arrow

A Damsel in Distress (1937)

6,1
216
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Se espera que Lady Alyce Marshmorton se case pronto, y los criados del Castillo Tottney hacen apuestas sobre quién será el elegido. Después de haber citado a un hombre en Londres, Alyce es castigada a quedarse en el castillo para evitar su comportamiento escandaloso. Pero en Londres también conoció a Jerry Halliday, quien acaba viniendo al castillo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Damsel in Distress
Duración
98 min.
Guion
P.G. Wodehouse, S.K. Lauren, Ernest Pagano (Novela: P.G. Wodehouse)
Música
George Gershwin (Letras: Ira Gershwin)
Fotografía
Joseph H. August (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Comedia Musical Comedia romántica
7
“¿Cambiar de parecer significa ser débil de carácter?”
Hay en esta película una suerte de princesa llamada Alyce, la hija de Lord Marshmorton, a la que han encerrado en su castillo para que no pueda seguir al alcance de un americano que conoció esquiando en Suiza. Mientras los criados hacen sus apuestas sobre quién será el hombre que lleve a Alyce al altar, un bailarín, también americano, y quien llega acompañado de dos singulares y especiales amigos, entrará en escena y también se sentirá atraído por la princesa prisionera.

Comienza así esta comedia musical, la primera que hacía Fred Astaire sin su espectacular partenaire Ginger Rogers con quien, desde 1933, venía cosechando sus mayores éxitos. Y la falta se notó muy pronto, porque su nueva pareja, Joan Fontaine, era una aficionada como bailarina y ni siquiera tenía el carisma o el carácter que hizo grande a la inolvidable pelirroja. Habría que esperar a que Alfred Hitchcock apareciera en su camino, para que la Fontaine demostrara su madera como actriz.

Por fortuna, la historia cuenta con una canasta llena de ideas divertidas y la presencia de la célebre pareja cómica, George Burns y Gracie Allen, nos mantiene atrapados en sus singulares diálogos. Gracie se luce con sus aires de maliciosa tontuela, y sus preguntas resultan siempre más graciosas que las respuestas que su socio, o cualquier otra persona, puedan darle. Creo no exagerar afirmando que la película les pertenece, pues, además de que logran las más jocosas escenas, las mejores coreografías se las juegan de tú a tú con el gran Astaire, pues, si éste resulta brillante como bailarín, Allen y Burns son estupendos como comediantes. Miren sino la magnífica coreografía “Fun House” que, además de ser excelente en su composición y le mereció un justo Oscar a Hermes Pan (el gran colaborador de Astaire en sus mejores filmes), Burns, y sobre todo Gracie, se posesionan en ella con un talento que hizo historia.

El director, George Stevens, no está aquí a la altura de sus anteriores filmes, “En alas de la danza” y “Olivia”, pero lo logrado merece apreciarse porque, en el menor de los casos, garantiza humor y arte coreográfico muy calificado.

En algún momento del filme, Alyce le pregunta a su padre: ¿Cambiar de parecer significa ser débil de carácter? Al “es posible” de Lord Marshmorton, puedo añadir que cuando se cambia de parecer por temor a quedar mal, por negligencia o falta de razonamiento, esto denota sin duda debilidad de carácter, pero, no lo es y es siempre una fortaleza, cambiar de parecer cuando se espera corregir un error, tomar el camino correcto, o cuando se quiere ser coherentes con lo que nos dicta la razón.

Título para Latinoamérica: “EL BAILARÍN ENAMORADO”
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Divertida comedia musical con una coreografia de Óscar
Simpática comedia musical, dirigida por nada menos que George Stevens, uno de los grandes, y autor de un buen ramillete de excelentes filmes.
En esta ocasión, quizás un tanto alejado de sus géneros favoritos, consigue un estimable producto, amable, lleno de entrañables personajes, y unos (no muchos) brillantes números musicales, destacando el largo que tiene lugar en la casa de la diversión, y que consiguió el Óscar a la mejor coreografía.
El humor es desigual, pareciendo en pleno siglo XXI un tanto antiguo, muy ingenuo y blando, pero es que el argumento así es y la intención de los guionistas fue, como en tantas ocasiones en el mismo género y años de producción, hacer reír y sonreír al espectador, principalmente estadoudinense, mientras veía las maravillosas coreografías creadas para gentes como Fred Astaire, Ginger Rogers y/o Gene Kelly.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil