arrow

Secretos de un matrimonio (Miniserie de TV) (1973)

8,1
264
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Miniserie de TV. 6 episodios. El matrimonio formado por Johan, profesor de psicología, y Marianne, abogada, recibe una noche en su casa la visita de sus amigos Peter y Katerina. Al poco tiempo, los invitados empiezan una fuerte discusión en la que los anfitriones intentan mediar sin éxito alguno. Cuando se quedan solos, Johan y Marianne empiezan a hablar de su matrimonio y de sus problemas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Scener ur ett äktenskap
Duración
283 min.
Guion
Ingmar Bergman
Fotografía
Sven Nykvist
Productora
Cinematograph AB
Género
Serie de TV Drama Miniserie de TV Drama psicológico
10
L´amour braque
Agradezco que exista la ficha de la serie “Secretos de un matrimonio”, porque aunque parezca lo mismo, existen diferencias entre el montaje creado para el cine y lo que es la serie, íntegra, tal y como fue concebida por Ingmar Bergman. El montaje de cine ha sido una de las estrategias empleadas para que resultasen más rentables las series del maestro sueco, a los que sumaban en sus beneficios los ingresos obtenidos en taquilla, fórmula que luego se han seguido utilizando para otros proyectos. En este caso se trata de una serie rodada en cuarenta y cinco días para la televisión sueca, modesta tanto en su presupuesto como en el personal empleado, dividida en seis partes y de casi cincuenta minutos cada capítulo.


Tal y como se cuenta en “En torno a Ingmar Bergman” de Roberto Laurenti (Ediciones Sedmay) el propio autor afirma que : “La escribí para poner en orden un armario colosal de experiencias de distintas clases. Una especie de limpieza general de cajones, de un armario en el he metido experiencias propias y de otros; de allí he sacado dos personajes, dos seres humanos (….) que describen un proceso ; con rapidez astronómica se alejan uno de otro para, después de recorrer largas e increíbles curvas, encontrarse otra vez...”


Las condiciones para su rodaje fueron óptimas. Según se puede comprobar en “Imágenes” (Tusquets Editores), las memorias de Ingmar Bergman, él mismo dice que “Nos encontramos prácticamente con una película sin gastos, lo cual nos venía de perilla, pues no teníamos dinero, aún no habíamos vendido “Gritos y susurros” (…) A Erland Josephson y Liv Ullmann les divertían sus papeles y se lo aprendieron rápido, se rodó sin el paralizante peso del rodaje de una película para el cine, fue un gozo.”


Todo lo que siguió fue un “boom” inesperado, que si en su época fue difícil, no sé si hoy día, tal y como anda el mundo de la exhibición, se pudiera haber producido: “Gritos y susurros” a pesar de ser cine de autor puro y duro, arrasó internacionalmente y consiguió ser nominada para cinco “Oscars”, llevándose el de mejor fotografía para el gran Sven Nykvist, colaborador con el director en muchas ocasiones y pieza fundamental en sus producciones, como la presente. Tras ese éxito, “Secretos de un matrimonio fue otro fenómeno. El montaje cinematográfico tenía una duración de 168 minutos, a los que se le habían suprimido casi dos horas. Cabe recordar que cuando se estrena en España, la distribuidora habitual de los films de Bergman, aficionada ella a sumar cortes por cuestiones de censura, como ya ocurrió con “Gritos y susurros” o luego con “Cara a cara... al desnudo” o, como en este caso, casi por capricho, porque tan larga no les venía bien para su explotación comercial según su ambiguo criterio, y le amputaron más de veinte minutos. Aún así en nuestro país fue un éxito de crítica y público, e incluso, como detalle curioso, se trataba de uno de los films favoritos de Miguel Delibes.

El hecho de haberse pasado por la televisión sueca impidió que pudiera ser nominada a los “Oscars” aunque pudo optar al resto de premios. Este hecho originó en 1974 una de las protestas más sonadas que se recuerdan, como se narra en "Inside Oscar", de Wiley & Bana (Ballantine Books). Muchas actrices pertenecientes a la Academia de Hollywood, como Gena Rowlands o Ellen Burstyn, hicieron una carta publicada en Los Angeles Times pidiendo a la Academia que Liv Ullmann pudiera ser votada. Los directores, entre los que figuraban Coppola, Scorsese, Fellini o Frank Capra, enviaron otra carta pidiendo que Bergman pudiera ser nominado. La Academia finalmente no cedió, pero todo esto magnificó la carrera del film y de sus responsables. Tras la adaptación de “La flauta mágica”, Dino de Laurentiis se benefició de todo esto cuando produjo “Cara a cara... al desnudo”. Hollywood, como si se hubiera tratado de una deuda pendiente, aprovecha la ocasión y no se olvida de nominar ni a Bergman ni a Ullmann.

Pero bueno, volviendo a lo que importa, es que “Secretos de un matrimonio” (o “Escenas de un matrimonio” como más acertadamente se tituló en otros países) es una de esas series cuyo estilo difícilmente se podría repetir. No ya porque haga falta un pedazo de director, si no que también los tiempos han cambiado, transformando los gustos del público convencional. Los tempos y estilos televisivos son diferentes y no creo que pudieran encontrar producción, por muy barata que aparente ser, que ese no sea el tema.


Por la longitud de este comentario utilizaré el espacio del spoiler pero que sepa el posible lector o lectora que no voy a destripar absolutamente nada de su trama.
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil