arrow

Schwarz und weiß wie Tage und Nächte (Black and White Like Day and Night) (TV) (1978)

6,3
163
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Thomas Rosemund (Bruno Ganz) es un hombre con unas dotes excepcionales para el ajedrez que, obsesionado por ganar al campeón mundial, abandona su vida como programador informático y se lanza a jugar torneos como jugador profesional. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Alemania del Oeste (RFA) Alemania del Oeste (RFA)
Título original:
Schwarz und weiß wie Tage und Nächte (Black and White Like Day and Night) (TV)
Duración
103 min.
Guion
Wolfgang Petersen, Jochen Wedegärtner, Karl Heinz Willschrei
Música
Klaus Doldinger
Fotografía
Jörg-Michael Baldenius
Productora
Monaco Film GmbH / Radiant Film GmbH / Westdeutscher Rundfunk (WDR) / Österreichischer Rundfunk (ORF)
Género
Drama Ajedrez Telefilm
8
Muy buen telefilme, con un estupendo Bruno Ganz.
Telefilme muy bueno, que cuenta con una prodigiosa interpretación de Bruno Ganz, como el jugador de ajedrez, y que retrata perfectamente los difusos límites de la genialidad y la locura.

Sobre un guión trabajado sobre hechos reales de ajedrecistas famosos, el señor Petersen (capaz de lo bueno, lo malo, lo muy bueno, lo muy malo, lo sublime y lo infame), rodó en esta ocasión esta atractiva historia en que se muestra el descenso a los infiernos de un hombre que se entrega tanto a este deporte-pasión o como lo queramos llamar que...

Bueno, ya se lo pueden imaginar. Por otro lado, no hemos de dejar de hacer referencia a la actuación, más que correcta, de Gila von Weiterhausen; y a la música de Klaus Doldinger —nada rítmica y tan diferente de, pongamos por caso, la banda sonora que compuso para “Das boot” (“El submarino”)— que acompaña perfectamente esta historia dura, pero magníficamente contada.

Ya saben, además de “En busca de Bobby Fischer”, que era muy buena, también se halla “Schwarz und weiß wie Tage und Näche”, o lo que es lo mismo “Negras y blancas como el día y la noche”. O más prosaicamente “El jugador de ajedrez”.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
“El ajedrez es un mar en el que un mosquito puede beber y un elefante puede bañarse”.
Este proverbio indio viene a decirnos que da igual cuál sea nuestro nivel (jugador de café o Gran Maestro) el ajedrez puede darnos alegría y disfrute. Si bien es cierto que una gran mayoría de los campeones del mundo muestran actitudes “peculiares” (cuando no están directamente como una cabra), no se puede generalizar, y esto es algo en lo que las películas sobre ajedrez suelen caer con facilidad: presentar el juego como una ventana a la locura, fuente de obsesiones varias.

Pues no, señoras y señores, afortunadamente no es así, y como reza el proverbio que encabeza esta crítica, cualquiera desde el niño al viejo puede disfrutar y aprender con el ajedrez. Así que a ver si aparecen más películas que hagan promoción y apología del “juego rey”, que falta hace, sin caer en tópicos y asustar a los padres que teman que sus hijos se vayan a convertir en unos locos por culpa de los 64 escaques.

Así pues, la película, aparte de lo ya dicho, no está nada mal, teniendo en cuenta que es un telefilm, y todo es bastante correcto en ella. El 7, tal vez excesivo, es sin duda por la temática y los protagonistas, que cumplen.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil