arrow

Buenos días (1959)

Buenos días
Trailer
7,9
2.702
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Japón, años 50. Como todos los días, los miembros de una familia se disponen a afrontar sus problemas, sueños y realidades. El padre, con los altibajos de su trabajo y las exigencias que impone la educación de los hijos. La madre, administrando los ingresos familiares y atendiendo a las múltiples complicaciones de la vida doméstica. Y los hijos obsesionados por tener televisión en casa, y uno de ellos enfrascado en sus estudios y angustiado por un defecto físico. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Ohayo (Ohayô)
Duración
94 min.
Guion
Yasujirō Ozu, Kogo Noda
Música
Toshiro Mayuzumi
Fotografía
Yuuharu Atsuta
Productora
Shochiku Kinema Kenkyû-jo
Género
Comedia Familia Remake
8
La comunidad
No me acuerdo dónde leí, que la prueba fehaciente de que no existe el alma humana era la asistencia a una reunión de vecinos:

- Yo no pienso pagar más.
- ¡Tenemos que pintar!
- Pues diles a tus hijos que no arrastren las bicicletas por las paredes.
- Tú le puedes decir a la borracha de tu mujer que la próxima vez vomite en tu casa y no en el portal de la entrada.

Esas cosas cotidianas que amenizan la reunión. Antenas de televisión, fachadas, ascensores, humedades, comunidades impagadas y ruidos. ¡Todo un cocido madrileño! Pero como los políticos, acaba la reunión y a la mañana siguiente, con una amplia sonrisa, decimos al vecino de enfrente:
- ¡Buenos días!

Mientras, en casa, le hacemos vudú.

Los entendidos dicen que Ozu es el director asiático menos influenciado por occidente. Aún así, se daba cuenta que los cambios estaban llegando y con la sutileza que le caracteriza, con el tenue movimiento de una cámara, traza la historia de la inmundicias y complicaciones en las relaciones de una comunidad de vecinos. Usando un minimalismo prodigiosos (Ohayô), Ozu expresa a través del humor de dos niños todo aquello que estaba observando: la occidentalización, la pérdida de valores, y la incomunicación (ingeniosas esas escenas en las que las mujeres hablan sin escuchar).

Es su segunda película en color y como el resto de su filmografía en color se nos hace extraño pero es un hándicap de debemos y podemos salvar. “Buenos días” es una comedia que de ligera no tiene nada. No será de las obras más recordadas de un director que tiene multitud de grandes títulos, pero Ozu consigue plasmar de manera modélica este trabajo.

Con un montaje de libro, ausencia de movimientos de cámara (hasta el punto de casi eliminar ese plano/contraplano sin por ello restar información) y una loables interpretaciones (donde los dos hermanos son capaces de aguantar unos planos tan pesados como los que saca la cámara de Ozu sin perder por ello una pizca de frescura) el director nos planta el Japón cotidiano (como siempre hizo) y los cambios que llegaban por la abertura occidental que se estaba produciendo. Cuatro años después, Akira Kurosawa también tomó buena cuenta de estos cambios sociales en una memorable (sobre todo en la primera parte) “El infierno del odio”.

Con la secuencia final, esperando el tren, Yasujiro Ozu sintetiza la película entera. Ni un amor a flor de piel y percibido desde el instante en que el profesor de inglés se encuentra con la tía de los pequeños (contención maestra típica de Ozu), puede con los formalismos del “Buenos días.”
[Leer más +]
50 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
CONSPIRACIÓN DE SILENCIO
Es un hecho conocido que casi todas las películas de Ozu tocan temas similares, como son la dialéctica entre tradición y modernidad, infancia y madurez, el implacable paso del tiempo, o los problemas de comunicación entre las personas. Todo ello tiene cabida en este filme, una revisión de un clásico mudo anterior ("He nacido, pero..."), con el que presenta grandes similitudes argumentales, no así formales.

En esta ocasión, la peculiar conspiración de silencio emprendida por los niños protagonistas, sirve para mostrar las complejas relaciones que los seres humanos construimos en torno a las palabras, a la comunicación. Y es que, verdaderamente, los adultos hablan mucho, pero frecuentemente dicen poco, o más bien describen amplios y fatigosos rodeos en torno a lo que verdaderamente querrían expresar. Véanse los magníficos ejemplos que presenta Ozu, con los equívocos y sobreentendidos que surgen entre las vecinas, o con la insustancial charla que sostienen los dos enamorados, incapaces de verbalizar lo que sus actitudes y miradas sí expresan. De ahí que la insistente franqueza de los niños resulte enervante para los adultos, y que finalmente sean ellos, los que supieron decir lo que querían, quienes triunfen, obteniendo la tan ansiada caja tonta. De paso, Ozu realiza su acostumbrado y excelente retrato de la clase media japonesa de suburbios, aportando una galería de personajes interesante, pues sirve como ejemplo de los roles sociales del Japón de finales de los 50.

Si el argumento parte del filme mudo antes mencionado, la elección del entorno en el que se ambienta la historia no se queda atrás, pues vuelve a ser un barrio o localidad situada a las afueras de la ciudad, en el que conviven pequeñas comunidades de vecinos. En cambio, a estas alturas, el estilo de Ozu es muy diferente del que mostraba en aquellos lejanos años treinta. Ahora su mirada se ha congelado y depurado; permanece estática, pero pese a ello exacta, simétrica, llena de lógica interna, como bien revelan los soberbios encuadres, tanto los rodados en interiores como en exteriores (magníficos los del inicio, mostrando a las gentes pasar, en dos alturas, por el espacio que queda entre dos casas). El dominio del espacio que muestra el realizador en las escenas interiores, unido a la planificación que requiere la colocación y movimientos de los actores, es digna de elogio, pues pocos directores alcanzan su perfección y naturalidad. Señalar también que el punto de vista es ya el tradicional en el Ozu maduro, describiendo un suave contrapicado característico, que podríamos denominar la "técnica del cineasta sentado".

Estupenda película, otra más en la larga lista que debemos a Ozu, un realizador que supo plasmar en su obra no sólo las inquietudes propias -lo que ya es meritorio- sino las de todo un país y una época.
[Leer más +]
31 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1