arrow

A Woman's Vengeance (1948)

6,7
92
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un hombre, de vida más bien licenciosa, es acusado del asesinato de su enferma, neurótica e insufrible esposa. Pero él tiene razones para sospechar que la culpable tiene que ser una de las muchas y enigmáticas mujeres que lo rodean. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Woman's Vengeance
Duración
96 min.
Guion
Aldous Huxley (Relato: Aldous Huxley)
Música
Miklós Rózsa
Fotografía
Russell Metty (B&W)
Productora
Universal International Pictures (UI)
Género
Drama Intriga Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Aldous Huxley
9
La sonrisa de la Gioconda.
Tres eran tres los hermanos Korda, tres eran tres y los tres eran buenos. El más conocido, el mayor, Alexander, director y fundador de la “London Films”, una productora fundamental para el cine británico. El pequeño, más discreto él, Vincent Korda, que se dedicó a la dirección artística y al diseño de producción por ejemplo de “El ladrón de Bagdad” o “El día más largo”. Entre Alexander y Vincent, a dos años de ambos, tenemos a Zoltan, Zoltan Korda, primero fue cámara, luego montador y en los años 30 se estrenaba como director en la “London Films” de su hermano, su experiencia como oficial de caballería influyó sin duda en su reconocida habilidad para sacar el máximo partido de hombres y animales en las escenas de batalla, Zoltan alcanzó la fama gracias a las andanzas de Sabú y a su adaptación de “El libro de la selva”. Entre Alexander y Zoltan menudeaban las broncas acerca del contenido de las películas de aventuras que hacían juntos, Zoltan era un liberal de izquierdas y Alexander un forofo del imperio británico, lo cual no deja de tener su gracia en un hombre nacido en Hungría como sus hermanos.

Zoltan Korda hizo casi toda su carrera en Inglaterra, pero también dirigió cinco películas en Hollywood, “Venganza de mujer” es un magnífico cierre de esta etapa, en 1947, cuando el cineasta tenía 52 años. Aldous Huxley aporta la materia prima en forma de guión que el autor de “1980” escribe a partir de su propio relato, “La sonrisa de la Gioconda”, una inquietante historia en la que un hombre rico y seductor es acusado de la muerte de su esposa enferma. Zoltan Korda domina sin aspavientos, con una sobriedad y una seguridad que contribuye a realzar más si cabe la sucesión de grandes momentos que encierra esta “Venganza de mujer”, Korda deja tiempo a sus actores para que se apoderen de sus personajes, como en el teatro, y ellos le devuelven el ciento por uno, en especial Jessica Tandy, la anciana ganadora de un Oscar con “Paseando a Miss Daisy” tiene aquí 38 años, no os perdáis detalle de su trabajo.

El francés Charles Boyer, 50 años, encarna a un personaje emparentado de lejos con el que tres años antes le valió una nominación al Oscar por “Luz que agoniza”, seductor ambiguo, de sonrisa irresistible, bonita voz y dicción interesante, está fantástico. La joven Ann Blyth, el doctor Cedric Hardwicke y la enfermera Mildred Natwick complementan el elenco de esta “Venganza de mujer” de toque muy “British”.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LA ENIGMÁTICA SONRISA DE UNA GIOCONDA VENGATIVA
En esta búsqueda persistente de agujas perdidas en el pajar cinematográfico, la diosa Fortuna tiene a bien girar su ruleta, de una forma un tanto amañada sin duda, y el movimiento viene a detenerse sobre una perla madrepórica que parece estar ahí, desde la fecha en que apenas alcanzaba el grado de propósito, esperándome. Cuando esto sucede, se suelen producir en mi dos sensaciones diferentes: Una,similar a la que experimentaría Champolión cuando descifró la Piedra Rosetta, un orgullo justificadísimo con ganas de propagar nuestro descubrimiento a los cuatro vientos. Otra, la de reconocer que cuando yo voy, la caravana de los que vuelven se pierde en el horizonte…

Pero hay un proverbio que dice algo así como que si lloras las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. Por eso, dejo el último lagrimón de Filipinas en el Kleenex y paso a referirles algunas de mis impresiones de esta película dirigida por Zoltan Korda con la obra de base “La sonrisa de la Gioconda” de Aldoux Huxley. Reconozco que esta circunstancia y la participación del autor en los diálogos me sedujo y ganó para la causa. No en vano fue uno de mis autores de cabecera y mesita de noche en aquellas noches donde nos acostábamos con un libro en las manos que disfrutábamos a la luz de una lamparilla. Su “Mundo feliz “ para algunos entre los que me cuento fue como una visión profética de un futuro creíble.

En esta novela y en este film el mundo aparca sus felicidades y se muestra en su cara menos favorecedora: La enfermedad, el engaño, el crimen, las falsas esperanzas, el derrumbe del amor, el dolor y la venganza se muestran en toda su crudeza, y la vida de un hombre se precipita inexorablemente hacia el abismo de la pena capital bajo la enigmática sonrisa de una Gioconda vengativa. Una sonrisa tan sutil que tardamos en verla. No es la sonrisa apenas perfectible de la Garbo cuando abandonaba su Suecia dejando la corona detrás en una de las imágenes imprescindibles de la historia del cine. Queen Christine tenía futuro o al menos lo creía, Janet Spence (Jessica Tandy) tuvo un pasado lleno de esperanzas que se volatilizaron y el rictus de su sonrisa no podía ser sino muy diferente.

Las obras maestras, como los tréboles de cuatro hojas no se venden por docenas y en mi opinión Venganza de mujer no alcanza tal condición de magisterio, pero es una buena opción que supera con creces otras mediocres y anodinas historias que quisieron pero no pudieron. Con cierto toque a “Gaslight”, en lo que concierne a Boyer, y una excepcional actuación de Jessica Tandy, a quien muchos no recordamos mas allá de “Paseando a Miss Daisy”, el film es un auténtico lujo donde se valora y mucho la presencia de Mildred Natwick y el trabajo cum-laude de Cedric Hardwicke. Respecto a Ann Blyth, haremos de la benevolencia una virtud.

El más exótico y aventurero de los hermanos Korda nos dejó un drama de excepción, bien actuado, bien fotografiado y excepcionalmente bien dirigido.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil