arrow

Quantez (1957)

5,3
89
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una banda de ladrones se dirige a México cuando se encuentra una inesperada oposición en el camino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Quantez
Duración
80 min.
Guion
R. Wright Campbell (Historia: R. Wright Campbell, Ann Edwards)
Música
Herman Stein
Fotografía
Carl E. Guthrie
Productora
Universal International Pictures (UI)
Género
Western
7
Magnifico y desconocido Western
Quantez es un muy buen Western protagonizados espléndidamente por Fred MacMurray y Dorothy Malone. Es una película intimista, sin apenas acción pero con una gran dosis de tensión, que surge en el enfrentamiento entre los personajes, agravado al estar asediados por un grupo de Indios Apaches.
Toda la trama se desarrolla en saloon de un pequeño pueblo abandonado cuyo nombre es Quantez, al que llega una banda de forajidos huyendo de los Apaches después de un atraco.
Las pasiones, los rencores, las miserias y el pasado van surgiendo de forma brutal y cruda enseñando quien es quien y que le ha movido para llegar a ese polvoriento pueblo donde se enfrentaran a un enemigo peor que los indios, ese enemigo no es otro que ellos mismo.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
En la ciudad fantasma
Harry Keller fue un director de segunda fila especializado en westerns, hasta que se entregó a la televisión y a las películas de Tammy. Poco visto en España, Quantez no es una película despreciable. Es lo que podríamos calificar de western atmosférico y/o psicológico. Cuatro hombres y una mujer llegan a una ciudad abandonada después de cometer un atraco. Su propósito es atravesar el desierto para llegar a México, pero los indios acechan. La acción es escasa y abundantes los diálogos, pero aun así nos sentimos atrapados por los acontecimientos. Cada personaje nos va desvelando su psique a medida que avanza la narración, con escenas excelentes como la inesperada aparición del guitarrista solitario. Hay momentos en que la cuidada fotografía recrea una atmósfera de fantastique entre los escasos edificios del poblado, subrayados por la bonita banda sonora de Herman Stein. Los intérpretes se vuelcan en sus personajes, en especial el siempre excelente Fred MacMurray y la sensual Dorothy Malone, en su habitual papel de puta de buen corazón. La escena final es digna de un western de serie A. Una agradable sorpresa.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil