arrow

Who Was That Lady (1960)

6,2
237
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El catedrático de química David Wilson (Tony Curtis) y el guionista de televisión Michael Haney (Dean Martin) fingen ser agentes secretos para confundir a la celosa esposa de Wilson (Janet Leigh), que lo sorprendió besando a una de sus alumnas. La situación se complica cuando, inesperadamente, los dos se ven implicados en un caso con agentes del FBI y espías de verdad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Who Was That Lady
Duración
115 min.
Guion
Norman Krasna (Obra: Norman Krasna)
Música
André Previn
Fotografía
Harry Stradling Sr. (B&W)
Productora
Columbia Pictures
Género
Comedia
7
Divertida y grata comedia de enredos y malentendidos
Film independiente, escrito y producido por Norman Krasna y dirigido por George Sidney ("Scaramouche", 1952). Se basa en la obra de teatro "Who Was That Lady I Saw You With?", de Norman Krasna. Se rodó, en b/n, en exteriores de NY y en plató, entre el 20 de julio y el 25 de agosto de 1959. Obtuvo 2 nominaciones a los Globos de oro (comedia y actor) y 2 a los Golden Laurel (actriz y actor). Se estrenó el febrero de 1960.

La acción tiene lugar en NY en 1959, a lo largo de 3 días. Narra un episodio trágico de la vida de David Wilson (Toni Curtis), profesor asociado de Química de la Universidad de Columbia, encargado de las admisiones y aficionado a los bolos, casado con Anne (Janet Leigh), ingenua, impetuosa, irreflexiva, desconfiada, rápida de reflejos y muy celosa. El mejor amigo de la pareja es Mike Haney (Dean Martin), soltero, vividor y juerguista, guionista de programas de misterio para la TV, que trabaja para la cadena CBS. Una provocativa y sensual alumna de David se introduce en su laboratorio y, sin mediar palabras, le da un beso de cine, cuando abre la puerta Anne, que sin más abandona al marido.

La película es una divertida comedia de enredos, malentendidos y acciones disparatadas, que escapan del control de los protagonistas y se desbordan de modo imprevisible. El humor se basa en gags directos, sencillos y naturales, diálogos contundentes y claros y lances visuales muy diversos, entre los que sobresalen las expresiones gestuales, de voz y faciales de Anne, a cargo de una espléndida J. Leigh cómica, que poco después protagonizaría "Psicosis" (1960). Se incluyen carreras por las calles, caídas por escaleras, huidas en taxi, ataques de histeria, decisiones tomadas con una copa de más, engaños, disimulos y falsas disculpas. Los protagonistas fingen ser agentes del FBI para que David recupere el amor de Anne, pero el curso de los hechos se les escapa de las manos, salta a los titulares de los informativos y diarios, afecta al mando del FBI, provoca los celos de la CIA y es causa de roces serios entre FBI y CIA, de consecuencias impensables a raíz del intento de secuestro de los falsos agentes por espías rusos. Destaca la escena en la que Anne escondida bajo una mesa revela a David y Mike un importante secreto, la entrada en el restaurante de la pareja de prostitutas contactadas por Mike, las ristras de besos sonoros de David y Anne por teléfono. El encuadre de la escultura de "El pensador" evoca a Mike y la de "La victoria" a Anne.

La música, de André Previn, refuerza la frescura e hilaridad del relato con marchas (aproximación de Anne al laboratorio), fragmentos jazzísticos y de baile, a lo que añade la canción de Dean Martin de título igual al del film. El guión ofrece una sucesión ininterrumpida de gags muy variados y sitúa la acción en tiempos de la Guerra fría. Gran interpretación de J. Leigh y de los otros 2 protagonistas. La dirección constuye una obra intensa, ágil y de buen ritmo.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cuidado con la mentiras a tu esposa, que puedes tener a una Gilda en casa sin saberlo.
Divertidísima y dulce comedia de enredo en blanco y negro en la que el marido -Curtis, profesor de universidad- es pillado por su esposa -Leigh- con otra más joven, y con la ayuda de su amigo -Martin- inventa una mentira tremenda para recuperar el amor de ésta. La culpa de los deslices del marido es una pechugona alumna más joven que él, con el que se ha besado, siendo pillados por la esposa. Pero como ésta cree la mentira de la pareja masculina, perdona a su marido, que se encuentra en una situación curiosa, con esposa enamorada en casa que le hace comida casera y le da permiso para continuar viéndose con mujeres atractivas en la calle, ya que la vida de él está en peligro si no lo hace, -y ahí aparece la siempre carnal y curvilínea Barbara Nichols, junto con una hermana gemela, como nuevas amigas del par de divertidos y gamberros protagonistas masculinos-.
Es la típica comedia de enredo, cuya trama crece más y más, al ir añadiendo nuevos personajes que van creyendo la mentira, lo que pone en peligro al mentiroso.
Es larga, pero lo merece.
Nota 10 sobre 10.
P.D. (1) en el spoiler va el parecido con Gilda.
P.D. (2): Así que corten esta crítica y enciendan el televisor: Música maestro.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil