arrow

El silencio (1963)

El silencio
Trailer
7,8
3.594
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ester, su hermana Anna y su sobrino Johan atraviesan en tren un país extranjero y sombrío, probablemente en guerra. Los tres vuelven a casa, pero tienen que interrumpir el viaje y detenerse en una ciudad a descansar en un oscuro y destartalado hotel, ya que Ester, que sufre una crisis vital, se ha puesto enferma. Mientras Ester trata de reprimir la atracción sexual que le inspira Anna, ésta sale en busca de sensaciones que la liberen del tedio y la angustia. La total incomunicación entre las dos hermanas hace que su relación sea una extraña mezcla de odio exacerbado y patológica dependencia, situación a la que asiste como testigo mudo el niño. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Tystnaden
Duración
96 min.
Guion
Ingmar Bergman
Música
Bo Nilsson, J.S. Bach, Ivan Renliden
Fotografía
Sven Nykvist (B&W)
Productora
Svensk Filmindustri (SF)
Género
Drama Drama psicológico Familia Enfermedad
9
Incomunicación y soledad
Creo que Bergman utiliza el supuesto parentesco de las protagonistas como filtro para la censura de la época. Aquí en España los censores fueron por una vez tan "listos" que se dieron cuenta. No deseo abundar sobre lo que ya comentan algunas de las muy buenas críticas positivas o negativas que ya están presentes aquí. El silencio de Dios es un tema tratado en otras obras de Bergman y no fueron censuradas. Creo que el padre que une a estas mujeres es el que algunos dicen que es nuestro Padre común. Les ha dejado hace tiempo y tienen que vérselas a solas como todo mortal. La ausencia de lo masculino me llama poderosamente la atención, los hombres que aparecen son meros símbolos. El criado es la muerte y el amante es el sexo políticamente correcto (heterosexual). Tanatos y Eros. A mi modesto modo de entender, los enanos representan lo mundano que interfiere el ambiente sombrío e intimista que envuelve a los personajes, como un contrapunto. El drama íntimo permanece distante a todo lo que ocurre fuera, los tanques o el resto del mundo pertenecen a otro drama. La música de salón de Bach hace énfasis en la perdida comunicación entre ambas "hermanas". El niño, como en otras películas de Bergman, es el espectador, quien aun tiene que intentar descubrir el sentido de la existencia. El viaje interrumpido en un lugar desconocido es un símbolo de crisis vital. La lengua desconocida acentúa el aislamiento. Me resulta curioso las distintas maneras que tienen las "hermanas" de intentar superar este aislamiento. La mundana se va de copas y la intelectual se dedica a escribir y tomar notas de las palabras que va conociendo para dejarle como herencia al "sobrino" en un intento de ayudarle a comprender parte del mundo.
[Leer más +]
82 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ver, oír y callar
Que nadie se asuste. Ver una peli de Bergman y quedarse a cuadros es tan normal como meterse tres lingotazos de JB y pillar un pedal del quince. Sobre todo si dejaste la bebida antes de la movida del botellón y todo eso. Aún así, en mi caso, sintiéndome como un palurdo de tomo y lomo, suelo experimentar con el cine del sueco una sensación especial. Fascinante, inquietante, turbadora... Quizás en esta ocasión dicho efecto ha sido de menor calado, pero también lo he sentido, en serio. Vaya si no.

Supongo que ante la ausencia casi total de guión no queda más remedio que dejarse subyugar por las estudiadas composiciones de Ingmar, por la excelente fotografía de Sven Nykvist o por las extraordinarias interpretaciones de Ingrid Thulin y Gunnel Lindblom, dos suecas de ‘toma pan y moja’ que destilan un erotismo poroso, sicalíptico, salvaje... La complejísima relación entre hermanas (y todo lo que a esta atañe: amor, odio, celos, reproches, dominio, sumisión...) me atrae, claro está, pero su correcta interpretación prefiero dejarla en manos de psicoanalistas y gafapastas de pura cepa.

Yo, por mi parte, me limitaré a ver, oír y callar.
[Leer más +]
46 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil