arrow

Yoru no nagare (1960)

7,0
22
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Aya es la Madame que regenta un restaurante donde las geishas se reúnen con sus clientes para comer, beber, escuchar música y cantar. Miyako, la hija de Aya, es una muchacha liberal pero alejada del mundo que le rodea a ella y a su madre. Su mejor amiga es la hija de uno de los mejores clientes de la casa y un hombre muy rico que a su vez pretende a Aya. Pero la madre y la hija están enamoradas del mismo hombre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Yoru no nagare
Duración
111 min.
Guion
Toshirô Ide, Mikio Naruse, Yûzô Kawashima, Zenzo Matsuyama
Música
Ichiro Saitô
Fotografía
Tadashi Iimura, Jun Yasumoto
Productora
Toho Films
Género
Drama
7
Heridas de guerra
Me gusta que Naruse empiece sus films con algún toque de humor y en esta ocasión se supera a sí mismo cuando en el borde de la piscina una muchacha le hincha el pecho a otra que se supone que lleva pechos postizos. Cuando la cámara sale a la calle, el director de fotografía aprovecha para que la luz lo inunde todo y resalten los colores, como ocurre en la secuencia de la piscina; pero cuando la historia ocurre en interiores, la fotografía sigue muy bien cuidada de luces y se resalta el color con los kimonos de las geishas que revolotean por doquier. Naruse plantea el tema del progreso del Japón después de la guerra utilizando la vida y el trabajo de las geishas como elementos tradicionales que se van modernizando. Son mujeres liberadas, con una gran cultura, que conducen sus autos y aprenden inglés. Hay continuas referencias a la reciente guerra que Japón perdió con el resto del mundo y en particular con los americanos que ahora son los clientes deseados por estas mujeres y cuya cultura ha invadido Japón: los clubs, las bebidas (ya no es el sake, ahora es el whisky), la música y los cantantes, incluyendo los cantantes de jazz que son de color. La invasión incluye hasta la comida, pues están de moda los restaurantes italianos con sus característicos manteles a cuadros. Pero la vida no es tan alegre como se pretende, pues en el fondo persisten las necesidades económicas y en particular para las mujeres que no están casadas, así como las soledades y la falta de amor que puede llevar a los mayores dramas y hasta al suicidio.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil