arrow
"Disparatada y delirante (...) somete al espectador a un suplicio de inconcebibles vueltas de guión (...) llega un momento en el que (el espectador) tira la toalla ante semejante despropósito en el que sólo se salvan el encanto de Amy Smart y la buena banda sonora."
[Diario El País]
*Los derechos de propiedad intelectual de las críticas corresponden a los mencionados críticos y/o medios de comunicación.