arrow

Le souvenir d'un avenir (Remembrance of Things to Come) (2001)

7,1
406
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A partir de los archivos de la fotógrafa Denise Bellon (1902-1999), Chris Marker y Yannick Bellon, hija de la fotógrafa, reviven la Francia de la preguerra, del África colonial, y recuerdan a los protagonistas de guerras y revoluciones, tanto a los célebres como a los anónimos. Un lúcido repaso a la historia a partir de los excepcionales retratos de una mujer que supo captar un presente convulso que contenía ya las huellas del porvenir. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le souvenir d'un avenir (Remembrance of Things to Come)
Duración
42 min.
Guion
Chris Marker, Yannick Bellon
Música
Michel Krasna
Fotografía
Denise Bellon (B&N)
Productora
Les Films de l'Equinoxe
Género
Documental Mediometraje
6
"Que tiempo tan feliz" del Paris de los treinta
Durante el documental uno no puede evitar pensar en Chris Marker encerrado en su casa en París y rodeado de metraje antiguo y gatos, editando esta película en honor a su contemporánea, Denise Bellon, entre partida y partida del Second Life*. Bellon y Marker pertenecen a esa clase de hombres y mujeres que uno puede llamar "de su tiempo". Ellos han estado ahí, participando en guerras, documentando revoluciones y peleando por lo que creían en lo político, cultural y estético. Podría parecer que han nacido cuarenta o cincuenta años antes de su tiempo, pero esto es engañoso: somos la mayoría de nosotros, que poco más hacen de su vida que trabajar por dinero y casarse por costumbre, los que vamos a rebufo de estas vanguardias.

La sensación que transmite la cinta es peculiar ya que muestra el talento pero también la edad de Marker. Este documental es una recopilación de nostalgia, de estilos de vida que ya no existen y de contradicciones de época. En una escena una revista con una portada figurando una bonita chica gitana se abre para mostrarnos un discurso de Hitler llamando a los gitanos monos. Otra escena muestra un grupo de peones recién llegados de la campiña francesa a París, un mundo política y culturalmente muy distinto al que están acostumbrados. Entre ellas, un conjunto de imágenes muestra a los pioneros de la fotografía y el cine, a los cual Bellon pertenecía.

Marker nos sugiere un mundo donde las imágenes y la información del futuro estaban ahí, a la vista de todos, pero nadie parecía darse cuenta. Sobre las imágenes de Bellon introduce sus musitaciones políticas, muy parecidas a las que nos encontramos en "El fondo del aire es rojo". Es una lastima que Marker decida trabajar solo con el material de archivo y no apueste por hacer lo mismo con el mundo contemporáneo. Los temas tratados en la película son tan modernos ahora como hace cincuenta años: la propaganda y el entretenimiento, los medios que siguen naciendo y muriendo, la diferencia entre metrópolis y el rural etc.

La cinta nos permite disfrutar, una vez más, de la capacidad de Marker para seleccionar y editar imágenes y vídeo, pero no aporta nada nuevo a su obra.

Buen viaje, Bellon.


* Second Life es ligeramente posterior, pero no importa.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica