arrow

Bajo la piel (2008)

Bajo la piel
Trailer
4,0
615
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Julian Wright es un encantador y exitoso hombre de negocios, pero oculta un secreto que lo atormenta y convierte su vida en un desastre. Julian conoce a una atractiva y misteriosa mujer que lo seduce y que intenta cambiar su rígido estilo de vida, algo que no sólo afectará Julian, sino a la gente que lo rodea. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Human Contract
Duración
103 min.
Guion
Jada Pinkett Smith
Música
Anthony Marinelli
Fotografía
Darren Genet
Productora
Tycoon Entertainment / 100% Womon / Overbrook Entertainment
Género
Drama
3
Querer y no poder
Paz Vega continúa su andadura por Hollywood y el resultado de su aparición en “The human contract” es rotundamente nefasto. Las horas que ha pasado esculpiendo su fascinante silueta ya podría haberlas invertido en afinar su desastroso acento inglés, porque raya la comedia.
Aunque no toda la culpa es de la actriz española. La responsable de este sin sentido es Jada Pinkett Smith (esposa de Will Smith), una debutante en la dirección cuyo angélico rostro afroamericano resulta familiar por sus múltiples trabajos como actriz.
De primeras, estamos ante un ejecutivo publicitario que se va a comer el mundo, tiene una madre un poco loca, una hermana negra (por qué no) y conoce a una espectacular muchacha que no se desenvuelve muy bien con el inglés (qué pérdida de tiempo preguntarle por su acento). A partir de ahí se abren interrogantes a raíz de los prontos que le dan al protagonista, que se despejarán en un abrir y cerrar de ojos y sin muchos esfuerzos, además de una levísima reflexión sobre el matrimonio que parece dar pie al título esta desafortunada cinta.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La cara negativa de las relaciones a tres bandas
Siempre lo he dicho: las relaciones entre tres no hacen más que dar problemas, pero no es algo evidente y necesitamos que la mujer de Will Smith se ponga detrás de una cámara a contárnoslo a cambio de hora y media de nuestra vida. No es un mal trato porque seguramente no sepáis que si compartís a vuestras parejas con terceras personas, corréis el riesgo de sentir unos celos enormes (en el fondo sois todos unos retrógados y retrógadas) que pongan en peligro vuestra relación.

Así que partiendo de que “Bajo la piel” es una película útil y práctica, quizá lo más destacable es la permanente sensación de desorientación de no saber qué se está viendo. Cuando crees que es un película sobre la competitividad en el mundo de los altos ejecutivos de negocios, de esos que mueven millones con hacer una llamada, te encuentras en el submundo de los friquis que hacen de la anormalidad una bandera, para pasar al mundo de las relaciones a tres y de ahí a los tormentos interiores de una infancia disfuncional, con malos tratos domésticos por el camino. Lamentablemente, no se aprecia una mano firme en la dirección que haga transitar de una trama a otra, de un mundo a otro, con ritmo y coherencia. Por el contrario, la historia se va de las manos a los pocos segundos de empezar y todo lo que ocurre lo hace por puro capricho de guión. Al final sale una cosa conmovedora como podría haber salido una comedia o una paranoia Davidlynchiana.

Lo mejor es la banda sonora, la selección de canciones a nivel individual y su empastado en cada momento adecuado de la película. Por el contrario, las interpretaciones son desiguales, excesivamente rígidas y frías en su mayoría, sin transmitir absolutamente nada (salvo quizá falta de fe en la película y ganas de terminar el rodaje cuanto antes, cobrar la nómina y echar el currículum a otra película con más posibilidades) si exceptuamos la nota de exótica de Paz Vega, que doblada por una profesional (detalle importante a la hora de valorar su actuación), pone algo de calidez en medio de ese gélido ambiente.

Extraña película, ya digo. No tiene nada de atractivo, está llena de limitaciones por todas partes y, sin embargo, me atrajo lo suficiente como para despertar mi interés por lo que pudiera pasar al final.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil