arrow

Smash (Serie de TV) (2012)

Smash (Serie de TV)
Trailer
6,6
886
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2012-2013). 2 temporadas. 32 episodios. Una compañía de teatro se propone hacer el mejor musical sobre Marilyn Monroe. La historia se centra en la disputa por el papel protagonista entre una joven e ilusionada debutante (Katharine McPhee) y una veterana actriz (Megan Hilty) que, cansada de ser siempre una segundona, quiere alcanzar la fama. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Smash (TV Series)
Duración
40 min.
Guion
Theresa Rebeck, Garson Kanin, Becky Mode, Scott Burkhardt, Julie Rottenberg, Elisa Zuritsky, Julia Brownell, Joshua Safran, David Marshall Grant, Jason Grote, Bathsheba Doran, Brian Goluboff, Jordon Nardino, Noelle Valdivia, Jerome Hairston, Jacquelyn Reingold, Lakshmi Sundaram, Justin Brenneman, Liz Tuccillo
Música
Chris Bacon, Marc Shaiman, Scott Wittman
Fotografía
M. David Mullen, Shelly Johnson
Productora
Emitida por NBC; DreamWorks Television / Madwoman in the Attic / Universal Pictures Television
Género
Serie de TV Drama Musical Teatro
4
Preguntas eternas sobre el mundo del musical: ¿Rubia o Morena? ¿Mucha Mierda o Mierda y Mucha?
La idea es muy buena y llega con el boom de Marilyn y “Glee” en horas bajas: la creación de un musical sobre la tentación rubia con dos aspirantes que lo darán todo por el papel que puede cambiar su vida. “Smash” se basa en el juego que proponen los sueños (y sueños dentro de sueños) que afortunadamente, como espectadores y partícipes indirectos del show, vemos plasmados en ese producto final que está en elaboración, pero que no sabemos si podrá ver la luz. Es, en definitiva, una serie sobre el backstage y lo que se esconde más allá de las bambalinas, cuando todavía ni siquiera han sido colocadas. Presenciaremos todos los mecanismos y resortes con los que se forma un musical de Broadway. Luces, diseño, telones, aspiraciones, emoción, tensión… e imaginando los futuros aplausos…

Toda esa suma de ideas muy llamativas y proyecto inicial llega en plena fiebre de ‘American Idol’ y con “High School Musical” y “Glee” como referentes aunque ambas buscan otro tipo de espectadores frente al carácter adulto y sofisticado que propone “Smash”. Si a eso se le suma contar como productor con Steven Spielberg, con Theresa Rebeck como creadora y guionista, las composiciones de muy buena factura de Scott Wittman y Marc Shaiman, que ya trabajaron en el remake musical de “Hairspray”, y el talento de Josh Bergasse con las funcionales y eficaces coreografías parece nada puede fallar. Esa perfecta mezcla de telerrealidad (si permiten al público votar por las candidatas sería hasta el negocio del siglo) y de patrones clásicos sobre el mundo de la fama (trabajo o familia, diferencias irreconciliables y, sobre todo, el dinero como base y motor de cualquier creación) hace que todos esos intereses estén bien integrados en un piloto que, por el contrario, me llevan a apuntar a “Smash” a mi lista de decepciones del 2012.

Cuentan que “Smash” fue ideada e inicialmente desarrollada en Showtime por el productor Bob Greenblatt (“A dos metros bajo tierra”) aunque al ser ahora el presidente de la NBC el proyecto ha migrado hacia esa cadena. ¿Hubiera sido preferible que se quedara en la cadena de cable? ¿O se está pensando en ampliar el éxito de ‘The Voice’ de la NBC ante el bajón palpable de “Glee”? Viendo el buen recibimiento por parte de la crítica y, sobre todo, del público me hace sentir como un bicho raro que pasa demasiadas horas delante de series de la HBO. En mi opinión la serie invitaba, con esas ensoñaciones, a un montaje y dirección a lo “All that jazz” o “Chicago” pero en “Smash” falla todo: no hay guión, ni frases suculentas e inspiradas, ni emoción tras las cámaras y ni mucho menos un montaje funcional que alcanza el clímax en el piloto en una secuencia en montaje paralelo con sendas candidatas. No es suficiente. Al menos, para mí. Me imagino esta serie con la calidad de los libretos de “Studio 60”, con un entramado perfecto en esas metaficciones que nos propone y tiemblo… pero ahora ni siquiera aplaudo. Y ni siquiera han levantado el telón…
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Crash
Theresa Rebeck es una dramatuga de bastante éxito en Broadway pero sus créditos en el cine no son muy allá, de hecho escribió "Catwoman" de Pitof, algo que sorprenderá a muchos porque nadie esperaba que aquel esperpento tuviese guión. Pero bueno, resulta que además es la responsable del libreto del piloto de "Smash", la nueva serie de DreamWorks y, por tanto, producida por Steven Spielberg. Y van tres de tres: el año pasado puso pasta para que viesen la luz "Falling Skies" y "Terra Nova", cada una peor que la anterior. "Smash" es más modesta pero también fallida. No hay alienígenas, ni viajes en el tiempo ni dinosaurios, sólo dos aspirantes a un rol en un musical sobre Marilyn Monroe que se desean dar vida -y voz- a la rubia más morbosa de la historia del cine. Una es Katharine McPhee, cantante metida a actriz cuyo origen es uno de los American Idol (donde quedó segunda) y otra es Megan Hilty, una rubia con unos cuantos kilos de más. Ambas tienen muy buena voz y, sobre todo la primera, presencia. Ahí acaba lo bueno del piloto de "Smash".

La guionista de "Catwoman" (lo siento, Theresa) es incapaz de escribir algo con gracia más allá de lo evidente, los personajes de Debra Messing y Angelica Houston están desaprovechadísimos, los números musicales son excesivamente sencillos, su hondura dramática está por debajo de los "High School Musical" de Disney Channel, no hay imaginación ni dominio del ritmo, por no mencionar que la serie no sabe si ser musical (alguno de sus responsables o la señorita Rebeck debieron ver "Cantando bajo la lluvia") o una serie con música, sin más, algo que queda especialmente claro en los últimos 3-4 minutos en los que las dos aspirantes cantan en paralelo una canción, poniendo cierre al piloto. Tranquilos que no hay destripe, después de los créditos hay un sneak-peak de unos cinco minutos en los que, irónicamente, cuentan toda la primera temporada al detalle. Muy apropiado, así no tendré que verla. Lamentablemente "Smash" no crea ningún tipo de intriga ni nos importa una mierda quien consiga ese papel, o si sale adelante o no el musical. Es todo tan soso que el único placer de verla es perderse por la figura de McPhee y para eso hay material de archivo en Youtube hasta el fin de los tiempos. Total: piloto fallido por su incapacidad para transmitir algo o, al menos, crear expectativas. Las voces de McPhee y Hilty, y la vida de Monrie, merecían una serie (o un piloto, al menos) mejor. O al menos algo con chispa. No molesta verlo, las cosas como son, ni provoca vergüenza ajena, pero si me acuerdo de él en cuatro días no será por méritos de su guionista, eso seguro.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil