arrow
9
Su gran acierto
Hay una cualidad de Black Mirror que es necesario destacar por encima de todas las demás. No se trata de lo imaginativo (o más bien predictivo) de sus capítulos. No se trata de esa magistral manera de poner en escena una historia completamente nueva y cerrarla perfectamente en tan solo una hora. Ni tampoco es su capacidad de enganchar al espectador a cada capítulo y entre temporadas esperando a ver qué se ofrece.
El mayor acierto de esta serie es el momento en que ha hecho aparición.

Hay muchas series en el mundo, varias incluso puede que sean mejores que ésta, pero lo que ninguna puede afirmar con más seguridad que Black Mirror es que ha llegado en la perfecta época. Ni antes ni después. Black Mirror es la serie de la década de los 2010. La década plenamente sumida en la era de la tecnología (y de la información, hola "1x01, El himno nacional"), esta era en la que ya hemos acabado de asumir nuestra dependencia de Internet, en la que se nos hace raro salir de casa sin un smartphone en el bolsillo y en la era en que tener menos de tres de estos "espejos negros" (móvil, TV y PC como mínimo) en nuestras vidas está fuera de lugar para cualquier ciudadano medio.
Estas son las circunstancias de su llegada, y la serie lo sabe. Sabe que cada capítulo nos perturbará con sus problemas porque ya estamos de camino, y los espectadores somos conscientes de ello. Estemos al principio de esa larga travesía ("1x02, 15 millones de méritos") o ya con el sendero prácticamente recorrido ("3x03, Cállate y baila"), vamos de camino, y eso nos aterra.

Sin embargo, no todo es miedo al ver esta serie. Sus capítulos nos pueden dejar también una cierta esperanza, implícita en el argumento (todos sabemos a qué capítulo me refiero, a día de hoy) o en forma de reflexión. El camino de la ciencia-ficción es un itinerario que vamos a recorrer, somos seres humanos y debemos satisfacer nuestra curiosidad y saciar nuestra sed de superioridad, pero quizá esta serie nos ayude a ver de qué formas mejor no hacer las cosas.

Quizá esta serie nunca ha pretendido ser entretenida, un divertimento. Quizá su objetivo es poner la voz de alarma. O quizá solo pretende ser una muestra de la buena televisión que se está haciendo precisamente ahora, en esta época. Quizá es simplemente una mezcla de las tres cosas lo que hace que Black Mirror sea

la perfecta serie, en el momento perfecto.
[Leer más +]
61 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Mañana puede ser verdad
¿Qué se puede decir de esta serie? Muchas cosas. Cada capítulo es independiente del resto, y genera tal cantidad de debate y de polémica que menos mal que es independiente. Si se quisieran ligar cada uno de los capítulos seguro que no quedarían tan fuertes y tan interesantes como lo son actualmente. Si usted, querido lector, no se ha acercado a "Black Mirror" le aconsejo que piense si es aprensivo o no. Si le gusta pensar y sobre todo ¿le interesa sentir esa sensación de malestar cuando le cuentan una verdad incómoda y sabe que sus actos podrán marcar que se cumpla o no? Si se atreve a todo eso, vea la serie. Puede verla como yo lo hice, por capítulos sueltos, dependiendo de si me llamaba o no la atención el argumento (al final me vi todos), o puede seguir el orden de la serie. Sea como fuere, va a entrar usted en un mundo muy negro y oscuro.

Además de la advertencia, he querido hacer esta crítica (reseña), para decir que esto ya lo hicimos en España hace mucho tiempo en la serie "Mañana puede ser verdad". Una serie donde se ponía un futuro distópico en el que el ser humano había llegado a una pesadilla que llamaban existencia. Desde la magnífica NN23 hasta "El Asfalto", cada una de las historias hablan (no tan oscuras y desalmadas como "Black Mirror") de lo que puede ocurrir si seguimos así. Amigo lector, si quiere, le aconsejo que se acerque a la serie "Mañana puede ser verdad" del gran Chicho Ibañez Serrador
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Solo 4 críticas? ... no puede ser...
¡Por favor! Tiene que ser una broma.

Una cosa es que estadounidenses, españoles o hasta a marcianos no gusten de series o argumentos de la UK.
Y otra muy diferente es que no sepan apreciar joyas, lo que son algunos capítulos de esta serie.

No todos sus capítulos son ni de 8. Pero hay varios de 10, un 10 sólido. En todos los sentidos.

Yo les recomiendo sin duda ver:: "El Himno Nacional". "Blanca Navidad" y "San Junípero".

Creánme, no se arrepentirán de ver esos 3. Cronológicamente Temporada-Capítulo: 1-1. 2-4 y 3-4.
Y espero ansiosamente los de la Temporada 4 desde el 29 de Dic del 2017.

Saludos cordiales!!!

Leonel
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Si no existiese alguien tendría que inventarla
En una época en la que las series se acercan a las grandes producciones cinematográficas, Black Mirror es una de las que consiguen sobresalir.

Muchas veces el éxito más que un gran guión, banda sonora o un puñado de actores conocidos, consiste, simplemente, en realizar una serie o película sobre el tema adecuado en el momento preciso. Series como Friends o películas como Regreso al futuro son ejemplos de como ser el pionero en plasmar de forma grandiosa e innovadora, un tema con el que conectar con el público y pasar a la historia. Es en este marco donde radica la grandeza Black Mirror, ya que es la primera serie que aborda el desarrollo de las nuevas tecnologías, y los efectos que estas conllevan. En una serie pionera que refleja una realidad futura que asusta pero está más cerca de lo que pensamos.

Por otro lado, el hecho de que no haya conexión entre capítulos, lejos de estrangular la trama iendo contra el principio de toda serie de enganchar a los telespectadores con un argumento y personajes que evolucionan, consigue mantener la tensión con cada capitulo nuevo. Algunos mejores que otros pero ninguno te deja indiferente.

Serie bien producida que desde luego ha sabido reinventarse con cada una de sus tres temporadas. Seguramente uno de los secretos de su popularidad es esa mezcla entre ciencia ficción y terror sin abondar ese punto de realidad que asusta a al vez que sorprende. Consigue crear una tensión adictiva abordando temas actuales de manera ingeniosa, usando un ritmo narrativo bueno con giros argumentales que, desde luego, no te dejan indiferente. Si no existiese alguien tendría que inventarla.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Mírate en el espejo y dime qué ves", pero entonces, el espejo negro se rompió
En Filmaffinity es más difícil que tu crítica llegue a la gente si se alaba mucho a un producto. A veces (y es de las pocas pegas que tengo con la página) se valora más cuando alguien va a “matar”, lo que encuentro absurdo pues sinceramente creo que el cine está para disfrutarlo, no para cagarse en él.
Sé que mi opinión sobre Black Mirror no llegará a demasiadas personas. Ya he publicado anteriormente la crítica aquí y ha sido tristemente ignorada. Sin embargo, me encanta compartir mis opiniones, sobre todo si son sobre algo que me gusta más de lo normal. Es muy, muy satisfactorio que mis desvaríos sean leídos, incluso si no son compartidos (eso es lo de menos). Así que por eso, seguiré intentándolo.
Soy consciente de que no aportaré nada nuevo; mi única intención es que si tú que me estás leyendo, no has visto aún Black Mirror, vayas corriendo a ello nada más terminar esto.

La serie es diferente. No sigue una trama lineal ni continua, se basa en capítulos autoconclusivos sin relación. Cuentan con personajes diferentes en versiones del mundo diferentes. Esto le permite centrar cada historia en aspectos concretos, tiene protagonistas de todos los géneros, colores u orientaciones sexuales, y explora una infinidad de conceptos sin estar sometida a límites convencionales.

Sin embargo, a pesar de lo dicho, la serie sí posee una temática común: la psicología humana y cómo esta se ve afectada por los avances tecnológicos de una sociedad que no para de evolucionar para bien... o mal
Black Mirror siempre es genial en cualquier aspecto, sin importar el tipo de episodio. Los personajes están definidos de forma magistral, los diálogos son inteligentes y el desarrollo impecable. Pero lo mejor es el mundo inventado donde se desarrollan los acontecimientos: originalidad y complejidad irán de la mano para crear sociedades creíbles. La acción tomará lugar en el mundo actual o uno de ciencia-ficción pero realista, que predice con desconocida pero aparente exactitud una sociedad futura donde reinan los excesos y la exageración, creando una sátira perfecta de nuestro mundo y advirtiéndonos de que por muy remoto que parezca ese futuro tan "descabellado", bien podría ser el nuestro. Y aunque estoy mencionando unas cuantas características increíbles, aún no he llegado a lo mejor de Black Mirror. Te presento aquellos que yo considero sus pilares básicos:
la crítica certera, la empatía, la reflexión y el impacto.

El guión alcanza la perfección por su crítica de la sociedad humana contemporánea. Se vale de mensajes obvios pero muy contundentes para imprimir sus ideas. Por encima de todos, su mayor acierto ha sido el momento en el que ha sido lanzada (como ya se ha señalado en más críticas).
Esta visión se expresa a través de tópicos no explorados anteriormente, las cosas que están pasando hoy día y no habían pasado antes: lo virtual cobra más valor que lo real y la tecnología se está haciendo cada vez más con nosotros. Nos controla y saca a la luz algo que siempre ha estado ahí: nuestro lado más oscuro.
Black Mirror explora los recovecos más retorcidos y funestos de la mente humana, tanto individualmente como de forma colectiva, y lo hace con una certeza tan tajante que me asusta y me inquieta más que cualquier otra película de terror. No teme ser polémica ni censurarse en absoluto: va directa a tocar tu moral y hacerte reflexionar. No pretende hacerte pasar un rato inofensivo. Es un ataque hacia todo lo que nos rodea, que acierta de pleno y nos deja hundidos. La serie quiere que reconsideremos nuestros principios y la dirección que el mundo está tomando, porque ninguna de las opciones que nos presenta parecen "un sueño hecho realidad". En ellas se nos muestra cómo sería la humanidad si alcanzáramos todas las metas que ansiamos ahora, y os aseguro que no hay sitio para la esperanza.

Para crear dilemas morales recurre a la empatía básica que nos permite ponernos en el lugar de los demás. Hace pasar a los personajes por las más depravadas y reales (lo más terrorífico) situaciones. Una de las cosas que hace de Black Mirror única es que no nos sitúa en el lado típico de la moral: nos muestra la otra cara de la moneda, logra que nos sintamos mal por el destino de personas despreciables con el fin de cuestionarnos muchos de los hipócritas valores actuales. Al espectador no le queda otra que tratar de imaginar qué haría en la situación de los protagonistas, y suele ser algo tan jodido que le impactará y acompañará en sus más profundos pensamientos.

Charlie Brooker no recurre a la gastada estrategia de hacer que el espectador lo pase mal para que al final se solucione todo el lío y te nazca una forzada sensación de esperanza vacía. Los finales (a veces hasta los episodios completos) suelen ser totalmente desgarradores. No dejarán indiferente a nadie.
Bien podremos presenciar plot-twists magníficos o los más macabros dilemas cuyas resoluciones atentarán contra nuestras creencias. Ver esta serie me duele. Puede ser muy desagradable, pero no por su contenido gráfico, sino por lo que el guión sugiere... y por eso es de mis favoritas.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una de las mejores series de la historia
Poco más cabe decir sobre Black Mirror.
Es una de las mejores series jamás hechas, seguramente. Solo cabe darle las gracias a Charlie Brooker por haber creado una ficción que hable tanto y tan claro sobre las miserias humanas y nuestra relación con la tecnología, la que es ahora y la que podría ser en el futuro. Grandísimos actores, mucha tensión, ritmo, banda sonora perfectamente escogida, tono trágico y guiones originalísimos y perfectamente desarrollados.
Gracias, Charlie Brooker. Gracias por hacernos disfrutar tantísimo.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El sonido de la incomunicación
La serie me parece sobre todo interesante, quiero decir que le doy un 7, pero la media, para mí, sería una puntuación algo más baja, y solo he visto las primeras tres temporadas, a la espera de la próxima aparición de la cuarta.

No nos encontramos en Black Mirror con una misma historia que se prolongue en el tiempo, a la que seguir capítulo a capítulo, sino con distintas historias, y distintos personajes y tramas, unidas, eso sí, por elementos comunes, fundamentalmente el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación y la imagen, proyectadas en la sociedad de manera distópica.

Hay capítulos, o historias, muy flojas, frente a otros capítulos verdaderamente buenos, algunos memorables. Para mi gusto, de la primera temporada: "Toda tu historia", de la segunda: "Ahora voy" y "El momento Waldo", y de la tercera, y las que más me han gustado: "Caída en picado" (esta es magnífica), y "San Junípero", quizás la mejor de todas.

En todas las historias se plantea el tema de la comunicación, y el desarrollo de las nuevas tecnologías, desde un análisis futurista y verosímilmente futurible - menos que desde la ciencia ficción -.

Si las comunicaciones se asocian con las ideas de acercamiento, aproximación, entendimiento, etc... entre las personas, la paradoja es que el resultado que nos plantea Black Mirror es todo el contrario.
La imagen, la imagen que proyectamos, lo más superficial, se convierte en el nuevo orden de socialización: todos espían a todos, todos fingen, actuan, representan una máscara, todos temen a todos... y todos fingen ser felices en un panorama de profunda infelicidad.

No son ideas nuevas (nos sonarán a todos.... desde "1984" - aunque no específicamente por el tema político -, "Un mundo feliz", etc, etc...)

Lejos de unir, las nuevas tecnologías de la comunicación y la imagen, hacen a las personas enemigas, desconfiadas, más competitivas, menos empáticas.... y, sobre todo, las convierten en esclavas de sus "interfaces", de sus apariencias virtuales.
A esto va unido, una profunda soledad y el aislamiento de cada personaje.
Si bien, las nuevas tecnologías - para esto se supone que están hechas - hacen que todo sea mucho más fácil, el resultado no sólo es el inverso, sino que es nefasto.

He resaltado algunos capítulos, aunque en todos hay algo que nos deja pensando, pero por su calidad, por la propia historia, creo que "San Junípero" es la más redonda.
A mí me ha gustado mucho, también, "Caída en picado".... ese mundo color pastel... el gran papel de la actriz protagonista - Bryce Dallas Howard - y el sentido del humor (del que carece la serie en general)...
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Metalhead está injustamente infravalorado
Me van a llover negativos por esto pero vista la cuarta temporada mis episodios favoritos son Hang the DJ y Metalhead. El primero me ha parecido una maravilla y del segundo me ha sorprendido ver tantas críticas negativas cuando me parece un capitulazo que si habéis visto Llega de Noche sabréis por qué lo defiendo. Por otra parte, los más flojitos para mí serían Arkangel y Cocodrilo porque creo que éste último abusa demasiado de los ex deus machina. En general, coincido con un artículo que decía que esta temporada se mueve entre la traición y la esencia de la serie. Y por supuesto, me ha encantado leer vuestras opiniones aunque no esté de acuerdo en Metalhead por ejemplo pero la gracia está en que cada uno tenemos un gusto diferente.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una serie no tan alegada de la realidad
Es ya muy poco visto en los últimos tiempos algo que cuestione la funciones de nuestro nuevo sistema, aunque no es nada nuevo el tipo de formato que Black Mirror muestra. Aun así la convierte en una serie que es de las ultimas que de verdad me ha sorprendido en un muy largo tiempo, esa libre expresión de exponer el terror cibernético el tema IA los peligros de la biotecnología el régimen Orwelliano que no están nada fuera de nuestra realidad, son expuestos en cada episodio acompañada de cada tema mundano. Pero también expone al mismo espectador la perdida humana por el nuevo mundo tecnológico que deja una reflexión. es todo como una demanda de una falsa evolución al control cibernético.

Claro que la serie parece mas tenderse por el horror con estos temas y por ellos exagerar la tecnología para llevar mas intriga para ver mas, también repite en algunos episodios en cliché de las paradojas y llevar un humor no muy bien cuidado. pero de una forma funciona. Por ello no la culpa solo baja un poco su perfil.

Pero el formato es llevado con prudencia para resaltar mas lo obvio de los temas que como digo no escapan tanto al mundo actual, además no se siente como otra serie mas británica, eso la convierte en una serie especial del momento. Es recomendable.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
IV TEMPORADA
Reconozco que me he entretenido bastante con estos "Cuentos Asombrosos" (Amazing Stories), que tambien podian llamarse "Alfred Hitchcock presenta" que es en lo que se ha convertido "Black Mirror" en manos de Netflix. Las referencias a la tecnología y sus derivaciones positivas y negativas siguen estando ahí, pero más en el fondo, en un segundo o tercer plano en beneficio del entretenimiento puro y duro sin importarle en absoluto a los guionistas que haya una mínima base científica y con más agujeros en las tramas que un buen Gruyere.

Asi es que uno puede lamentarse o cabrearse por lo perdido o abandonarse y disfrutar, dejarse llevar por la cadena de violencia de "Crocodile", la parodia homenaje vintage de "U.S.S. Callister", la inevitable dicotomía sobre el grado de protección con los hijos de "Arkangel" (dirigido por Jodi Foster), la comedia romántica en manos de unas citas a ciegas muy programadas en "Hang the DJ", los cuentos "Creepy" de Black Museum o por último mi preferida, porque apuesta sin enmascaramiento por el más puro género de terror y consigue agobiarme bastante, "Metalhead" dirigida por David Slade.
Se hace uso y abuso, casi como tema monocorde de todo tipo de manipulaciones cerebrales con una facilidad que produce sonrojo, todo lo contrario del variado elenco que se entregan con eficacia notable a defender cada uno de su más o menos increíbles personajes. El espejo oscuro se acaba convirtiendo en la tele de entretenimiento, como si fuera un capitulo más del antiguo Black Mirror para dar que pensar.

cineziete.wordpress.com
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Buenísima!!!
Después de 4 temporadas siguen manteniendo un nivel muy alto. Guiones muy buenos e historias originales. Mucha calidad. De lo mejor que hay actualmente. Además de ser innovadora y arriesgada al ser cada capítulo una historia independiente.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Y si si ,,,,
Más que una serie Black Mirror transciende el concepto de serie por esas historias individuales y a la vez complementarías,habiendo capítulos completamente de culto. Esta cuarta temporada mejora lo visto hasta entonces, que no es poco decir, aviendo capítulos de varias calidades sublimes ,muy buenos y buenos. Esta temporada más visionaria y cercana en el tiempo (mezclando tecnología y mal uso de la misma) que aveces con ese realismo puede llegar a asustar de pensar que puediera llegar a pasar. Brooker tiene cuerda para rato, y que no pare esa cuerda.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El futuro ha llegado para quedarse
A la hora de reseñar "Black Mirror" conviene deslindar las dos primeras temporadas de la tercera y la cuarta, con ese escalón intermedio que supuso el especial navideño "White Christmas" y considerando la compra de todos los derechos por Netflix en 2015 como el punto de inflexión. O de ruptura, según se mire.
Sin menoscabo de los varios guiños que, a poca atención que preste, un espectador medianamente avezado reconocerá, las historias independientes y autoconclusivas que componen la primera y la segunda ediciones —a mi juicio, mucho más representativas del sombrío espíritu de la serie— comparten unos mismos focos temáticos, tres concretamente, uno para cada uno de sus episodios: sistema político —"The National Anthem" y "The Waldo Moment"—, sociedad —"Fifteen Million Merits" y "White Bear"—, y relaciones de pareja —"The Entire Story of You" y "Be Right Back"—. Este último aspecto es el que mayores cuotas de inquietud alcanza a inducir, quizá porque basta fijarse en casi cualquier cena pretendidamente romántica de nuestros días para caer en la cuenta de que, salvando las distancias, tan preocupantes disfunciones comunicativas están ya sucediendo.
En efecto, el eje vertebrador —con Netflix o sin ella— es evidente: el futuro ya está aquí. No sólo eso, sino que ha llegado para quedarse. O sea que no hay vuelta de hoja. Y aunque no se trate de los infiernos de neón y lluvia ácida tan caros al hoy pleistocénico "cyberpunk", el del futuro-presente es un mundo muy poco amistoso. La exagerada proliferación de dispositivos electrónicos en general, y de pantallas en particular —éstas serían los “espejos negros” a que se refiere el título—, ha puesto en marcha un proceso deshumanizador cuyas consecuencias terribles nos pinta su creador, Charlie Brooker, con desoladora agudeza. Claro que, a tenor de lo visto y oído cada día en todos los ámbitos, es posible que sus agoreras predicciones hayan pecado de optimistas.
El turbador mensaje se nos entrega en un formato sumamente atractivo, con un diseño de producción impecable y de la mano de una nómina creciente de celebridades —sobre todo a raíz de que Netflix se metiera en harina—. Así, a bote pronto y hablando de memoria, vemos desfilar por los distópicos escenarios a, entre otros: Domnhall Gleeson, John Hamm, Oona Chaplin, Rafe Spall, Natalia Tena, Bryce Dallas Howard, Jerome Flynn, o Kelly Macdonald.
En cuanto a la tercera temporada, ésta supuso un giro hacia el espectáculo muy en la línea de Netflifx. Una inyección presupuestaria generosa siempre es de agradecer; no así el cambio de registro, que, me parece, no le sentó bien a "Black Mirror" en absoluto. El primero y el tercer episodios —"Nosedive" y "Shut Up and Dance"— lograban mantener el tipo, al tiempo que el segundo y el cuarto —"Playtest" y "San Junipero"— presentaban aún aspectos interesantes. No obstante, el quinto y el sexto —"Men Against Fire" y "Hated in the Nation"— eran tan convencionales que parecían trasplantados desde sendas producciones de serie B sin ninguno de sus encantos intrínsecos.
La cuarta entrega ha venido a confirmar esa pérdida de "punch" y una alarmante tendencia al "happy ending". Claro que, a fin de cuentas, y pese a contar su "portfolio" con joyas maquiavélicas de la talla de "Narcos" (ídem, 2015-Actualidad), Netflix no se caracteriza precisamente por la mala baba. No es HBO, vaya. De los seis capítulos que la integran, me parece que sólo "Hang the DJ" y la sonora bofetada a la sobreprotección materna que supone" ArkAngel" rayan todavía a la altura del proyecto original. La imaginería kitsch de "USS Callister", en exceso paródica, malogra un punto de partida muy sugerente: ¿qué pasaría si el eterno perdedor pudiera materializar su resentimiento con total impunidad?. Tanto en su frialdad nórdica como en sus abracadabrantes trampas argumentales, "Crocodile" remite por momentos a la absurda "Fortitude" (ídem, 2015-2017), tan prescindible que no debería constituirse jamás en referente para serie alguna. El episodio dado en llamar "Metalhead" es el producto, bizarro a conciencia, de cruzar a "Cujo" (ídem, 1983) con "The Terminator" (Terminator, 1984) en un mundo post-apocalíptico y porque sí. En la línea del antedicho "White Christmas", "Black Museum" se quiere una especie de versión a escala de la propia "Black Mirror" en su edad dorada, integrado por tres historias con el uso espurio de la tecnología como hilo conductor. Sin embargo, no tarda en tornarse predecible, al tiempo que el histrionismo de su protagonista Douglas Hodge frustra cualquier empeño que se ponga para tomárselo moderadamente en serio.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un retorno conservador pero genuino (Temporada 5)
La serie británica “Black Mirror” se erige como un siniestro y pertubador pronóstico, así como una fascinante y contundente denuncia social, sobre lo que está suponiendo el impacto y la relación que mantenemos con las nuevas tecnologías. Durante las cinco temporadas (de entre tres y seis episodios) y dos largometrajes disponibles (uno de ellos interactivo: “Bandersnatch”), Charlie Brooker, su creador, ha tenido ocasión de hacernos reflexionar sobre el cuestionable uso cotidiano que le otorgamos a la tecnología en forma de historias independientes autoconclusivas. Y es que “Black Mirror” es una serie que invita a un visionado pausado y reflexivo, lejos del fast food lúdico y copioso al que somete al espectador la plataforma Netflix (anfitriona poseedora de los derechos desde la tercera temporada). Desde el pasado 5 de junio está disponible la quinta temporada de tres episodios.

El primer episodio de esta quinta antología, “Striking Vipers”, supone una oda y homenaje a los videojuegos “Street Fighter” y “Tekken”, con escenas que harán las delicias de los fans de estos clásicos. Cuenta con la presencia, entre otros, de unos carismáticos Anthony Mackie (futuro Capitán América), Yahya Abdul-Mateen II (Manta en “Aquaman”) y una sensual Pom Klementieff (Mantis en “Guardianes de la Galaxia”). La historia invita a reflexionar sobre los vacios éticos y morales de potencial utilidad que se encuentran en el uso de algunos videojuegos, por parte tanto de desarrolladores avispados como de usuarios ávidos de satisfacer sus instintos más primarios. En ese sentido, plantea un debate sobre las futuras y novedosas dinámicas relacionales en ciernes y como tristemente pueden afectar y delegar a las que mantenemos en persona, en un mundo ya de por sí abierto a nuevos entornos de convivencia o sexualidades alternativas. El episodio más “Black Mirror” de los tres.

“Smithereens” (Añicos) cuenta con el aval de estar protagonizado por un sublime Andrew Scott, actor encumbrado por su papel de Moriarty en Sherlock. Episodio en forma de thriller que hace alusión sin rubor a lo tremendamente esclavos que somos de las redes sociales, llegando este hecho a condicionar de manera irreversible nuestras vidas. Como thriller resulta efectivo, y quizás pierda algo de fuelle al restar importancia en su mcguffin al por qué y cedérsela en su lugar al cómo, emulando una especie de carta abierta a algunos líderes de redes sociales a nivel mundial. Pese a todo, el episodio bebe de recursos y referencias ya vistos en otras temporadas, siendo por ello algo conservador en cuanto a creatividad. Atención a la aparición especial de Topher Grace en su retiro de desconexión tecnológica…

El último de los episodios, “Rachel, Jack and Ashley Too” es el más controvertido por, pese a mantener reminiscencias de la esencia de la serie, coquetear con la comedia al más puro estilo Disney, incluido un final tremendamente edulcorado y la presencia de agujeros de guión sonrojantes. Es por ello que su denuncia y crítica contra las discográficas queda algo desdibujada en su globalidad, pese a poder haber dado más de sí de no haber salpimentado el relato de un toque tan juvenil. Salvado este inconveniente, es un capítulo disfrutable pero no memorable. Miley Cyrus resulta el atractivo de mayor peso en una actuación convincente. Especialmente en su vertiente cortocircuitada de Ashley Too…

En cómputo global, se puede adolecer el que la serie de culto no haya vuelto con la contundencia de la primera temporada con aquellos tres gloriosos episodios, o con la ya mítica tercera temporada (nada de obras maestras como “San Junipero” esta vez…), ni con la fuerza y magnetismo de episodios de la cuarta tanda como el divertidísimo “USS Calister” o el delicioso “Hang the DJ”. Es lo que tiene una serie única como “Black Mirror”. Su propio rival a batir es ella misma. Eso sí que puede decepcionar a algunos fans. El resto, sumerjámonos en una serie que invita a una profunda autocrítica e introspección sobre qué coño estamos haciendo con nuestras vidas cada vez que nos relacionamos con los demás mediante la tecnología…

Más críticas: ocioworld.net
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
4ª temporada: vista
Me gustaría criticar (brevemente) cada uno de los 6 capítulos de la 4ª temporada, después de haberme pegado un maratón nocturno el día de su lanzamiento (sí, soy muy fan de esta serie). Pero antes, un par de cosas:
- La 3ª temporada me pareció mejor. No significa que la 4ª me pareciera una porquería, pero varios de los capítulos me parecen flojos, mientras que en la 3ª me quedé con la boca abierta al final de todas y cada una de las historias.
- Si no te apasiona BM pero necesitas una serie en tu vida ya o ya, recomiendo los capítulos "Hang the DJ", "MetalHead" y " Black Museum" por encima de los otros 3 de esta temporada.
Y ahora vamos a lo que vamos. Si no habéis visto los capítulos, no deberíais pulsar el botón de leer más, aunque tampoco destriparé las historias por completo.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Black Mirror (4ª Temporada) por Cine de Patio
A lo largo de cuatro años esta serie siempre ha buscado la originalidad en sus tramas con un mensaje social de fondo y una crítica al comportamiento humano en relación a las nuevas y futuras tecnologías. Dicha premisa parece haberse difuminado en esta última temporada que recicla en exceso ideas ya vistas en la propia serie o en ficciones similares, para contarnos algo relativamente nuevo que solo consigue sorprender moderadamente. Por ejemplo, los capítulos "Cocodrilo" y "Cabeza de metal", salvo por un par de detalles, podrían englobarse dentro de una serie más convencional, ya que son meros thrillers de estilos diferentes y ejecutados ambos de manera vistosa.

"USS Callister" y "Arkangel" sí que van más allá, y aunque los aparatos electrónicos que aparecen nos resultarán familiares, el mensaje de fondo que retrata la endiosada naturaleza humana es certero e incluso pone los pelos de punta. Pero sin duda los dos mejores episodios son "Colgar al DJ", con un planteamiento misterioso y que refleja con ironía una realidad social, y en mayor medida "Black Museum", que cuenta con mini historias dentro del propio capítulo, todas ellas tan innovadoras como estremecedoras, a la altura de los mejores episodios de la serie.

En resumen, siempre es un placer cruzar a través del espejo que refleja con mayor o menor atino u originalidad, la oscuridad de nuestro universo, y aún siendo esta cuarta entrega la más floja de todas, nos sigue dejando con ganas de repetir lo antes posible.

Puntuación de cada capítulo:
USS Callister: 6/10
Arkangel: 6/10
Cocodrilo: 5/10
Colgar al DJ: 7/10
Cabeza de metal: 4/10
Black Museum: 8/10

Puntuación de cada temporada:
Temporada 1: 8/10
Temporada 2: 8/10
Temporada 3: 7/10
Temporada 4: 6/10

Más mini críticas de series en cinedepatio.com
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una advertencia
La gran serie de la década e incluso de comienzos del siglo XXI, la obra que deja un fiel testimonio de nuestra época y que permite soñar al espectador con que no suceda la amenaza que Charlie Brooker intenta advertirnos capítulo tras capítulo y temporada tras temporada: que la tecnología, tal como profetizó Einstein, no nos termine de idiotizar. También se puede comparar, debido al componente moral, a "El decálogo" de Kieslowski e incluso al mejor cine de Bergman. El constante claroscuro entre humanización y deshumanización que vemos en cada capítulo juega con nuestra mente hasta retorcerla, obliga al espectador a ser crítico con su propia especie, algo mucho más necesario para la evolución humana que la tecnología. Más que una serie, una advertencia.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Crítica de la 4ºtemporada de “Black Mirror”
Vuelve Black Mirror y vuelve a contarnos historias que nos dejan boquiabiertos de lo muy cerca que estamos de esa realidad, pero ya lleva unas cuantas temporadas, sigue siendo igual de buena? ha bajado el nivel? Pues para ser sinceros tiene el mismo nivel pero con tramas algo más flojas, con algún capítulo que nos llama más la atención como Hang the DJ ya que es una aplicación para ligar y eso está muy presente en la época actual, siempre hay algún capítulo más flojo y otros que nos dejan con el ojete torcido, pero claramente esta temporada no ha sido tan fuerte para mí como las anteriores. Tenía el listón muy alto pero ha aprobado con buena nota.

https://juantfilms.wordpress.com/2018/01/22/black-mirror-4o-temporada/
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Charlie Brooker predice el futuro
Cuando vemos esta serie, que más en concreto deberíamos referirnos a capítulos individualmente por su singularidad, nos damos cuenta de lo jodidos que podemos llegar a estar en algún momento.
Da igual que veas Himno nacional, que La ciencia de matar, que Arkangel...siempre tienen toques de realidad distópica posible.
Puede que no lleguemos a poder rebobinar nuestros recuerdos aún, puede que no sea posible cualquier cosa, aunque podría llegar a serlo, y eso es lo verdaderamente terrorífico de todo esto...
Esta serie nos muestra la crueldad humana en todas sus formas y colores, aunque nos lo maquille lo suficiente como para que ni nos demos cuenta de que nos está retratando cuidadosamente.
Cada capítulo es una obra de arte y un regalo en paño de oro, aunque haya unos mejores que otros. Pero vale la pena sentarse enfrente de Netflix para ver, analizar, interiorizar, sentir y reflexionar cada capítulo. Hay que reducir y encontrar la tesis de cada regalo que nos ofrece Charlie Brooker. Hay siempre mucho más: guiños, señales, referencias, reflexiones; siempre mucho más.
La mejor serie.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
NO ENTIENDO LAS BUENÍSIMAS CRÍTICAS
Pues aso. No se porque le dan una puntuación tan alta. He visto los primeros 8 capítulos y no he podido más. Guiones absurdos que cuesta seguir por aburridos. Creo que las buenas críticas son debidas a que hace una crítica de como la técnica (no la tecnología, como suele decirse), pueden acabar avasallando al ser humano. La idea está bien, no me parece mal que tenga su crítica, pero lo que le pido a una serie es QUE NO ME ABURRA, porque si es así (como este caso), todas las buenas intenciones decaen.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo