arrow

Caged (1950)

Caged
Trailer
7,3
636
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de cometer un atraco en el que su marido resulta muerto, Marie Ellen (Eleanor Parker), una joven de clase media, ingresa en la prisión del Estado. Tras ser sometida a un reconocimiento médico, se entera de que está embarazada. Tras dos semanas de depresión en la sala médica de aislamiento, Marie tiene una entrevista con Ruth Benton (Agnes Moorehead), una superintendente amable y humana que lucha contra los viejos métodos penales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Caged
Duración
96 min.
Guion
Virginia Kellogg, Bernard Schoenfeld (Novela: Virginia Kellogg)
Música
Max Steiner
Fotografía
Carl Guthrie (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Drama Drama carcelario
8
UNA BUENA FORMACION POR CUARENTA DOLARES
No es por haber visto la película, pero eso de “el sexo débil” en referencia al femenino ya me venía pareciendo poco ajustado a la realidad de este siglo y probablemente de muchos otros también. Y no paro de repetirme que los componentes de Coz tenían razón en aquello de las chicas son guerreras.

Porque mira que estas mujeres luchan por sobrevivir y no hundirse en el fango carcelario, a pesar de todos los pesares representados por “la Harper” (magistral Hope Emerson) con la que no puede ni “la Benton” (magistral Agnes Moorehead), cuyos nobles propósitos son frustrados una y otra vez por un sistema que educa a las reclusas para que salgan peor de lo que entraron.

Las palabras de Allen, Marie (en el orden exigido por la celadora) son altamente significativas : “Por los cuarenta dólares que robamos hemos costeado una buena formación”. Lo de buena, como se imaginarán, en sentido figurado.

He citado dos secundarias de lujo (Moorehead fue nominada por la Academia) pero la actriz principal, Eleanor Parker , también optó al Oscar y podrán comprobar que la casualidad no tiene nada que ver. Lo que si tiene que ver es el buen trabajo y la batuta de un excelente director al que ya apunté en mi agenda de imprescindibles cuando vi Callejón sin salida.

Resumiendo, drama carcelario de visión no solo necesaria sino obligada que, de algún modo y a distancia, nos trae recuerdos de Cadena Perpetua de Darabont, especialmente en lo que se refiere a las inútiles a la par que injustas revisiones de condena y también evoca a la obra de Mervin LeRoy Soy un Fugitivo con Paul Muni, dejando patente el vergonzoso sistema americano de redención de penas.
[Leer más +]
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pasado, presente y futuro
Gran película de Cronwell donde destaca Eleanor Parker y una muy eficiente fotografía. Adquiere fuerza, no en el drama en sí, sino en el cambio de registro que vamos experimentando junto a Marie Ellen (Eleanor Parker). Previsible pero pausado hasta una eclosión algo forzada. Existe algo místico en los primeros planos, buscados adrede para enfatizar en ese cambio del que antes hablaba. Pero incluso al final, cuando Marie Ellen ya está perdida, sigue la cámara de Cronwell mostrando el ángulo más agradable de la reclusa y consiguiendo, de tal guisa, la exculpación o quizá sólamente la justificación, del futuro devenir de Marie Ellen.

Como digo, gran  calidad de claro-oscuros del mejor blanco y negro que consiguen la creación de atmósfera. A mi juicio falla en los secundarios porque a excepción de Agnes Moorehead (la alcaide de la prisión) las demás damas se comportan siguiendo unos patrones archiconocidos de cualquier drama carcelario. Algo del que muy pocas películas pueden desprenderse (tampoco lo hace Darabont en Cadena perpetua): la reclusa buena, la mala, la peor (pero con algo de corazón cuando el guión lo necesita), el personal penitenciario corrupto, la celda de aislamiento, las peleas, las palizas, los suicidios, etc... Moorehead planta una batalla de gran altura interpretativa a Parker y crean algunos de los mejores momentos de la película.

Adquiere resonancia la existencia un toque femenino veraz, alejado de otras lineas donde en ambientes de tipología masculina la mujer se muestra embrutecida desvirtuando el resultado.

"Sin remisión" termina con un estupendo final. Primero por el uso circular que da Cronwell a la cinta (poniendo sobre el tapete un alejado pasado donde a estas alturas, lo de menos, es la falsa culpabilidad del reo) luego en el despacho con en una dialéctica tenebrosa (por el presente que aguarda) entre Marie Ellen y Ruth Benton (Agnes Moorehead). Y como colofón, con el seguimiento de Ellen hacia un lugar sin futuro.
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil