arrow

Mi pecado me condena (1953)

Mi pecado me condena
Trailer
7,7
8.890
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un sacerdote escucha la confesión de un criminal. Cuando las circunstancias implican al cura, y las sospechas de la policía recaen sobre él, entonces tendrá que afrontar una espinosa situación: no puede contar lo que sabe; tiene, pues, que encubrir al culpable porque está obligado a respetar el secreto de confesión. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
I Confess
Duración
95 min.
Guion
George Tabori, William Archibald (Novela: Paul Anthelme)
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
Robert Burks (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Intriga Policíaco Religión
"Una de las mejores películas de la historia del cine. Todo en ella es grandioso. Intriga de principio a fin para un filme original y creíble"
[Diario El País]
8
La confesión
Largometraje que Alfred Hitchcock rueda en Quebec. Escrito por George Tabori y William Archibald, adapta de modo impecable, aunque con algunos cambios, la obra de teatro “Nos deux consciences” (1902), de Paul Anthelme. Se rueda en escenarios naturales de la ciudad de Quebec (Canadá) y en los platós de Warner Studios (Burbank, CA). Fue nominado al Gran Premio del Festival de Cannes. Producido por Hitchcock para la Warner, se estrena el 22-III-1953 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en Quebec en torno a 1952. El inmigrante alemán Otto Keller (Hasse) trabaja como sacristán de la parroquia de Santa María y, los miércoles, como jardinero del abogado Vilette (Legare). Descubierto por éste cuando intentaba robar dinero de la caja, Keller le asesina y poco después confiesa su crimen al sacerdote Michael Logan (Clift). Obligado por el secreto de confesión, Logan guarda silencio y no se defiende cuando el inspector Larrue (Malden) le acusa de ser el autor del crimen. Logan es joven, sensible y de fuertes convicciones. Movido por el sentido del deber, guarda el secreto al que está obligado. Antes de su ordenación mantuvo relaciones amorosas con Ruth (Baxter).

El film suma drama y thriller. De educación católica en un colegio de jesuitas, Hitchcock relaciona la historia del film con temas religiosos de carácter confesional, como el sacramento de la penitencia, el voto de castidad, el celibato, el pecado, el adulterio, el secreto canónico de confesión, el perdón, la absolución, la indisolubilidad del matrimonio. La comprensión de estos temas y de la profunda carga moral que conllevan para un católico es necesaria para la correcta interpretación del sentido y alcance del drama que se explica. El perdón y la culpa son dos cuestiones sobre las que las confesiones cristianas mantinen posiciones diversas y enfrentadas. Las numerosas referencias confesionales dificultan la buena acogida general del film, su difusión y su nivel de aceptación.

El realizador deseaba desde hacía tiempo llevar a la pantalla la historia de un sacerdote católico que recibe la confesión de un asesinato del que posteriormente es considerado culpable. Cuando consigue que la Warner produzca la película, la dirección del estudio se niega a aceptar dos de sus más grandes deseos: que el protagonista tuviera un hijo con Ruth antes de su ordenación y que acabara condenado a muerte y ejecutado. De la obra original se mantienen dos ideas: la transferencia de culpabilidad y la confrontación de “dos conciencias”: la del capellán que oye en confesión a un asesino y la del amigo de un político casado con Ruth con la que mantuvo relaciones íntimas a su regreso de la guerra. El film se presenta punteado con algunos toques de humor y de ironía, especialmente agudos cuando Ruth acude a la policía para proporcionar una coartada a su amigo, pero lo que hace es facilitar a la policía lo que ésta entiende como el móvil del crimen.
[Leer más +]
56 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La ética de llevar un alzacuello
No estamos ante una película redonda. Para empezar su final no posee los ingredientes necesarios para satisfacerme y esta francamente mal resuelto. Aunque el tema del secreto de confesión podría dar para una buena trama, lo cierto es que conforme trascurre la cinta decae la tensión. De todas Hitchcock mantiene la manera para que siempre nos quede la duda de si el padre Logan incumplirá el secreto de confesión

No decae en ningún momento su actor protagonista: Montgomery Clift. Me parece lo mejor de la película y su escena saliendo del juzgado con todo el pueblo volcado es una contundente muestra de porqué su director, tiene la fama de la que goza. Escena que por cierto, volvió a repetir en “Los pájaros” (1963) con los consabidos cambios, por supuesto. Interesante también los cruces de miradas con el matrimonio Keller, interpretado de manera brillante por Hasse y Dolly Haas.

Me sobra la forma que Hitchcock usa para contar el romance de Clift con Baxter. El uso reiterativo de flashback rompe el ritmo y la escena se hace larga.

Fantástica técnicamente. Impecable tanto en los planos como en la puesta en escena, y con una acertada banda sonora.
[Leer más +]
50 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil