arrow

American Madness (1932)

7,1
505
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tom Dickson ha sido durante 25 años el leal y honrado presidente de un banco. Ante la caída de la bolsa, la junta directiva le arrebata el poder y exige la devolución de los préstamos. Un empleado del banco sin escrúpulos y un presunto robo de cinco millones de dólares ponen su carrera y su matrimonio al borde del desastre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
American Madness
Duración
75 min.
Guion
Robert Riskin
Música
Mischa Bakaleinikoff, Karl Hajos
Fotografía
Joseph Walker (B&W)
Productora
Columbia Pictures
Género
Drama Bolsa & Negocios Gran Depresión Robos & Atracos
8
VIVA LA GENTE, LA HAY DONDE QUIERA QUE VAS...
La abuelita Capra, como despectivamente se le llamó por sus cuento-películas, nos deja otra muestra más de su talento (y ya van muchas). En plena depresión, una película sobre bancos y dinero era un reto, que Capra superó con buena nota. No con matrícula de honor pero sí con notable alto.

Es cierto que la película tiene sus lagunas. Pero son lagunas puestas al servicio de lo que en definitiva se quiere contar. Ó si lo prefieren: Exageraciones. Es cierto que hay buena gente ¿Pero tanta?. Es cierto que las masas son manipulables ¿Pero tan rápidamente? Ahora bien, de lo que no hay duda es que la única manera de salir de una crisis es moviendo el dinero y no encerrándolo a buen recaudo. La clase de economía que Dickson le da al consejo de dirección es absolutamente magistral. No porque la entienden los expertos sino, todo lo contrario, porque llega a la gente corriente, a los Juan Nadie, a esa buena gente que está siempre en el centro de su filmografía.

Otra escena notable: El montaje de primeros planos corriendo el rumor de la crisis bancaria. Evidentemente exagerada, pero efectiva, que es de lo que se trata. En definitiva, es otra lección económica que podría denominarse: Influencia de la información sobre los mercados financieros, ó algo así.

Repito: Lo increíble al servicio del fin. En este caso el fin justifica los medios. La aparición (exagerada) de acreditados ciudadanos en el último instante, dinero en mano, para devolver la confianza a los inversores es otro capítulo del cuento macro ó microeconómico, según se mire, que Capra narra con la voz inflada de esperanza en el futuro y sobre todo en las personas.

Las tramas accesorias del film, son eso, simplemente accesorias, el robo, la complicidad, el flirteo de la mujer del director, la lealtad del amigo, son solo instrumentos al servicio de una melodía. Por ejemplo, aquella de Viva la Gente. Acabamos tarareándola...
[Leer más +]
24 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La confianza
Film importante dentro de la filmografía del realizador Frank Capra. El guión es de Robert Riskin, que en esta ocasión colabora con Capra de modo completo, tras dos colaboraciones parciales anteriores. Se rueda en los Columbia Studios durante un mes de la primavera de 1932. Producido por Harry Cohn para Columbia, se estrena el 4-VIII-1932 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar durante un par o tres de días en NYC, en 1932. El director de Union National Bank, Tom Dickson (Huston), aplica en la concesión de créditos a clientes criterios basados más en la confianza que merecen las personas consideradas una a una que en la solvencia de las mismas. Contra este criterio se manifiesta una parte del Consejo de Administración, que propone su destitución. La decisión se ve paralizada temporalmente cuando a causa del robo de 100.000 USD de la caja de la entidad se produce una crisis de pánico entre los clientes. Tom Dickson es un hombre entregado al trabajo, diligente, riguroso, ordenado e idealista. Cyril Cluett (Gordon) es el jefe de caja, aficionado a los juegos de azar acumula pérdidas del orden de los 50.000 USD. Dude Finlay (Ellis) es el jefe de una banda mafiosa dedicada al robo y al asesinato. Phyllis Dickson (Johnson), ociosa y aburrida, se siente insatisfecha porque su marido dedica muchísimo tiempo al trabajo y a ella la tiene descuidada. Matt Brown (O'Brien), uno de los cajeros, fiel a Dickson, entregado al trabajo, no encuentra el momento adecuado para casarse con su novia de siempre.

El film es un drama ambientado en tiempos de la Gran Depresión, en el año electoral de 1932, en el que el presidente republicano Hoover fue derrotado por el demócrata Franklin D. Rooselvet, que prometía una nueva política (“New Deal”) contra la crisis. En los momentos del rodaje la confianza del público en las instituciones financieras se encontraba deteriorado y erosionado, a causa de las quiebras y cierres registrados en los 2 años anteriores (1930 y 1931). Los Consejos de Administración de los bancos supervivientes deseaban, no sin razón, extremar la prudencia en la concesión de préstamos, teniendo en cuenta sobre todo la solvencia del cliente, la viabilidad del negocio y la capacidad de pago.

El film esquematiza la situación y carga el peso del argumento en disputas personales y enfrentamientos entre idealistas y pragmáticos, que dan pie a un relato de fácil comprensión, de interés general y capaz de suscitar entre el público adhesión y complicidad. Se trata de un film importante de Capra por varias razones. En primer lugar porque la colaboración que inicia con el guionista Ruskin implica la superación de las trivialidades argumentales habituales hasta entonces y la incorporación de temas relevantes y, con frecuencia, relacionados con las turbulencias del país. A partir de entonces no cesa esta práctica, que asume como propia.

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil