arrow

Mistrial (TV) (1996)

4,9
34
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos policías son asesinados a disparos cuando están cumpliendo con su deber. El detective Donahue (Bill Pullman) será el encargado de investigar el caso. Pronto descubrirá que el principal sospechoso es un activista y héroe local llamado Ríos, que pierde a su mujer y a su hermano en un tiroteo. Donahue halla la evidencia que le hacía falta para acusar a Ríos del asesinato de los dos policías, pero el jurado y la comunidad dictaminan la inocencia de Ríos. A partir de ese momento la vida del detective Donahue se convierte en un infierno. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Mistrial (TV)
Duración
89 min.
Guion
Heywood Gould
Música
Brad Fiedel
Fotografía
Paul Sarossy
Productora
HBO
Género
Acción Thriller Drama Telefilm
5
¿Pero qué has fumado Bill?
Antes de entrar a hablar de la peli, me gustaría hacer un pequeño inciso sobre una cuestión que se repite más de lo que me gustaría y me temo que seguirá produciéndose a pesar de todo. Fíjense en el año de la película que nos trae aquí (1996), la mejor época del actor, con éxitos como Mientras dormías (1995), Casper (1995) o Independence Day (1996) con 817 millones de dólares de recaudación, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos de taquilla de la historia del cine.

Y yo me pregunto, ¿qué le pasa a este tipo de profesionales para que después de hacer varias cosas a gran nivel, caigan en ésta mediocridad de trabajos? Jamás lo entenderé, pero jamás de los jamases.

Ahora al grano. Caso abierto no tiene nada que ver con la genial serie de televisión con el mismo título, nada. Es la típica película de sobremesa del domingo donde todo sucede muy rápido al principio y luego llegado a un punto donde se vuelve todo muy predecible, no solo baja la intensidad y el interés, sino el ritmo de la historia y se te hace tediosa e insufrible, porque no ofrece ningún cambio de ritmo que te saque del aturdimiento general.

Bill Pullman está irreconocible, con una actuación muy sobreactuada, a mi personalmente me ha decepcionado totalmente, en especial en uno de los actores que me resultaban más naturales en sus diferentes interpretaciones. Y la verdad hay que reconocerlo, no hay por donde pillarla, ni el me importa un pito del acusado de asesinato en la sala y posteriormente como si no pasase nada, cuanto estaba pasando de todo y menos aún ese desenlace soso y tan poco afortunado.

En fin, repito, para echarse la siesta o poco más.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica