arrow

The Killer That Stalked New York (1950)

6,3
41
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una pareja -Evelyn Keyes y Charles Korvin- que contrabandea diamantes de Cuba a Nueva York, trae también un misterioso cargamento: viruela. La mujer, insospechadamente enferma, debe sortear el seguimiento de un agente del tesoro, así que se oculta en el hotel de su hermana -Lola Albright-. Cuando cae enferma, acude a un doctor -William Bishop-, quien piensa que sufre de un resfriado. Pero cuando una niña que también estaba en la oficina, muere repentinamente de viruela, la verdadera situación surge a la luz. La alerta cunde entre las fuerzas del orden, que tratan de atrapar a la persona que puede estar diseminando la infección sobre la gran ciudad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Killer That Stalked New York
Duración
79 min.
Guion
Milton Lehman, Harry Essex
Música
Hans J. Salter
Fotografía
Joseph F. Biroc (B&W)
Productora
Columbia Pictures
Género
Drama Cine negro Thriller Pandemias Enfermedad Crimen
7
Una vacuna para salvar a ocho millones de personas
Killer that stalked New York ha resultado otra agradable sorpresa de una película realmente entretenida realizada con un montaje ágil a modo semidocumental donde se incluyen varios noticieros informativos.

Supone un título más a añadir en torno al subgénero de las epidemias y enfermedades contagiosas (otras películas serían Pánico en las calles o City of fear). En esta ocasión, una plaga de viruela que siembra la alarma en una población de ocho millones de habitantes. Está muy bien reflejado ese pánico y psicosis colectiva así como todo el proceso de investigación médica que se complementa con una trama también policiaca de contrabando de joyas. De alguna manera, se pone en entredicho el sistema sanitario ante la carencia de recursos y la imposibilidad de tener vacunas para todos.

Un reparto muy coral con actores secundarios convincentes y el protagonismo de la actriz Evelyn Keyes con una gran caracterización física como enferma transmisora de la epidemia. Otro aspecto a destacar es la utilización de diferentes planos de Nueva York donde se muestran calles como la tercera avenida junto con puestos ambulantes y mercados. En este sentido, son excelentes la introducción y el último plano final con un estético atardecer de la ciudad de los rascacielos.

Sin duda, otra rareza a reivindicar con el paso del tiempo de Earl McEvoy que apenas dirigió tres películas.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un asesino venido del pasado, suelto entre 8 millones de personas, y/o, buena y entretenida serie B, que mezcla cine negro y de catástrofes.
Arranca con una voz en off contándonos, mientras vemos una panorámica del skyline y calles de Nueva York en 1947, y la llegada de una atractiva rubia (Evelyn Keyes) procedente de Cuba, en un tren de primera clase, que aunque ni la rubia ni el policía (Barry Kelley) que la sigue lo sepan, dicha mujer es una asesina que va a poner a la ciudad de rodillas un poco más tarde.

A continuación sabemos que la rubia, además de contrabandista de diamantes en complicidad con un marido (Charles Korvin) que se la está pegando con Alice (Dorothy Malone), a la sazón su hermana (de ahí el policía que la seguía, hasta que ella consigue despistarle), está infectada de viruela, y que comenzando por la muerte de una dulce niña a la que cogió en brazos en la antesala de la consulta de un doctor al que había acudido debido al malestar general que sentía, las cosas pintan mal, muy mal, para la ciudad, como se nos hace saber en la conversación entre alarmados doctores sobre virulentos antecedentes con la pandemia de por medio, al descubrir con que se enfrentan y que no tienen controlado al paciente cero.

Sigue en spoiler por falta de espacio:
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil