arrow

Raw Deal (1986)

Raw Deal
Trailer
4,1
4.141
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un ex agente del FBI es requerido por su antiguo jefe para atrapar al asesino de su hijo. Bajo una nueva identidad, se introduce en el círculo de la mafia de Chicago, donde trata de ser aceptado para llevar a cabo su venganza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Raw Deal
Duración
105 min.
Guion
Gary DeVore, Norman Wexler
Música
Tom Bahler, Albhy Galuten
Fotografía
Alex Thomson
Productora
De Laurentiis Entertainment Group
Género
Acción
6
De las peores de Arnold, pero muy entretenida
Tal vez "Ejecutor" no sea una gran título en la filmografía de Schwarzenegger, pero no merece que se la califique de basura. El guión es bastante efectivo, un tipo, ex-policía ("interpretado" por Gobernator), que no llega a fin de mes y que decide aceptar un "trabajo" secreto bien pagado de manos de su amigo y ex-compañero de la policía Harry Shannon (Darren Mcavin), cuyo hijo fue asesinado a manos del capo Petrovita (Sam Wanamaker): Arnold deberá infiltrarse en la organización criminal de Petrovita con el fin de vengar la muerte del hijo de su amigo Shannon y de paso recuperar su trabajo en el departamento de policía (lo perdió por culpa de un fiscal corrupto).

Francamente, el guión no está tan mal, tiene su gancho, y John Irvin está correcto tras la cámara, cosas peores ha hecho. "Ejecutor" no merece ser recordada como un gran título, pero es bastante entretenida.

Buena fotografía de Alex Thomson.

LO MEJOR: El tiroteo en la escena final en la que Arnold sólo deja cadáveres, muchos casquillos de bala y olor a pólvora.

LO PEOR: La voz en castellano que le pusieron a Arnold, no pega ni con cola. Debió ser doblado por Ernesto Aura, no por Dionisio Macías.
[Leer más +]
28 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cuando los hombres eran hombres
Hubo un tiempo en que el cine de acción vendía una imagen arquetípica de los hombres muy bien definida: enmarcada por completo en lo que hoy diríamos que es "un tipo duro", un tío con dos cojones, vamos.

Esta gloriosa etapa del cine comenzó a fraguarse durante los años '70 (con algunas pinceladas ya presentes en los '60), época en la que algunos tipos duros empezaban a convertirse cada vez más en héroes. No debemos olvidar que es en el cine negro donde debemos situarnos al buscar el origen de los hombres hechos y derechos, y serían los '80 la época en la que se les encumbró hasta los cielos: el cine dorado de acción, donde este tipo de personajes no solamente eran más duros y fríos que una piedra, sino que además eran auténticos superhéroes capaz de acabar por sí solos con una peligrosa red criminal o cualquier pequeño ejército que se les pusiera por delante. Y sin despeinarse. Sin dudas morales. Eran los justicieros que la sociedad necesitaba. Eran "ejecutores".

Pues bien. Aquí tenemos "Ejecutor", un claro exponente de este tipo de cine. Visto hoy en día, y sobre todo para el público no especialmente sensibilizado en cómo se las gastaban en los años '80, pueden chirriar un poco determinados elementos. Pero esta obra es hija de su tiempo, y hemos de verla con los ojos que merece: sin tomarla demasiado en serio, pues es evidente que ni ella misma lo hace.

El tipo duro de turno es Mark Kaminsky (o Joseph P. Brenner -"¿Qué significa la P. del apellido?", "Peleón"; impagable momento que no he podido evitar reseñar...-). Interpretado por un joven Arnie tan mazado como en él es costumbre. La cara de estreñimiento con que se pasea a lo largo de todo el metraje es digna de elogio. Se puede tener mala hostia, vale, pero lo del caballero Arnie es de tralla: podría matar con esa mirada sin esforzarse demasiado. El caso es que al pobre hombre le lían sin saberse muy bien cómo en un tinglado bastante turbio para que vengue la muerte del hijo de un antiguo amigo suyo. Para ello tendrá que infiltrarse en una peligrosa organización criminal y destruirla desde dentro.

Son los '80, todo vale con tal de repartir cera y matar al mayor número de maleantes. TODO. Aceptémoslo: esta película está pasada de rosca varias veces vista hoy en día, pero ni el Batman actual, ni Bourne, ni Lobezno ni ningún metrosexual de los que tanto abundan hoy en día tiene ni media hostia al lado de este Arnie y/o de sus coetáneos.
[Leer más +]
20 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil