arrow

The Long, Hot Summer (1958)

The Long, Hot Summer
Trailer
7,3
3.358
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras ser expulsado de una población acusado de haber provocado un incendio, Ben Quick llega a un pueblo y es contratado por Will Varner, dueño y señor del lugar. Melodrama sureño, basado en relatos de William Faulkner, que permitió a un jovencísimo Paul Newman demostrar que era mucho más que una cara bonita. En efecto, gracias a este papel consiguió ganar el prestigioso premio al mejor actor en el Festival de Cannes. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Long, Hot Summer
Duración
115 min.
Guion
Irving Ravetch, Harriet Frank Jr. (Relatos: William Faulkner)
Música
Alex North
Fotografía
Joseph LaShelle
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Drama sureño
Grupos  Novedad
Adaptaciones de William Faulkner
8
La confesión
Primero de los 6 films que Paul Newman protagoniza a las órdenes del realizador Martin Ritt (1914-90), del que había sido alumno en “Actor’s Studio”. El guión, de Irving Ravetch (“Con él llegó el escándalo”, Minnelli, 1960) y Harriet Frank Jr., adapta libremente dos relatos breves, “Spotted Horses” (1931) y “Barn Burning” (1939), y la novela “The Hamlet” (1940), del ganador del Nobel William Faulkner. Se rueda en escenarios naturales y en escenarios reales de Luisiana, en los últimos meses de 1957. Gana el premio al mejor actor (Cannes). Producido por Jerry Wald (“Tú y yo”, McCarey, 1957) para la Fox, se estrena el 3-IV-1958 (NYC).

La acción dramática principal tiene lugar en la pequeña localidad de Frenchman’s Bend (Mississippi), a lo largo del los meses de verano de 1957. Ben Quick (Newman), de unos 25 años, es recogido en la carretera por Clara Ana Varner (Woodward) y su cuñada Eula Varner (Remick). Había sido expulsado de su lugar de residencia, más al Oeste, al ser acusado, sin pruebas, de provocar un incendio. Es contratado como mozo de cuadras por el terrateniente y empresario sureño Will Varner (Welles), con el que simpatiza y del que se gana pronto la confianza. Ocupa una casa abandonada desde hace tiempo, sita en tierras de Varner. Oculta un pasado oscuro y triste, del que nunca habla. Clara, de 23 años, es prudente, inteligente, de espíritu independiente, guapa e idealista. Es la maestra de escuela del pueblo. Eula, casada con Jody Varner (Franciosa), hermano de Clara, es coqueta, atractiva, jovial y desenvuelta. Will, de más de 50 años, es rico, poderoso, prepotente y manipulador.

El film desarrolla un drama familiar ambientado en el sur más tradicional y profundo de los EEUU, dominado (1958) por caciques todopoderosos y autoritarios, relaciones de sumisión, prejuicios machistas y limitadas posibilidades para que la mujer pueda organizar su vida de manera autónoma e independiente. En este marco, el drama enfrenta a las personas por odios, envidias, recelos, resentimientos, despechos, deseos de venganza, amores y desamores, concupiscencia, codicia y ansias de poder. La narración se presenta bien desarrollada y construida con fluidez y claridad. Se apoya sobre todo en cuatro protagonistas: el ambicioso Ben, el caprichoso Will, el acomplejado Jody y la independiente Clara. Los guionistas rebajan acertadamente la densidad y complejidad de los textos de Faulkner. Gracias a ello se consigue que el film se adecue a las posibilidades y conveniencias del cine.

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
27 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La vida es muy larga y abundan los sinvergüenzas: invierta en fósforos (6.9)
Desde luego no es la típica historia de amor romántica y comercial. Newman, seductor él, interpreta modélicamente a un joven sinvergüenza materialista al que le viene de casta su fama de pirómano; Welles, con profesionalidad pero menos inspiración, a un estridente estafador que es dueño de medio estado; Woodward, a la joven hija prudente, intelectual e idealista de este último que no acaba de encontrar un marido a su gusto, a pesar de las presiones sociales y familiares; Anderson, al hijo acomplejado por las codiciosas exigencias paternales; y Lee Remick, a la atractiva mujer de Anderson.

Como bien se ha dicho, el guión comienza ofreciendo un gran material a los actores, en la senda del Tennessee William más conocido, con su sensualidad contenida que estalla en el momento menos pensado, con sus conflictos de identidad sexual, con sus problemas familiares, etc. Y así se mantiene hasta que en la parte final se buscan, de forma demasiado precipitada, desenlaces más o menos felices que rompen con el buen trabajo anterior.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil