arrow

The Miniver Story (1950)

5,7
48
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Secuela de la famosa cinta ""La señora Miniver"", en la que se abordan los problemas de una familia inglesa de clase media durante la difícil época de la postguerra. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Miniver Story
Duración
104 min.
Guion
Ronald Millar, George Froeschel
Música
Herbert Stothart
Fotografía
Joseph Ruttenberg (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama Melodrama Familia Secuela
5
“Death can be easy. It's living that's difficult”
Esta es una muy menor continuación de la maravillosa y exitosísima “Mrs. Miniver”, dirigida en 1942 por William Wyler, que trata de mantener el espíritu de la primera con la misma pareja protagonista y algunos miembros del anterior equipo técnico - Joseph Ruttenberg como director de fotografía; George Froeschel como uno de los guionistas- para que el hábil Sidney Frankel como productor vigile las labores del eficaz, si bien no genial artesano, H.C. Potter como director.

La historia es, nuevamente, una apoteosis de la vida familiar y domestica llena de detalles íntimos de la vida cotidiana de esta maravillosa pareja ahora más centrada en los problemas de la hija ahora interpretada por Cathy O’Donnell -por cierto esposa del hermano del director William Wyler-. Sin embargo, lo que en la primera película era sufrimiento, esperanza y emoción a partes iguales -aun con su rémora de cine propagandístico-, aquí se convierte en una tragedia sin emoción.

Potter tiene, al menos, el buen gusto de resistirse a toda costa al sentimentalismo, aunque la cosa se le acabe al final de ir un poco de las manos, con su tono elegíaco y algo lacrimoso. Potter rueda mediante largas escenas y una gran claridad narrativa, regalándonos algunas escenas mayores, muy bien resueltas, como la magnífica escena inicial del baile en el estudio, lleno de una inefable melancolía donde sólo nosotros y la protagonista sabemos su secreto antes de que se lo cuente al marido.

Cuenta además con el inmejorable trabajo de Walter Pidgeon y Greer Garson, cuya compenetración es absoluta, junto a la dulce Cathy O’Donnell y un breve e innecesario papel para John Hodiak. Desde luego no se acerca, ni de lejos, a la extraordinaria propuesta original, pero da más de lo que esperábamos en principio y sirve para completar la filmografía -ocho películas entre 1942 y 1953- de la pareja protagonista.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1