arrow

The Glass Key (1942)

The Glass Key
Trailer
6,4
541
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un capo de la mafia decide apoyar en las elecciones a un candidato reformista. Su hombre de confianza piensa que ha tomado esta decisión porque se siente atraído por la hija del político. Todo se complica cuando el hijo del candidato es asesinado y todas las sospechas recaen sobre el gángster. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Glass Key
Duración
85 min.
Guion
Jonathan Latimer (Novela: Dashiell Hammett)
Música
Victor Young
Fotografía
Theodor Sparkuhl (B&W)
Productora
Paramount Pictures
Género
Cine negro Intriga Policíaco Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Dashiell Hammett
7
Barbarie contra razón
Film que realiza Stuart Heisler (“Dallas, ciudad fronteriza”, 1950) por encargo de la Paramount. El guión, de Jonathan Latimer, adapta la novela “The Glass Key” (1931), del novelista norteamericano Dashiell Hammett (1894-1961). Se rueda en los Paramount Studios (Hollywood, CA) durante la IIGM. Producido por Fred Kohlmar (“Picnic”, Logan, 1956) para la Paramount, se estrena el 14-X-1942 (NYC).

La acción dramática tiene lugar en una ciudad no especificada de la costa este de los EEUU en 1942. Ed Beaumont (Ladd) es la mano derecha y el principal asesor de Paul Madvig (Donlevy), jefe mafioso que domina la ciudad y ciudadano influyente dentro de la Junta local del Partido Reformista, movilizado ante la próxima convocatoria de elecciones, entre ellas las de Gobernador del Estado, que tiene previsto ganar. Tras pactar su apoyo al candidato Ralph Henry (Olsen), se enfrenta a Ed, que considera la decisión inoportuna y arriesgada, dado el programa de Henry contra los juegos de azar, base del negocio de varios jefes mafiosos fieles a Paul, como el temible Nick Varna (Calleia). Ed es muy inteligente, tiene una gran capacidad analítica, sabe hacer previsiones y toma las decisiones que llevan las cosas por donde quiere. Es duro, leal y profesa una amistad inquebrantable a Paul por la ayuda que le prestó hace años. Paul tiene cualidades de liderazgo y mando, confía en su capacidad de negociación, no teme a sus oponentes, incluido el sagaz y poderoso Nick Varna y está enamorado de Janet (Lake). Nick es violento, carece de escrúpulos y desea destruir a Paul, a quien envidia.

El film suma drama, crimen, cine negro, suspense, misterio y romance. Constituye la segunda adaptación al cine de la novela “The Glass Key”, que conoció una primera versión (Tuttle, 1935), producida por la Paramount como reacción ante el éxito de “La cena de los acusados” (W. S. Van Dyke, 1934), basada en la novela “The Thin Man” (1934), de Dashiell Hammett. Siete años más tarde la misma productora rueda una nueva adaptación (Heisler, 1942) ante el éxito de “El halcón maltés” (Huston, 1941), film basado en otra novela ,“The Maltese Falcon” (1930), del mismo autor.

Protagoniza el film la pareja de cine formada por Veronica Lake y Alan Ladd, cuya colaboración había obtenido una muy buena acogida a raíz del estreno (13-V-1942) de su primer trabajo conjunto (“El cuervo”, Fleischer, 1942). Veronica Lake, con su exotismo, voz grave y atractivo personal, se había convertido en una musa de primera línea tanto entre los soldados del frente y la retaguardia, como entre las mujeres jóvenes, que la imitaban en el pinado y en el vestido, hasta el punto que se tuvo que prohibir en las fábricas el uso de melenas que tapasen la visión de un ojo por los accidentes que provocaban. El film trata de aprovechar el tirón de la pareja Lake/Ladd, que protagonizaría otros dos films: “La Dalia Azul” (Marshall, 1946) y “Saigón” (Fenton, 1948).

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
25 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Los bajos fondos de la política.
Aunque Paul Madvig (Brian Donlevy) no es un político en el estricto sentido de la palabra, es un hombre que influye en la política: un gánster que, manipulando al fiscal del distrito, recurriendo al juego sucio para apoyar la candidatura reformista, tiene una importancia decisiva en las elecciones del Estado. En realidad, esta película basada en la novela homónima de Dashiell Hammett, no deja de ser una historia de amistad y corrupción política que sirve de fondo al relato, la película de Stuart Heisler ha quedado en la memoria de los aficionados como la consolidación de dos actores característicos del cine negro de los años cuarenta, Alan Ladd y Veronica Lake.

Gracias a la sonrisa del primero y a la turbia presencia de la segunda, a medio camino entre la ambigüedad criminal y la ambigüedad amorosa. El artesano Heisler ilustra dignamente un argumento convencional dentro del género negro. Una película pensada para el lucimiento de sus protagonistas. Poco importa que la sonrisa de Alan Ladd se prodigue demasiado y que no tenga diferencia alguna según las situaciones; poco importa que Veronica Lake mire con demasiada intensidad en planos medios y no sea efectiva en los planos generales. La química del reparto funciona y el cine negro cuenta con un título clave, aunque menor, comparándolo con las grandes obras maestras por todos conocidas.

Volviendo al argumento de Hammett, podemos apreciar sobre ese fondo político corrupto, una reflexión sobre el poder y sus mecanismos, el deterioro de una amistad para denunciar los extremos a los que puede llegar un hombre. “La llave de cristal” seduce por su estética muy clásica del cine negro, la utilización dramática de la lluvia, la fisicidad de los protagonistas, los diálogos mordaces y lacónicos, así como el matón subnormal encarnado por William Bendix, otra referencia de personaje abyecto y memorable que pueblan los villanos famosos del género: Richard Widmark, Elisha Cook, Jr., Lee J. Coob, Lee Marvin, entre otros.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil