arrow

Evolution of a Filipino Family (2005)

7,8
47
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Filmada durante nueve años, Evolution of a Filipino Family retrata el período comprendido entre 1971 y 1987, en el que se incluyen acontecimientos como la ley marcial establecida por el expresidente filipino Ferdinand Marcos y su caída del poder. De la mano de la familia Gallardo, arquetipo de la clase baja que vive en la jungla filipina, el film analiza de manera pausada las diversas generaciones que confluyen en ese núcleo. Con una duración de más de diez horas, la película cuenta el devenir de una familia y, a través de él, la de todo el pueblo filipino, que va mostrando su capacidad de evolucionar y adaptarse a circunstancias adversas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Filipinas Filipinas
Título original:
Ebolusyon ng isang pamilyang Pilipino (Evolution of a Filipino Family)
Duración
634 min.
Guion
Lav Diaz
Música
Bob Macabenta
Fotografía
Richard C. De Guzman, Larry Manda, Paul Tañedo
Productora
Sine Olivia / Paul Tañedo / Ebolusyon Productions
Género
Drama Familia Vida rural
8
Sin título
“Completed in 11 years. The pre-production was started in December of 1993 in Jersey City, and began photography on 8 March 1994 in New Jersey. The Philippine shoot started in early 1997 in Gerona, Tarlac. The shooting ended in April 2003. But more scenes were added October-November of 2004, and finally stopped 31 January 2005.” (www.imdb.com)
No hay que pensar en ella como una serie de tv sino como una obra que dura más de lo normal. Todo indica a que éticamente no se merece más atención porque dure diez horas y media pero realmente sí que es algo clave y fuerte. Algo sobresaliente. Se convierte en una experiencia audiovisual mágica. El rectángulo en la pared empieza a fugarse hacia su interior, a ser absorbido por el espacio real, como una marca que se graba a fuego en la piel de un niño. Es el cine-tatuaje de Lav Diaz. El cine contra el corte por una simple demolición de la presión del tiempo agotador del Cine. Ahora los tiempos de/en los planos se corresponden con los tiempos del mundo. El punto de vista es “gestalt”, el cine nos mira a la altura de los ojos. La evolución dramática de los personajes no se sigue con especial devoción sino que ocurre ante la cámara y punto. Hay hechos misteriosos, propios del realismo mágico, que después se vuelven crudos y la crítica social está en el interior de todo aún sin pretenderlo. La fuerza de la situación socio-política de Filipinas aflora por todas las pieles, las que se marcan, las marcadas, las grabadas a través de distintos formatos audiovisuales durante unos 11 años. La magnitud es materialista de base pero después sirve para descubrir otras zonas candentes del Cine: la dosificación pierde su sentido cuando la incursión de la mina, los paseos por los arrozales o la rutina carcelaria dejan su ritmo convencional dramático y funcionan como fuerza abstracta demoledora. No está dividida en capítulos, lo repito (o no).
El padre cojo que vuelve de la cárcel, la abuela que se queda ciega, ¿o no era esto? Según se ve, los giros narrativos son sorprendentes al mismo tiempo que deshacen las convenciones del desarrollo telenovelesco. No hay nada claro pero sí que se inundan los ojos de lágrimas en muchas ocasiones. Recorre la brisa fresca los fornidos pies recubiertos de barro. Es algo hiper-transcendente que se debe ver obligatoriamente. Es una película que llama la atención por su duración, la usa para explorar la libertad del tiempo, el cómo se relacionan dos puntos separados por 8 horas reales. Es la libertad que da la responsabilidad.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil