arrow

Mesrine: L'Ennemi public n°1 (2008)

Mesrine: L'Ennemi public n°1
Trailer
6,9
2.112
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nueva entrega sobre la vida de Jacques Mesrine entre 1973 y 1979, época en la que se le conoció como el enemigo público número 1. Todo comenzó cuando consiguió fugarse del tribunal de Compiègne, encañonando al juez hasta la calle, donde un compinche lo esperaba en un coche. La muerte de su padre, sus espectaculares atracos a sucursales bancarias, sus huidas trepidantes, o la publicación de su libro "L'instinct de mort", desde la cárcel, son algunos de los hechos más destacables de su biografía. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Mesrine: L'Ennemi public n°1
Duración
133 min.
Guion
Abdel Raouf Dafri (Novela: Jacques Mesrine)
Música
Marco Beltrami, Marcus Trumpp
Fotografía
Robert Gantz
Productora
Coproducción Francia-Canadá; Pathé / Canal+ / La Petite Reine / M6 Films
Género
Thriller Biográfico Crimen Robos & Atracos Años 70 Secuela
8
Non, Je Ne Regrette Rien.
Tras mostrarnos en la primera parte, como llego a convertirse en un gánster primero y luego la escalada de crímenes que le convirtieron en el enemigo publico núm. 1, en esta que nos ocupa tenemos a Mesrine ya en Paris como un cada vez más audaz gánster que no se detiene en barras ante nada.
Estamos ante una consecuente y tanto o más absorbente que la anterior, continuación de las correrías de Mesrine, que si te gusto la primera, huelga decir que te recomiendo encarecidamente que te pongas urgentemente a visionar esta apoteosis final, que te mantiene pegado a la pantalla como si esta fuera un imán y que, a mi juicio, es una de las mejores y más absorbentes películas (solamente por los acertadísimos títulos que tienen las 2 partes, ya tiene sentido haberlas dividido) que he visto en mucho tiempo, que estoy seguro darán mucho que hablar y en la que tanto Vincent Cassel, como Jean-François Richet, tienen en este humilde servidor un seguidor incondicional.
Entre lo que escribí en la anterior reseña y lo que he apuntado en esta, todo lo que añada solo puede ser redundante (entrar a valorar las disquisiciones morales o políticas, seria diseccionar en plan sesudo y metafórico cinéfilo, para lo cual están en filmaffinity personas mucho más capacitadas y genéticamente dispuestas que este humilde servidor), por lo que solo me queda añadir que si quieres disfrutar de la película, te aconsejo te dejes llevar y recuerdes que al principio de las 2 partes, sale un letrerito que nos advierte que aunque basada en hechos reales, se han tomado algunas licencias.
Digna compañera de Bonnie and Clyde de Arthur Penn 1967 y Dillinger de John Milius 1973, en cuanto a retrato más o menos fiel de “Public enemies” y de Scarface (Howard Hawks 1932 y Brian de Palma 1983) en cuanto a atmosfera, a falta de ver que ha hecho Michael Mann con el todavía no estrenado biopic de Dillinger que protagonizan Johnny Depp, Christian Bale y Marion Cotillard.
Absolutamente recomendable.
[Leer más +]
20 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Une autre fils de pute II… y encima mártir
En esta segunda parte Cassel se siente como pez en el agua, hay que reconocer que le da vida a su personaje. Mientras, a Richet se le va definitivamente la olla y pierde cualquier asomo de moderación que pudiera haber en el primer asalto de esta vida de santo. Tanto pierde el norte, que algunas situaciones -el arresto de París, la vista judicial, la fuga del penal- parecen más propias de una comedia negra que de un filme de acción. Sin miramiento alguno, el director se decanta por la apología más descarada del criminal, que de paso tontea con la extrema izquierda de media Europa y parte de Oriente Medio. Si en realidad el tipo era como se presenta en la película, además de un desalmado era un auténtico gilipollas. Y sigo sin creerme las secuencias de acción, tal y como están planteadas. Toda la obra es Cassel.

Como película de atracadores y tiroteos sigue siendo entretenida, aunque le sobran 20 o 30 minutos, cuenta con la aparición de Amalric, pero Richet no sabe medir la diferencia entre el producto comercial y la biografía de un personaje detestable. Aunque los más finos hubieran dicho controvertido. Después de todo, hasta los criminales tienen su corazoncito; pero éste, en concreto no deja de ser un grandísimo fils de pute.
[Leer más +]
12 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1