arrow
9
Arte libre en toda su acepción.
Tras su relativo éxito en diversos festivales con “Attenberg”, Athina Rachel Tsangari regresa con esta relato críptico sobre el proceso ritual de iniciación de seis muchachas en una mansión aislada del resto del mundo en el archipiélago de las Cícladas, sometidas más o menos gustosamente a los designios de una figura diríase mitad materna, mitad pontificia.

En apenas treinta y cinco minutos, Tsangari entrega una obra que quizás por su naturaleza merece tener cabida más propiamente en museos y galerías de arte que en cines o televisiones. La directora griega recurre a la introducción de pequeñas animaciones intercaladas dentro de este cuento perverso y perturbador, dolorosamente bello, que cuenta entre su elenco actoral con la angelical Clémence Poésy (“Gossip Girl”, “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”).

Una ejecución finísima en la muestra de espacios, atmósferas y texturas y varios puñados rebosantes de imágenes apabullantes son las características esenciales en este mediometraje que bebe de numerosas fuentes: el surrealismo de la pareja Buñuel-Dalí, una carga poética visual simbólica que oscila entre Tarsem o el mismísimo Matthew Barney, la sensorialidad, complejidad y la querencia por el reverso oscuro de David Lynch e incluso la vistosidad y el arrebato de elegancia de Helmut Newton o Steven Meisel.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo