arrow

The Strange Case of Doctor Rx (1942)

Añadir a listas
Sinopsis
Sobre Nueva York ataca un misterioso asesino en serie que, implacable, ejecuta uno a uno a todos los malhechores que han conseguido escaparse por los recovecos del sistema judicial. Ese oscuro vengador asesina con un método imposible de rastrear y solo deja un anota escrita sobre un papelito blanco: un número consecutivo y la firma Rx. Parece que solo el detective Jerry Church será capaz de detenerle, pero su reciente matrimonio y las constantes amenazas anónimas le colocan en el trance de tener que elegir si continúa con su misión justiciera. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Strange Case of Doctor Rx
Duración
66 min.
Guion
Clarence Upson Young
Música
Hans Salter, Frank Skinner
Fotografía
Elwood Bredell (B&W)
Productora
Universal Pictures
Género
Terror Comedia Intriga Comedia de terror Asesinos en serie
5
Una comedia antes que nada
Antes de ser estudioso del cine y sus técnicas, soy espectador; del mismo modo en que, antes de ser escritor de novelas, soy lector. Filmaffinitty es un punto de referencia para el espectador, y todo aficionado al cine que desea saber si un filme merece o no la pena; a pesar de que opiniones las hay como estrellas en el firmamento. De buena, buenísima, a mala, malísima, o simplemente pasable, la película que nos ocupa merece el calificativo de: PASABLE.
Willian NIght juega con el tono de enredo a lo Capra, constituyendo el mejor punto de la película. Mantan Moreland vuelca su vis cómica como criado despistado, proporcionando el tono adecuado a la comedia. El punto negativo podría constituirlo, precisamente, el humor presente en toda la cinta, que se sobrepone y nos aleja del propio argumento, cuyo misterio termina por quedar en un segundo plano.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
El triste caso de William Nigh
Esta película llega en el paquete de L'Atélier 13 dedicado a Lionel Atwill, dedicado a pobres enfermos mentales como yo, que babean y sufren espasmos cuando se estrenan cosas en DVD que dios, en su infinita misericordia, nos había ahorrado hasta el momento. Porque el paquete de Lionel Atwill tiene delito. O sea, si ya en el lujoso libreto te advierten de que vas a ver cosas capaces de poner a prueba tu cordura, suponiendo que todavía la conserves, ¿por qué las editan? Para que caigas en la trampa del completismo, claro está.
Al grano. William Nigh era eso que llaman un probo artesano de la serie Z que dirigió insignes majaderías como la serie de Mr. Wong, 121 títulos en total desde 1914 a 1948. Toqueteó el género del terror en bastantes ocasiones, pero ésta no es una de ellas. Se trata más bien de una farsa o comedia bufa en que actores, director y guionista debían ir de polvillo blanco hasta las cejas, porque nada tiene pies ni cabeza, y de repente enlazan el sainete con un fragmento de peli de terror y sf que te deja pasmado, anodadado y recontrahiperbloqueado. Sale un gorila, oigan, y no diré más. Y hablando de gorilas, también aparece Montan Moreland, aquel negrito graciosito que ponía los ojos en blanco y al espectador los pelos de punta. ¿Atwill? Ah, sí, sale unos 5 minutos, no más, y mejor que se hubiera quedado en casa, celebrando algunas de sus famosas orgías. Por eso hacía estos bodrios, claro, por la pasta, porque si no...
[Leer más +]
0 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil