por la fuerza y sentimiento con la que está narrada esta tragedia que no es tan maniquea como se pretende. Una muestra de esto es ver cómo presenta ese mundo dividido en clases, en feudos propios con sus ritos y aspiraciones (su descripción de la burguesía es netamente buñueliana). En ese sentido, Cameron consigue hacer del accidente una situación altamente simbólica, no sólo del tiempo que relata, sino de este presente en el que aún hundiéndose el barco la avidez y el egoísmo siguen igual de fortalecidos.
Otro acierto son los fx. Impecables en este caso, pero que aún así, y eso sí que es meritorio, no consiguen tragar toda la gama de emociones que se vive en esos dramáticos momentos.
En el reparto se situaría mi único “pero”. Winslet está magnifica, pasando de la contención exigida a una dama de esa época a la luchadora infatigable de la parte final. Sin embargo, DiCaprio... Es cierto que enamora, que su presencia en la pantalla llena; pero cuesta llegar a ver en ese “ángel” a un duro chico de la calle; creo que sería mejor un actor con una pinta más golfa (siempre pensé en Brad Pitt). Los demás, excelentes en cada una de sus interpretaciones y asombrosamente parecidos a los personajes reales que existieron. Esa es otra de las virtudes, la reconstrucción fidedigna, extremadamente documentada, de un tiempo que se pudre entre las aguas.
En definitiva, una película magníficamente narrada, con todos los elementos soberbios y el tono de buen cine que encontramos en los clásicos.
[Leer más +]
65 de 110 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
PUES SÍ... IGUAL QUE EL BARCO, LA PELI TAMBIÉN SE HUNDE
No voy a negar que a mí me gusta, me entretiene. Se deja ver desde una distancia superficial y vaya, que sí, entretiene. PUNTO.
Me gusta la estructura cambiante, peli de amor, peli de aventuras, peli de catástrofes... Le da muy buen ritmo, lo que hace que el metraje algo excesivo no se acuse en demasía.
PERO, si esta fuese la obra maestra que algunos pretenden, el colosal James Cameron no hubiese pasado por alto cosas como estas: (No sé si pasar a spoiler, porque esta la ha visto todo el mundo. Bueno voy)
[Leer más +]
39 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
James Cameron logra un Titanic "insumergible"
Acudí a verla por vez primera en pos de ver detalles sobre uno de los peores desastres marítimos de la historia y sin duda el más famoso. James Cameron te aseguraba buenos efectos especiales, pero lo más sorprendente fue encontrarme con una buena historia, más de 10 años después, vuelvo a verla y confirmo que lo mejor de la película es su excelente argumento. Fácil es comprobarlo, pregunte usted a cualquier persona que le hable de la película (casi todo el mundo la ha visto) y verá como todos le hablan de Jack y de Rose, de escenas de su relación, o de lo que sintieron en el desenlace. Esto demuestra la fuerza de la historia, ya que hacer una película basada en hechos reales y que la gente recuerde más los ficticios es un gran logro.

Las curiosidades del Titanic que siempre han llamado mi atención o me han parecido interesantes son:
- De un total de 2.224 pasajeros sólo se salvaron 705, con los botes salvavidas llenos hasta su máxima capacidad, se podían salvar 1.178.
- El 75% de la tercera clase pereció.
- El barco en el último minuto logró evitar el choque frontal, con el que seguramente no se habría hundido, es más, habría sido capaz de llegar a destino, muy dañado, pero tal vez con muy pocas o ninguna baja.
- Aunque siempre se ha mencionado una supuesta mala calidad del acero empleado en su construcción, hoy se ha demostrado que esto no es del todo cierto, el 90% de los barcos de la época eran construidos con el mismo acero, que sí bien hoy en día no superaría las rigurosas pruebas de calidad, en 1912 era un material más que aceptable.
- El Carpathia, fue en rescate del Titanic al cual avisó que llegaría en 4 horas ya que estaba a 58 millas de distancia. Pero el SS Californian, un buque de transporte al mando de Stanley Lord, estaba a menos de 10 millas y tenía al Titanic a la vista, pero desconectó el telégrafo inalámbrico debido al pésimo trato dado por el telegrafista del Titanic 10 minutos antes del choque. Stanley Lord desestimó las muchas señales visuales luminosas enviadas por el barco condenado y no tomó parte en el rescate.

- En 1898, 14 años antes del naufragio, Morgan Robertson publicó Futility, or the Wreck of the Titan. Un libro sobre “Titan” un barco invulnerable en el que viajaban gente rica y despreocupada, el barco choca en una fría noche de abril contra un témpano de hielo en el Atlántico Norte, y no habían suficientes botes salvavidas para todos los pasajeros. Zarpa en su viaje inaugural desde Southampton y además de hundirse en el mismo mes del año que el Titanic, el Titan tiene casi el mismo peso, longitud y capacidad de pasajeros que éste. ¿Coincidencia?

- El capitán del Titanic se dirige a los pasajeros del barco:
Damas y caballeros les tengo una buena y una mala noticia, ¿cuál les doy primero?
Y los pasajeros responden: ¡La buenaaaa, la buenaaaa!
Y el capitán dice: Pues la buena es que nos vamos a llevar 12 Oscars.

Dr.Juventus
[Leer más +]
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El documental más caro y rentable de todos los tiempos
Durante mi infancia, vi una película un sábado tarde llamada "La última noche del Titanic", y me impresionó profundamente, en especial la escena del hundimiento. Se me quedó tan indeleblemente grabada la escena, que estuve meses y meses dibujando barcos con cuatro chimeneas hundiéndose en el mar... Mi sed de conocimientos por el Titanic había comenzado.

Quince años más tarde, durante mi época de facultad en Barcelona, fui a ver "Titanic" con unos amigos a una sala situada en la Avenida Diagonal en Barcelona, de cuyo nombre no puedo acordarme. Para un apasionado como yo de la historia macabra del navío más gafe de todos los tiempos (tengo en mi casa un libro del científico Glenn Ballard, el descubridor de los restos del Titanic, regalado por mis padres por Reyes), asistir a tan monumental despliegue de medios creado a base de talonario no tenía precio y me tenía que arriesgar a sufrir bajo mis carnes una posible decepción inherente a las superproducciones pasadas de rosca: "Cleopatra" o "Waterworld" fueron dos ejemplos claros.

Me pasé la película sin pestañear, pero no por la historia de amor, que francamente me la traía al pairo, sino por la pirotecnia de medios técnicos, efectos especiales, detallismo y perfecta documentación. Recadito rotundo para los amantes del ordenador para todo: fue carísimo construir un Titanic a escala natural, pero el dinero se recuperó con creces porque las escenas se veían mucho más reales y trabajadas que con un Titanic poligónico y pixelado. Y la gente no es tonta y se da cuenta de cuándo una cosa está currada y cuando no -> (Episodios 1,2,3 de Star Wars)...

Le tengo que poner un DIEZ, a pesar de que mis convicciones estén rechinando un poco...

***************************

Anécdota en el cine:

Se oyen, a la hora y media de metraje, unos ruidos en medio de la sala de un hombre talludito que está comiendo palomitas o patatas fritas de una bolsa "SCHR - CHKKKR - CHK - CHK ..."

Otro hombre talludito vocifera, justo después de la escena de la simulación de vuelo en la proa de Jaco y Rosa:

- "¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ESA PUTA BOLSAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!"

Al primer hombre se le pasó el hambre en un santiamén, porque no se le volvió a oír.

Imagínense lo absorbido que estaba el público por la película, porque normalmente siempre un 10% de los espectadores no hacen sino dar por el ojete con spoilers, ruidos, lloros, teléfonos móviles, besuqueos o chácharas...
[Leer más +]
25 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"¿Qué es el cine?"
El cine es emoción. El cine es pasión. El cine es tensión. El cine es bonito. El cine es amargura. El cine es abstracto. El cine es brillante. El cine es dulce. El cine es interesante. El cine es majestuoso. El cine es grandioso. El cine es suculento. El cine es sublime. El cine es exquisito. El cine es arte. El cine es cruel. El cine es deslumbrante. El cine es magnífico. El cine es luminoso. El cine es...

¿Qué es Titanic? (Ver definición de cine)

Titanic es cine en su mayor esplendor. Es una declaración de sentimientos hacia el cine para siempre.
[Leer más +]
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo