arrow

No sé decir adiós (2017)

No sé decir adiós
Trailer
6,1
1.681
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Carla recibe una llamada de su hermana: su padre, con el que hace tiempo que no se habla, está enfermo. Ese mismo día, coge un vuelo a Almería, a la casa de su infancia. Allí, los médicos le dan a su padre pocos meses de vida. Pero Carla se niega a aceptarlo y contra la opinión de todos, decide llevárselo a Barcelona para tratarle. Ambos emprenden un viaje para escapar de una realidad que ninguno se atreve a afrontar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
No sé decir adiós
Duración
96 min.
Estreno
19 de mayo de 2017
Guion
Lino Escalera, Pablo Remón
Música
Pablo Trujillo
Fotografía
Santiago Racaj
Productora
Lolita Films / White Leaf Producciones
Género
Drama Familia Enfermedad
8
No sé (ni sabemos) decir adiós
Lino Escalera se estrena en la dirección con No sé decir adiós, protagonizada magistralmente por Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas. La historia comienza cuando Carla (Nathalie Poza) recibe una llamada de su hermana (Lola Dueñas) diciéndole que su padre está en el hospital enfermo. Carla coge inmediatamente un vuelo de Barcelona a Almería para reunirse con su familia.

La película nos presenta a unos personajes solitarios que tienen miedo, no a la muerte, sino a la vida, a amar. Miedo a la palabra, a lo que va a ocurrir, miedo a decir adiós a los seres queridos. A veces lo más fácil es huir y no enfrentarse a la vida y a su dureza.

Es un retrato de todas las personas, un tema universal mil veces tratado pero contado desde la cotidianidad, sin alardes, ni exageraciones. Durante el transcurso de la película valen más los silencios y las miradas, vale más lo que no se dice que lo que se dice. El guion no cuenta una historia enrevesada pero sí una historia muy humana. Pero sobre todo no es lo que se cuenta, sino cómo se cuenta.

El director deja todo el peso a los actores y Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas no defraudan. Todos están espectaculares. Empezando por la interpretación de Nathalie Poza que toca todos los registros, desde la histeria hasta la interpretación más contenida, de las mejores actrices españolas actuales y no tan valorada a veces. Lola Dueñas se enfrenta a un personaje bondadoso, con muchos sueños y metas que alcanzar en su vida y el resentimiento propio de que ha pasado el tiempo y no los ha cumplido. Y por último está Juan Diego, que hace un personaje tan veraz y con una naturalidad pocas veces vista antes.
[Leer más +]
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Película insulsa sobre lo triste que es todo
Ya está bien. De verdad. La muerte es triste sea con enfermedad o por vejez. Las personas son complicadas, pero está claro que las hay más interesantes que otras a la hora de fijarnos en ellas... A la hora de contar su vida. En esta película los personajes son un rollo. Así, sin buscar un cultismo o un adjetivo barroco. Un rollo. El de Nathalie no sabemos por qué anda peleada por la vida (dicen otras críticas porque no sabe o no quiere amar) pero todo el rato es mal rollo y mal genio, y el mundo es caca y nada me gusta por esos bebo y esnifo. Al de Juan Diego le está matando el cáncer y se comporta como supongo haríamos todos con esa edad y esa enfermedad: de modo infantil y caprichoso. Al de Lola Dueñas su vida le aburre pero es muy buena y muy maja, y se aguanta haciendo teatro en sus ratos libres. Los tres, para colmo de males, son familia (padre y hermanas). Y ahí se acaba todo. Esos son los personajes y eso es lo que van a saber de ellos -pero ojo, mejor guión en Málaga-.

Lástima porque la peli arranca bien, con diálogos ingeniosos y con los tres actores excelsos... ¿Pero la historia? ¿La trama? ¿Qué te cuentan que no sepas? NADA. ¿Qué reflexión hace que sea interesante? NINGUNA. Y por supuesto, como buen cine ¿social? español es todo muy feo. Casas feas. Planos cerrados feos. Hospitales. Enfermedad. Y qué triste todo, sí, pero sin que nos importe lo más mínimo. Media sala miraba a mi alrededor el móvil cuando sólo llevaba 60 minutos de proyección queriendo ver cuánto le quedaba a semejante tedio. Porque luego se acaba y piensas: menos mal. Pero mirad las críticas de la prensa especializada, que son muy buenas... Lo que me lleva a preguntarme si los críticos tienen vidas aún más tristes o aburridas que las que se reflejan en esta peli o es que está feo decir que la peli, como sus personajes, es un rollo. No digo que sólo haya que hacer comedia o acción, nada más lejos. Pero se puede -y se debe- contar dramas con mayor profundidad y, por supuesto, con más carga emocional y ganas de entretener. Esta es la típica peli de la que el espectador olvidará escenas cuando pase una semana, y por completo cuando pase un mes o dos.
[Leer más +]
22 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil