arrow

Fuera de menú (2008)

Fuera de menú
Trailer
5,9
16.155
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Maxi (Javier Cámara) cree que su vida es perfecta: cocinero de reconocido prestigio y propietario de un restaurante de moda en Chueca, vive su homosexualidad sin complejos. Sin embargo, la aparición de sus hijos, fruto de un matrimonio-tapadera, y de su nuevo vecino, un atractivo ex futbolista argentino, trastornarán su vida y le harán replantearse su escala de valores. Ópera prima del creador de series como "7 vidas", "Aída" o "Gominolas". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Fuera de carta
Duración
111 min.
Estreno
11 de abril de 2008
Guion
Nacho G. Velilla, Oriol Capel, David S. Olivas, Antonio Sánchez
Música
Juanjo Javierre
Fotografía
David Omedes
Productora
Ensueño Films / Antena 3 Films / Canguro Producciones
Género
Comedia Drama Cocina Homosexualidad Comedia dramática
"Inspirado, gracioso, oportuno (...) Javier Cámara está enorme"
[Diario El Mundo]
"Armada de un rancio costumbrismo y de un lamentable toque social, filmada con más velocidad que ritmo, y a pesar de todo interpretada con cierta convicción (...) un -equivocado- canto a la nueva condición del homosexual en España"
[Diario El País]
5
Fuera de onda
No era mucho pedir. El que fuera creador de gran parte de las series de ficción españolas, entre ellas la magnífica "7 vidas" y su spin-off "Aída", daba el salto a la dirección rodeándose para ello de un competente elenco de actores, en que encontramos a figuras como Javier Cámara, Lola Dueñas, Fernando Tejero... El género de la cinta, una comedia. A priori, teníamos todos los elementos para que saliese algo mínimamente decente. Pero no ha sido así.

"Fuera de carta", extraña mezcla tragicómica, tiene en su mejor baza a un Fernando Tejero que lleva repitiendo el mismo papel desde que debutó con "Días de fútbol". Así están las cosas. Un Javier Cámara algo sobreactuado (aunque no lo hace del todo mal) y una Lola Dueñas que tampoco destaca mucho, hacen de éste un filme simpático sin más, que caerá pronto en el olvido.

La historia es bastante previsible, y, lo que es peor, la hemos visto ya en innumerables ocasiones: un hombre al cual de la noche a la mañana le cambia la vida al tener que hacerse cargo de sus dos hijos (a los que no veía desde hacía mucho) a la vez que tiene que lidiar con un nuevo novio. Todo esto se le junta con la aspiración de conseguir una estrella Michelín para su restaurante.

Podía haber sido una gran comedia, de la mano de Nacho G. Velilla, pero se queda en un producto algo simple y vacío, con una manida moraleja final incluida. Nos venden a los actores, pero la historia es humo. Un humo que arranca con fuerza y rapidez, pero que a medida que avanza el metraje se va diluyendo, hasta que, al final, no queda nada. Si acaso, un amargo regusto al ver que nos han colado lo mismo de siempre.

Lo mejor: la intervención de los abuelos, Luis Varela (geniales sus chistes) y Chus Lampreave.
Lo peor: ver a Fernando Tejero con el mismo personaje por enésima vez.
[Leer más +]
58 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Digna de coger una colitis
Hubo un tiempo en este santo país en que hacer humor no era ningún pecado. Gentes como el gran Paco Martinez Soria podían hacer comedias costumbristas que, a pesar de sus chascarrillos de pueblo y su simplicidad brutota, no dejaban de tener, intencionadamente o no, un cierto poso irónico en el retrato de una España de usos y costumbres casi cavernícolas. Un humor que, ciertamente, no era precisamente el de los Monty Phyton, pero cuya honestidad estaba fuera de duda.

El problema es que el país, aparentemente o no, ha evolucionado, pero no así su cine, ni su sentido del humor. El claro ejemplo lo encontramos en este film, cuya pretensión de ser un retrato costumbrista de una nueva realidad sexual visible y combinarla con el drama familiar, se estrella contra el muro del tópico más rancio y una falta de originalidad más que sospechosa.

Porque "Fuera de carta" combina un montón de elementos que lejos de su pretendida vocación de plato sofisticado, la convierten en poco menos que en el timo de la estampita cinematográfica. No hay más que echarle un vistazo para ver que el argumento de "Deliciosa Martha" esta plagiado, sólo que con la sutileza de cambiar mujer por hombre, dos niños en lugar de uno, y que la trama romántica se articule en los equívocos sobre la condición sexual de los protagonistas.

Para acabar de aliñar la función no podían faltar los recursos de siempre, los ya consabidos chistes de maricas, un Javier Cámara exagerado a más no poder, Fernando Tejero haciendo sus pallasadas de siempre, una Lola Dueñas que pretende ser sexy y desesperada y resulta una garrula insoportable y neurótica y el toque infantil tan de moda ultimamente, que no es otro que meter a la pequeña Miss Sunshine de turno, contratada esta vez del cotolengo actor's studio más cercano.

Pero lo más cargante de todo, es que se han pasado con el picante en lo referente al tema de la homosexualidad. Queriendo ser naturales, se han pasado, y han convertido lo que podría ser un canto a la naturalidad y a la visibilidad, en un catálogo de lo que se supone que debiera ser el perfecto gay, pero que como suele pasar con las revistas de decoración, resulta artificial por poco creible y exagerado.

Así pues este es un film no sólo fallido, sino altamente reprobable, no sólo por lo ya expuesto, sino por su incapacidad de asumir que no es más que otro rancio vodevil, por su cobardía de querer aparentar que es algo más que un plato prefabricado con la fecha de caducidad ya pasada, por no aceptar, en definitiva que su humor y su historia, por mucho que la quieran disfrazar, sigue anquilosado en un tiempo pretérito, concretamente en el pre-cámbrico inferior.

Lo mejor: La breve, pero siempre espectacular, presencia de Chus Lampreave. Una de las más grandes.

Lo peor: La manía de exagerar lo gay.
[Leer más +]
24 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil