arrow
10
En el nombre de Giuseppe
Un 10 rotundo.

-Porque cada vez que me cruzo con ella me atrapa sin remedio.
-Porque el inicio es espectacular. Esos dos primeros minutos explosivos con el crescendo del magnífico tema de Bono me pone la piel de gallina siempre que la veo.
-Por un inmenso Pete Postlethwaite que construye un personaje inolvidable.
-Porque los interrogatorios de Conlon están tan bien escritos, rodados e interpretados que consiguen horrorizar al más pintado.
-Porque el duelo ardiente y silencioso de los presos, acompañado del You made me the thief of your heart de Sinead O´Connor, me conmueve hasta la médula.
-Porque Sheridan consigue, además de un guión soberbio, un relato absorbente que intercala el horror con la ternura dando como resultado un alegato tan brutal como humano que me estremece en el sentido literal de la palabra.
-Porque fue en ésta donde descubrí a esa maravilla de la naturaleza llamado Daniel Day-Lewis.


Emma Thompson "Creo que la palabra compasión debería ser borrada de nuestro diccionario".
[Leer más +]
201 de 221 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
En el nombre del PADRE, del HIJO, del ESPÍRITU SANTO, amen.
INJUSTICIA, nosotros no hemos sido, no estábamos allí, no podemos vivir "aquí".CRUELDAD, tu amigo, toda tu familia y tu os pudriréis en la cárcel. TERRORISMO, ha explotado una bomba en un lugar de Londres. IRA, son los 70 y el ejército republicano irlandés, siembra el terror en Londres.
Una justicia inglesa hipócrita, blasfema y maleable, cede ante los desagravios, crueldad y temor que el ejército republicano irlandés, conocido como IRA, provoca en la capital inglesa. Gerry (Daniel Day Lewis), simplemente es un irlandés más que es enviado a Londres por su padre debido a un enfrentamiento contra el IRA, no sabrá que a partir de ese día, su vida y la de toda su familia permanecerá en un destino de letargo, lleno de horror, crueldad y mentiras. Sentirá por fin, el calor del cariño, amor y fuerza interior que su padre desprende en el y que lo hará ser más fuerte. La esperanza de la libertad siempre será su amigo inseparable.
[Leer más +]
62 de 70 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
En el nombre de Daniel Day-Lewis
Formidable interpretación a cargo de un fabuloso Daniel Day-Lewis que, tras cada film suyo que veo, se va superando con enorme carácter y maravilloso porte. Aquí interpreta a un tipo que, tras ser acusado injustamente por un atentado que no cometió, es encarcelado junto con su padre y unos cuantos (supuestamente) implicados más, haciendo así que se nos muestre su faceta más agría, la faceta de un muchacho que, parece ser, hace mucho tiempo dejó de depositar su confianza en los demás, y ahora vive a su modo, alejándose de todos aquellos que en su día le reportaron algo o que ahora, sea por un motivo u otro, intentan prestarle ayuda, y ello queda demostrado en sus decisiones, pues siempre toma el camino impulsivo e incorrecto en lugar de escoger la vía más reflexiva y conveniente.

Pero decir que "En el nombre del padre" es sencillamente un relato tan crítico como corrosivo hacía nuestro sistema sería quedarse en los fueros, pues tras todo ello nos topamos con una historia de superación y perdón, una historia donde nuestro joven y aguerrido protagonista nunca ha sentido la calidez de su padre como él hubiese preferido, y esas heridas duelen como las que más.
Sentando esas bases, Sheridan elabora un relato sentido y eficaz sobre un padre que, a medida que pasan los años, va recuperando a su hijo gracias a las experiencias vividas dentro de la penitenciaría y nos muestra con altas cargas dramáticas la evolución de la relación entre ambos, desengranando minuciosamente una historia tan cruda como desgarradora.

Todo ello acompañado por una grandiosa Emma Thompson y la expresión serena de Postlethwaite, que borda su personaje, amen de una realización que no descuida ninguno de sus aspectos, ofreciendo una crítica que no peca de maníquea y un retrato que no cae en los excesos más sensibleros ni aun conteniendo algún que otro momento que, en manos de a saber quién, hubiese resultado fatal a la par que desastroso.

En definitiva, he aquí un ejemplo de como realizar cine comprometido y sentido sin arrastrarse entre las bajezas que cada día predominan más en el cine, y que sólo atienden a la lágrima fácil y los vagos estereotipos.
Chapeau por Sheridan al que, a ver si volvemos a ver con Lewis de nuevo, sería de agradecer, eso seguro.
[Leer más +]
54 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una película indiscutible
Hablar de "En el nombre del padre" es hablar de un extraño fenómeno. Es hablar de una película alta y explícitamente crítica, que consigue transmitirte el sentimiento de indignación que provocan los hechos reales en los que están basados pero que también cuenta con un alto nivel artístico, tanto a nivel de realización como a nivel interpretativo y por si fuese poco consigue que su excelente guión te absorba completamente en la historia, tal y como debería suceder con toda película que se precie. No hay muchas películas que combinen con tan buena mano ambas actitudes y consigan tan excelentes resultados y eso ya quiere decir algo.

En lo que a mí respecta esta es una película indiscutible, que debe ser vista por los aficionados a cualquier género, ya que resulta un drama muy natural, que no exagera los hechos para conseguir mayor atención, les basta con intentar mostrarlos tal cual para sobrecogernos, gracias también a unas interpretaciones bordadas por sus protagonistas: Daniel Day-Lewis (qué grande es este actor) y Peter Postlethwaite, que llevan el peso de la película con brillantez, además de estar bien secundados por el resto del reparto. Y como todo en esta película está bien hecho, la dirección y la música empleada también son excelente, todo se conjuga a la perfección.

Una de las grandes películas de los 90 y también del cine europeo: IMPRESCINDIBLE.
[Leer más +]
41 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"La injusticia hecha a uno solo es una amenaza dirigida a todos"
Porque si el Estado comete una injusticia, consciente de estar cometiéndola, no es algo que afecte solo al condenado, sino también a la sociedad que ha depositado su confianza en los instrumentos de los que se sirven los gobiernos para mantener eso que algunos llaman "Estado de Derecho".

Inglaterra entera reclamaba justicia, sangre y venganza. El gobierno británico buscó rápidamente a un chivo expiatorio con el que calmar las aguas y dar ejemplo. El caso, llamado "los cuatro de Guildford", quedó como uno de los mayores errores judiciales de la historia de Inglaterra. Muchos años más tarde, Tony Blair pidió perdón a las familias Conlon y Maguire, saldando una deuda moral e histórica.

Pueden establecerse equivalencias con la situación del mundo actual, pero extrapolando el caso de Irlanda del norte y el IRA al terrorismo islámico y la cultura del miedo en la que están sometidos los países occidentales, llegando a aceptar cosas como Guantánamo y leyes "preventivas" que vulneran claramente la libertad del individuo.

La manipulación judicial, el opresivo estado bélico en la que estaba sumida Irlanda del norte, y el tremendo drama de Gerry Conlon quedan perfectamente reflejados en una de las mejores películas de los noventa.

Actuaciones solventes, un guión que raya la perfección, y una banda sonora brutal, conforman una obra convencional y comercial, pero también profundamente conmovedora.

Tremendo inicio, con Bono (el de U2) cantando el tema principal de la banda sonora, mientras vemos los instantes previos a uno de los atentados. 3 minutos que te dejan ya clavado en la butaca. El final, típico de las películas protesta y con trama judicial, pero no por ello deja de ser apoteósico.

Un grito a pleno pulmón por la libertad y contra el terrorismo, también el de Estado.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Valiente como denuncia, soberbia como cine.
Esta es una de las más necesarias, potentes y emocionantes películas de los últimos años. Cine de denuncia política realizado por Jim Sheridan con fuerza y valentía, y sobre todo con un sentido cinematográfico absolutamente arrollador.
Hay películas de denuncia social o política muy valientes, pero que cinematográficamente son de una pobreza extraordinaria, en Europa habría varios ejemplos, algunos incluso ganan Palmas de Oro. Jim Sheridan, en cambio, no se olvida en ningún momento de que está haciendo cine y utiliza todos sus recursos de forma magistral. Tiene en sus manos una historia muy rica y compleja, en la que se tratan muchos temas y a cada uno le da el toque que mejor le viene. Secuencias como la que abre la película (un prodigio de fuerza tensión y montaje), aquella maravillosa en la que los presos arrojan papeles ardiendo por las ventanas de sus celdas, o el juicio final, hacen de Jim Sheridan un portentoso director de cine.
Esto no sería igual sin la colaboración de un reparto extraordinario, con el tremendo Daniel Day Lewis a la cabeza, secundado por el conmovedor Pete Postlewhite y una breve pero intensa Emma Thompson.
Si además añadimos una selección musical fantástica, estamos desde luego, ante una de las películas más redondas de los últimos años.
[Leer más +]
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Me abrió los ojos
Revisándola luego, me di cuenta de que no estaba tan bien dirigida como creí en un primer momento, incluso que el guión tocaba muchas cosas de refilón y avanzaba a trompicones, sin embargo, me enganchó como la primera vez que la vi, si no más.
Y es que esta película supuso para mí el primer contacto con "el cine de verdad", verla fue como hacerme un poco más adulto, abrir los ojos y darme cuenta de que el mundo no está pintado de rosa, y que se debe pelear por lo que uno cree y, más importante aún, contra la injusticia. Una película que logre inculcar esos sentimientos en un niño de doce años debe de tener algo muy especial y creo que ese algo, sin contar la impactante historia real en la que está basada, tiene nombres y apellidos: Daniel Day - Lewis, al que, hoy por hoy, considero uno de los mejores (o incluso el mejor) actores que hay en el panorama cinematográfico. La humanidad que supura la película es, casi, en totalidad culpa suya, pues también hay que reconocerle a Postlehwaite y a Thompson su gran trabajo, al igual que al resto de actores del reparto.
Una película bellísima.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La simbiosis padre-hijo
En el nombre del padre no es sólo una crónica basada en aquellos hechos tan reales como espeluznantes. Va mucho más allá de la mera película que relata un episodio existente de nuestra historia. Es la transformación de un hombre a través de una juventud robada; una transformación en la que cae en picado desde ese nido de inconsciencia, irresponsabilidad y protección paternal hasta golpearse de bruces con los valores que hacen a un hombre ser "hombre": justicia, sensatez, autosuperación y, sobre todo, admiración y orgullo por el nombre de su padre como ejemplo a seguir.

Una actuación de un Daniel Day-Lewis y Pete Poslethwaite redonda, soberbia, magistral en perfecta simbiosis hijo-padre. Una secuencia final espectacular en la que te agarras en la butaca del cine para no levantarte y gritar de emoción.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gritos desde la jaula
En octubre de 1975, en Londres, el mazo del juez cayó, sentenciando a unas personas inocentes a penas de prisión que les robaban toda su juventud, o sus años de madurez. Y, ya puestos, su vida entera. Carole Richardson, la jovencita hippie, profirió un grito sostenido que helaba la sangre, mientras era conducida sin la menor delicadeza a la jaula que la aprisionaría durante quince años.
Aquel grito escalofriante todavía resuena en los pasillos de esos juzgados en los que se cometió una de las mayores injusticias y aberraciones "legales" de la historia jurídica de Gran Bretaña.
Una demostración de cómo el poder y las autoridades pueden llegar a ser unos enemigos tan crueles y carentes de escrúpulos como el terrorismo. En realidad, es la misma moneda con dos caras. Sólo que uno es terrorismo "fuera de la ley", y el otro es terrorismo de Estado, perpetrado por los mismos que dictan las leyes.
Siendo así, la sociedad se va a la mierda. Los derechos fundamentales se van a la mierda, gracias a las mismísimas altas esferas que se supone que son las que velan por el estado del bienestar. ¿Qué garantías, qué seguridad ciudadana es posible en esas condiciones? ¿Qué importa ser inocente o culpable, si nadie va a proteger tus derechos, ni tu integridad, ni tu vida?
El sistema judicial británico se puso en la más espantosa de las evidencias, cuando el mundo entero vio con horror que había machacado y destrozado a más de una docena de personas que no habían cometido mayor crimen que ser norirlandeses o tener relación de fraternidad o parentesco con los principales imputados.
Todavía parece que algo se revuelve en el aire. Una fiera protesta que nunca enmudeció, pese a que intentaron sofocarla rastreramente.
Jim Sheridan realizó uno de los dramas carcelarios más sinceros y potentes de toda la historia del cine. Un drama-condena con la terrible fuerza de los hechos reales en los que se basa.
La sangre hierve en el pecho y las manos tiemblan mientras nos resulta tan difícil concebir la magnitud del atropello que se cometió contra aquella pobre gente. Sheridan logra que lo vivamos como si estuviera ocurriendo aquí mismo, delante de nuestras narices, como si esos actores no lo fueran, como si lo que les pasa no fuera ficción. La rabia inunda y fluye.
A mi parecer, esa es una de las finalidades más loables que puede conseguir una película. Implicarnos hasta el dolor.
Nadie podrá devolverles los años perdidos.
Nadie podrá compensarlos por sus vidas destruidas.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Injusticia
Película sobre la problemática del terrorismo en Irlanda (el IRA). Genial historia real adaptada excelentemente por Jim Sheridan. Una obra magnífica sobre la denuncia social. Maravillosas interpretaciones de Daniel Day-Lewis, Emma Thompson y Pete Postlethwaite. La banda sonora destaca notablemente. ¡¡Dramatización brillante!!
[Leer más +]
16 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Necesaria no, obligatoria.
Pedazo de cacho de peliculón desde que empieza hasta que termina. Emociona, divierte, acojona, pero sobretodo, encabrona.
Historia real tratada de forma magistral por su director Jim Sheridan, sin adornos, sin exageraciones, sin más intención que la de mostrarle al mundo lo que ocurrió, así fue y así se lo hemos contado.
Aunque ya se sale en si misma como conjunto, destacar la interpretación de todos los actores, en especial Pete Postlethwaite y un numero uno, Daniel Day-Lewis. La selección de las canciones para la banda sonora también es espectacular, es escuchar el tema compuesto por Bono de U2 para la película, con el mismo nombre que está “In the name of the father” y se me ponen todos los pelos de punta, TODOS.

Esta cinta debería ser expuesta en cada curso de cada colegio, de cada instituto, de cada universidad y emitida tres o cuatro veces al año por todas las cadenas de televisión del mundo, de hecho, debería existir el día mundial de “En el nombre del padre” para que nunca se nos olvide, que antes de complacer a la masa social enfurecida que pide justicia, hay que hacer justicia.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
''In the name of the justice, in the name of fun, in the name of the father, in the name of the son...''
Con un tema candente hasta hace relativamente poco y que llegó a provocar regueros de sangre y miedo colectivo, Sheridan aborda con valentía y contundencia uno de los films más esclarecedores sobre el cruel mundo del terrorismo.

Muy alejado de los típicos efectismos del cine actual y con una ausencia casi permanente de banda sonora, Sheridan se lanzaba a la espiral de crítica social que ya jamás abandonaría durante el resto de su filmografía de manera más que esclarecedora y firme.

El comienzo es sencillamente brutal, aderezado del enorme tema compuesto por U2. El guión ahonda profundamente psicológicamente en los personajes con gran mérito, logrando nuestra identificación y dejando algunos momentos de sincera y natural emotividad para el recuerdo.

Daniel Day-Lewis sorprende con una gran y sincera interpretación, más allá de otros momentos en los que sobreactúa con cierto estilo. Pete Postlethwaite convence pero no llega ni de lejos al nivel alcanzado por Lewis, dejando una interpretación simplemente pasable por los pelos. El resto del reparto da la talla, destacando a un soberbio John Lynch como el cabrón de la función o a una convincente Emma Thompson a cuyo personaje parece que le faltan unos cuantos minutos en el metraje.

'En el nombre del padre' remueve conciencias, deja con un nudo en el estómago, incomoda y sobrecoge, sin llegar a ser tampoco la obra maestra que esperaba ver y la misma a la que muchos les marcó.

·LO MEJOR: su inestimable capacidad para dejar un constante nudo en el estómago. El ahondamiento psicológico en los personajes.

·LO PEOR: no logra emocionar como debería. Se encuentra sobrevalorada.
[Leer más +]
12 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Más que una película, una oración
Extraordinaria la cinta que dirigió en 1993 Jim Sheridan que si no hubiese sido por "La Lista de Schindler" con toda seguridad hubiera arrasado en los Oscars. Dura, profunda, comprometida, a la vez, todo un alegato humano, una obra de denuncia, un retrato intergeneracional y más aún. Sencillamente conmovedora, impactante y de una intensidad emotiva que consigue arrancarte las lágrimas pese a las muchas veces que uno haya visto la película.

Uno de los muchos aciertos de "En el nombre del padre" está en el brillante personaje de Giuseppe Conlon, auténtico guía de Gerry. Y con él, el grandísimo retrato psicológico de la relación con su hijo. La pareja consigue crear un mundo particular a base de recuerdos, diálogos y unas personalidades muy, pero que muy trabajadas, de pura labor de introspección psicológica.

Y es que la relación da para muchísimo pues la película, pese a tener un fondo real sobre "Los cuatro de Gildford", realmente versa sobre la maduración de Gerry, de cómo pasa de ser un auténtico tarambana a un hombre hecho y derecho gracias al ejemplo constante, callado y de una entereza contra viento y marea de su padre, y sobre todo, por su fe, por su bondad y por su entrega a los demás sin pedir nada a cambio, demostrando en sus propias carnes lo que es hacer lo que tiene uno que hacer. Su grandeza es de tal calibre que se gana el respeto y la admiración de los propios presidiarios.

Sin grandes alardes técnicos pero con precisión, intensidad y un tono muy adecuado, Sheridan logra filmar escenas completamente desgarradoras (SPOILER). Aquí la parte del león se la llevan Gerry y Giuseppe (magníficos Daniel Day-Lewis y Pete Postlethwaite) pero, con ser muchísimo, esta relación no agota ni mucho menos la obra. Hay sitio para un contundente drama judicial basado en hechos reales, en una denuncia tanto a los corruptos métodos policiales, la impotencia ante los abusos de un estado o la farsa en la que se puede convertir la justicia, como del terrorismo irlandés, en una postura equilibrada difícil de mantener en aquella época en la que el terrorismo del IRA (y no sólo ese) tenía un crédito extraordinario a todos los niveles (como puede verse en "La sombra del diablo" o "Michael Collins") cosa que cambió radicalmente tras el 11 S.

En fin, una cinta realmente sobresaliente, una de las mejores que recuerdo, una obra, como digo en el título, que es una verdadera oración y en la que la fe (en Giuseppe, en Gerry, en que la verdad saldrá a flote, en una "abogada inglesa", en la lucha en si, en nosotros mismos, en los demás, hasta en Dios diría yo) es la verdadera protagonista de esta inolvidable película.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
En el nombre del cine...
...te agradezco tu realismo
...te agradezco tu guión
...te agradezco tu sensibilidad
...te agradezco tu dramatismo
...te agradezco tus actuaciones
...te agradezco tu pasión por la verdad
...te agradezco tu entretenimiento
...te agradezco tu forma de concienciar
...te agradezco tu comienzo
...te agradezco tu ansia por la justicia
...te agradezco tu existencia.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Sheridan-Day Lewis: un tándem que funciona
Primera de las dos películas en las que Jim Sheridan y Daniel Day-Lewis abordan el tema de Irlanda con el trasfondo del terrorismo del IRA. En este caso se trata de un irlandés falsamente acusado y condenado por un atentado y su lucha por demostrar su inocencia. Nuevamente el tándem Sheridan-Day Lewis lleva a cabo un trabajo memorable con gran éxito de público y crítica.

La película es muy interesante, bastante emotiva y da mucho que pensar. Por ejemplo da que pensar en cómo funciona, o más bien disfunciona, la justicia: los juicios paralelos, los linchamientos públicos, la actitud histérica de la sociedad frente al terrorismo, etc. Pero no llega, en mi opinión, a la perfección técnica de “The boxer”, para mí la mejor película de Sheridan con diferencia.

La principal pega que le encuentro es que el guión presenta grandes desproporciones. Hay una primera parte de presentación de los personajes que se alarga indefinidamente: el protagonista, su familia, sus amigos, su viaje a Londres, la casa-okupa… En fin, todo lujo de detalles, muchos de ellos perfectamente prescindibles y algunos incluso cansinos. Luego viene una segunda parte bastante equilibrada en la que Sheridan nos da cuenta de la estancia en prisión del protagonista y de su padre. Lo típico de las pelis carcelarias: motines, rencillas entre presos, drogas, violencia… Bien, le dedica el tiempo preciso, nada que objetar.

Y aquí viene lo que no me gusta. Llega el final, la demostración de la inocencia de Lewis y sus compañeros y Sheridan lo despacha en dos minutos. De repente la acción se vuelve trepidante y en un pispás se ha solventado la cosa. Para mí es la parte más apasionante y la veo francamente insuficiente en relación al resto del metraje, sobre todo del tiempo excesivo que le dedica a la primera parte. Ése es el principal motivo por el que creo que no llega al nivel de excelencia de "The boxer", aunque no por ello deja de ser altamente recomendable.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Con *
Buena película. Muy emotiva. El mejor actor al servicio de un estupendo director. Con una notable banda sonora, de las que después compramos para regalar en el corte inglés. Elementos de comedia y drama mezclados al principio. Más dosis de drama después, pero intentando ser realista, sin necesidad de adulterar el guión para resultar más entretenida o impactante. Muchas nominaciones. Todas irreprochables.

Hay otras buenas que también tratan el tema. Bloody Sunday, En el nombre del hijo, The Boxer …

*Sólo una duda. Por equilibrar un poco la balanza: ¿Por qué en las películas del IRA los ingleses suelen ser tan malos? (Es que por ejemplo, los chicos y chicas que tomaban cerveza en la taberna cuando explotó la bomba eran ingleses y a mí no me parecían tan malvados).
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El motivo del lobo
Esta película confronta a dos seres, padre y vástago, esto dentro de la cárcel, donde se dice se conocen los verdaderos amigos. Es irónico donde el poder supremo a veces confina a la las personas para que puedan espiar su verdadera alma bestial. Y muestren los verdaderos motivos del lobo. Aunque los medios sean por medio de sectas como los del ejército IRA. Hay muchas historias como ésta. Pero pocas veces contadas de la forma en que la vemos en “El nombre del padre” aunque recuerdo que la primera vez que la vi, no me gustó, sin embargo conforme la he visto nuevamente, parece que le voy agarrando el sentido y la empiezo a hilvanar dentro del contexto de los tiempos que el terrorismo crece allá… en tierras célticas.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
SIN PALABRAS
Pocas veces una denuncia social fue llevada al cine con semejante brillantez. La obra te traslada al corazon de una Irlanda del Norte en pie de guerra. Con un guión impresionante este filme se convierte en una pieza clave del cine europeo, mezclando drama, acción y finos toques de humor que derivan en una narración absolutamente espléndida. Si a eso le sumamos la que probablemente sea la mejor actuación de Daniel Day-Lewis, sencillamente única, y una banda sonora memorable, nos encontramos ante lo que podemos calificar con toda tranquilidad como una obra de arte.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿Basada en hechos reales?
El problema de apoyarse en hechos que acontecieron para rodar una película, además de resultar ya cargante, por parecer que el mero acto de trasladar una historia real por sí solo merece los aplausos, corre el peligro, digo, de ejemplificar en la pantalla aquel dicho que reza que "la realidad supera a veces la ficción". Y vaya si es así. Y vaya si puede plantear problemas. En mi caso concreto hay dos, tan sólo dos escenas clave que en sí mismas me supusieron un puñetazo en el estómago, por lo torpes y mal rodadas que han sido, sea o no así, repito, como se desarrollaron los acontecimientos. Y es que, al igual que cualquier otro medio de expresión artística, el cine debe apoyarse sobre unos códigos que son los que desde siempre lo han definido como lienzo, y entre ellos están, claro, la verosimilitud y el buen tratamiento de la trama para A)no descolocar al espectador y mandarlo fuera del relato; y B)no descolocar al espectador y mandarlo fuera del relato. Sonará a cachondeo lo que digo pero sigo en el spoiler con esas dos escenas que yo considero clave, por su torpeza y extravagancia.
[Leer más +]
19 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
En nombre de la Razón, de la Unidad, de la Esperanza, de la Religión, del whisky, de la Libertad... DE LA JUSTICIA
Como los vinilos o las videoconsolas antiguas, este producto es de esos que se revalorizan con el tiempo. Increíble guión, dirección e interpretaciones todas, hacen de EN EL NOMBRE DEL PADRE una película imprescindible y clave dentro del cine de los 90. Como cualquier cosa que diga es sobrante (lo que hay que hacer es verla y punto), me voy a centrar en una reflexión que me sobrevino la noche después de ver la peli, aquella en que no pude dormir.

Todos sufrimos injusticias a diario. Quiero decir pequeñas, salvables, perdonables, de esas que pensamos "bah, qué importa, lo dejo correr". No sé, que el carnicero nos cobre más de la cuenta, que tengamos que pagar una multa tonta, que un profesor nos coloque un 6 cuando nos merecemos un 8, que nuestra amada piense que somos unos mierdas cuando valemos mil veces más que el asqueroso cejijunto que se pasa por la piedra... no sé, millones de cosas.
Pero algunas veces, en la vida se nos presenta una situación tan tan tan clamorosamente injusta, tan jodida y es tal la impotencia que sentimos por ello, que ya no hay lugar para el 'dejarlo pasar'. YA NO. Llega un momento en que tenemos que plantarnos y manifestar sin miedo y con decisión que la justicia está de nuestra parte, y ese momento llega cuando las consecuencias de nuestro clamor son menos temibles que la injusticia en sí. Eso es lo que les pasó a los desdichados Conlon.
Pero lucharon, hasta el final.


En el nombre del Padre.
En el nombre del Hijo.
[Leer más +]
16 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo