arrow

True Detective II (Serie de TV) (2015)

6,6
17.324
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV de 8 episodios (2015). Segunda temporada de la popular serie de la HBO creada por Nic Pizzolatto. La trama se ambienta en California y gira en torno a tres policías y un mafioso en una red de conspiraciones que se suceden tras un asesinato. Ray Velcoro (Colin Farrell) es un detective que tendrá que enfrentarse a un dilema: mantener la lealtad a sus jefes, miembros de un departamento de policía corrupto, o ponerse de parte de un mafioso que lo chantajea. Frank Semyon (Vince Vaughn), un veterano criminal, intenta legalizar su empresa, pero su plan se tuerce cuando asesinan a su socio. Paul Woodrugh (Taylor Kitsch), un policía de tráfico apartado de sus tareas, ve en la investigación un modo de redención. Por su parte, Ani Bezzerides (Rachel McAdams), la implacable Sheriff de Monterrey, es una gran profesional, pero demasiado aficionada al juego y a la bebida. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
True Detective II (TV Series)
Duración
55 min.
Guion
Nic Pizzolatto
Música
T-Bone Burnett
Fotografía
Nigel Bluck
Productora
Emitida por Home Box Office (HBO); Home Box Office (HBO) / Anonymous Content
Género
Serie de TV Intriga Thriller Drama Policíaco Crimen
Grupos  Novedad
True Detective
Categorías 1
8
True Detective S2 (o de cómo el fantasma eclipsó al mito)
Tras atestiguar el desenlace, análogo en factura y tono a los episodios precedentes, quiero romper una lanza a favor de la segunda temporada de True Detective. Da la impresión de que todos los comentarios, críticas, inferencias que se han vertido sobre la entrega topan, como punto de anclaje y medición, con la trama de Rust y Marty ambientada en una salvaje y esotérica Louisiana; podríamos decir, de este modo, que la sombra de True Detective desacredita indefectiblemente a su continuación. Inspiremos hondo, asumámoslo: nunca se producirá nada como la primera temporada de True Detective; la excelsa convergencia de actores, guión, desarrollo artístico y dirección fue un pequeño milagro, incluso para los estándares de calidad de la productora HBO. Otrosí: el mismo creador de la serie dio en afirmar su pretensión de que cada temporada aúne una historia diferente, con un casting diferente y una atmósfera diferente —bien podrían haberse decantado por un nombre equidistantemente diferente y no redundar en True Detective, por cuanto así habrían eludido, quizás, un consumado batacazo a nivel de crítica—; por ende, debemos librarnos primero del fantasma de Rust, de la filosofía pesimista, de los magnéticos pantanos y de los cultos sodomitas para apreciar la segunda temporada en su justo grado.

True Detective II dimana, otra vez, de una premisa de oscuridad: personajes turbios que arrastran grávidos traumas, ángeles caídos en una búsqueda inconsciente de redención —Ray Velcoro, Annie Bezzerides y Paul Woodrugh, con Frank Semyon en un rol tangente y explosivo, conforman el plantel sobre el que trepida el argumento: un caso de homicidio y corrupción significativamente más denso que a lo que se acostumbra la televisión, a cuenta de que a cada episodio se introduce una cantidad abrumadora, aunque maravillosamente hilada, de información; pues si algo hay que destacar en esta dilatada historia es su sutileza —a diferencia de otras teleseries de éxito, más efectistas, es la delicadeza en el desarrollo de los personajes y la intimidad que éstos exhiben, la sorpresiva magnitud del enigma que poco a poco se va desanudando, y, sobre todo, el realismo que se imprime a cada retrato humano y cada giro argumental lo que encumbra a True Detective II. En último término sólo así se podría definir: una serie realista de pequeños matices y emociones palpables. No es de extrañar que haya quienes, modulados por el Espectáculo y la industria del entretenimiento, se sientan insatisfechos con ciertas decisiones de guión... en efecto, Nic Pizzolato ha sido valiente en lo que comporta a cómo lidiar con sus criaturas.

Las interpretaciones rayan a un buen nivel (a reinvindicar Colin Farrell, mastodóntico en su usurpación de un ex-policía alcóholico y destrozado, y a algunos secundarios); la banda sonora proporciona una atinada ambientación de texturas electrónicas; tanto fotografía como dirección, ahora bien, me parecieron levemente decepcionantes, demasiado anecdóticas para mi gusto. Con todo, True Detective II es un producto audiovisual envolvente, con sello propio, y sin lugar a discusión de lo mejor que se puede ver en televisión ahora mismo. Que no os lo estropee la nostalgia.
[Leer más +]
95 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No debería estar permitido votar y opinar en el episodio 1 y 2
Yo no hago crítica a la serie porque voy a intentar verla del tirón como la temporada 1. Cuando termine, es ahí donde objetivamente opinaré sobre ella y puntuaré. Leo las críticas realizadas y es indignante. Primero le dan un 9 en el primer episodio, luego lo cambian... ¿en el tercer episodio lo cambiamos otra vez no? Prejuicios, prejuicios, prejuicios...

Animo a todas las personas a que miren la serie de manera objetiva, esto es sin leer a supuestos especialistas del cine y sin leer opiniones de gente que casi siempre para ir de listos copian y pegan esas críticas que leyeron por ahí para que parezca que entienden algo y van a la última. Para finalizar añadir que True Detective 1, es una cosa, y ahora es otra cosa diferente. Compararlas no tiene sentido y no es más que un ejercicio absurdo que llena de parcialidad la crítica.

P.D: Le pongo un 10 solamente porque la página me obliga a votar para poder enviar mi crítica y quiero compensar esos impresentables "5" y "7" que se ven por ahí, en pleno episodio 2...
[Leer más +]
120 de 207 usuarios han encontrado esta crítica útil