arrow

One Million Years B.C. (1966)

One Million Years B.C.
Trailer
5,4
2.118
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En tiempos prehistóricos, los hombres se guian por sus instintos de supervivencia, compitiendo contra las grandes depredadores y las tribus rivales. En una de ellas, Tumak es expulsado de su clan, el Pueblo de las Piedras, por haberse peleado con su padre. Tras vagar durante días, es salvado por el pacífico Pueblo de las Conchas, y allá Tumak se enamora de Loana, una de sus miembros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
One Million Years B.C.
Duración
100 min.
Guion
Michael Carreras
Música
Mario Nascimbene
Fotografía
Wilkie Cooper
Productora
Hammer Films / Seven Arts Pictures. Distribuida por 20th Century Fox
Género
Fantástico Prehistoria Dinosaurios Remake
6
Bikinis prehistóricos
Obra de culto para los seguidores del cine fantástico, el mayor aliciente para contemplar esta película consiste en disfrutar de las extraordinarias secuencias de animación de dinosarios creadas por el genial Harry Harrihausen con la artesanal técnica del "stop motion" o filmación imagen por imagen de pequeños muñecos de goma articulados. Es increíble que con tan rústicos medios, Harrihausen consiga tan increíbles resultados.
Aparte de estas admirables secuencias, esta película es meritoria por haber catapultado a la fama a su bellísima protagonista: Raquel Welch. Además se puede admirar el increíble paisaje canario, pues está rodada íntegramente en éstas islas.
Por lo demás, el argumento es un tanto simplón, chirrían las secuencias en que los dinosaurios son simplemente iguanas aumentadas de tamaño, y hay un evidente racismo al enfrentar a cavernícolas morenos y feos (malos) contra otra tribu de humanos guapos altos y rubios (buenos).
[Leer más +]
22 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¡EL CUERPO!, RAQUEL WELCH. EL VERDADERO ENCANTO DE ESTE FILM
"Hace un millón de años", Raquel Welch, estaba buenísima, su belleza corporal, su silueta y sus curvas eran la perfección femenina, el cuerpo por excelencia. Contemplarla a ella es una gozada y sólo por esto merece la pena visionarse el film, no por los monstruos que salen (incluído un dinosaurio que, según los entendidos en prehistoria, ya habían desaparecido de la Tierra muchos miles de millones antes de que apareciera el ser humano sobre ella).

También cabe resaltar los escenarios naturales de las Islas Canarias (España) donde fue filmada esta película, todos ellos de impresión prehistórica muy al caso: en Las Cañadas del Teide (Tenerife), en la aridez ardiente de Timanfaya y en la costa exótica del suroeste donde está la Laguna Verde (Lanzarote).

Y poco más.

Fej Delvahe
[Leer más +]
21 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil