arrow

Attenberg (2010)

Attenberg
Trailer
5,9
789
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Marina (Ariane Labed), una chica de 23 años, vive con su padre, un arquitecto, en una pequeña ciudad industrial experimental en la costa. Marina se siente extraña y repele todo contacto con la especie humana, con la que no se identifica. Se entretiene escuchando canciones, viendo los documentales de David Attenborough, y asistiendo a las clases de educación sexual de su única amiga, Bella (Evangelia Randou). Un día, un desconocido llega a la ciudad, justo cuando el padre de Marina se prepara para despedirse de un siglo XX que considera "sobrevalorado". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Grecia Grecia
Título original:
Attenberg
Duración
95 min.
Guion
Athina Rachel Tsangari
Fotografía
Thimios Bakatatakis
Productora
Greek Film Center / Stefi S.A / Boo Productions / Haos Films / Faliro House
Género
Drama Amistad Vida rural Drama psicológico
7
HOMO HOMINI LUPUS
Athina Rachel Tsangari, consigue un conjunto excepcional, tanto en su argumento como en su ornamenta. Con actuaciones brutalmente reales y escenas que no dan cabida a la ficción —especialmente las sexuales—. Una brillante banda sonora acompaña la minuciosa edición, el tema de Francoise Harde “Suicide” define originalmente este raro pero bello espécimen cinematográfico. “Attenberg” no es una película sobre un inicio, la llegada al climax y un desenlace. Es una película para visionar, discutir, analizar y profundizar. Una cinta que atiende más a factores filosóficos, vitalistas y antropológicos, que ha factores meramente cinematográficos o de entretenimiento. Una rara especie que a ratos resulta deslumbrante, provocadora y hasta conmovedora. Una película ingeniosa y de gran alcance analítico.
[Leer más +]
17 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La no crisis del cine griego
En Grecia parece que todo está en crisis menos su cine. Debe ser que las mejores obras se producen en los momentos de vacas flacas... el caso es que Attenberg, unida al recuerdo de Canino (Kynodontas), deja una imagen especial y bastante homogénea de la que podría ser una nueva corriente dentro del basto conjunto del cine europeo: historias con un humor negro y absurdo muy sutil, soterrado, ya que en verdad son dramas con crítica social y moraleja final. Attenberg, premiada con la Copa Volpi a la mejor actriz y representante griega a los Oscar 2012 (elección suicida o tal vez muy recurrente: sorprendentemente, Canino consiguió la nominación), suma y sigue en un mosaico de la desazón, el sinsentido y la soledad de personajes asexuados y aniñados que seguramente completará Adikos Kosmos (Mundo injusto), premiada en la reciente edición del Festival de San Sebastián.

Attenberg, puestos a definirla, es la historia de una joven de 23 años que no sabe nada de sexo y que tiene que enfrentarse a la inminente muerte de su padre. De alguna manera, la protagonista de Attenberg se comporta como si una de las chicas de Canino saliese de su castillo fortificado y no supiese cómo hacer frente al mundo que le rodea. También demuestra el fracaso del padre, educador y dictador en Canino: el anciano enfermo de Attenberg quiere abandonar un siglo XX que asegura no haber servido para nada, y como legado, en calidad de antiguo arquitecto, deja una urbanización de casas blancas, vacías, impersonales, monumentos fúnebres alrededor de un terreno con barro donde nunca emanará la vida y de un mar frío donde yacerán sus cenizas.

La ingenua protagonista, imitando los rituales de apareamiento de los animales que contempla en la televisión, deja una imagen bastante simbólica de lo absurdo y lo trascendental que debate Attenberg: nunca logrará ser alguien normal, nadie a su manera lo es, y de esos hombros que mueve casi por arte de magia nunca emanarán dos alas que la alivien de su estado de apatía. Attenberg viene a decirnos que todo es irracional, que la sucesión de vida y muerte puede que no tenga sentido, y que la felicidad es incompatible con nuestra naturaleza. Una oda al patito negro y marginado con las frías formas del cine que más duele y la melodía nostálgica del hit Tous les garçons et les filles de Françoise Hardy.

Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil