arrow

Alfred Hitchcock presenta: Miss Bracegirdle Does Her Duty (1958)

Añadir a listas
Sinopsis
Millicent Bracegirdle es una anciana protegida que decide ir a París. Su visita no resulta bien cuando accidentalmente entra en la habitación equivocada del hotel y se queda encerrada en el interior con un asesino notorio.
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock presenta: Miss Bracegirdle Does Her Duty
Duración
30 min.
Guion
Obra: Marian B. Cockrell. Historia: Stacy Aumonier
Fotografía
Lionel Lindon (B&W)
Productora
Shamley Productions. Distribuida por CBS / Universal Pictures
Género
Drama Intriga Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
6
Error inesperado
Alfred Hitchcock presenta: Miss Bracegirdle does her duty (La señorita Bracegirdle hace lo que debe), temporada 3, episodio 18, dirigido por Robert Stevens en 1958. Rodeado por un entorno con atrezzo cinematográfico, el señor Hitchcock, es interrumpido por un inconfundible sonido que proviene fuera de campo; el artilugio que lo ha provocado fue cedido por Hitch a los integrantes de un plató contiguo donde al parecer se está rodando una tragedia. Por lo que respecta a su presentación, matiza sobre el contenido de la historia que hoy nos ocupa, clasificada como “bestseller”.

La animada conversación sobre el peligro, la inseguridad y el riesgo a los que se enfrentará la señorita Millicent Bracegirdle (Mildred Natwick) al tener que viajar a Francia por un problema personal, anima el eterno ritual del té compartido con la precavida señorita Maude (Tita Purdom), el decano Séptimos Bracegirdle (Gavin Muir), y la señora Crump (Vera Denham). Son tantas las emociones previas del viaje al país del Can-can, que el grupo, en un atiborrado cúmulo de consejos, le sugiere a Millicent todo tipo de precauciones que apenas puede asimilar.

El protocolo de bienvenida y buenos deseos para nuestra protagonista no tarda en solucionarle un primer servicio, necesitando con urgencia un aseo personalizado: la voz en off de la señorita Millicent la guía por diferentes acontecimientos que deberá vivir a partir de un error inesperado, generando situaciones que despiertan sus temores más escondidos: duda, inseguridad y los prejuicios más indecorosos que se le podrían atribuir a la recatada Millicent, afloran por la situación generada buscando respuestas. A falta de pequeños detalles que posteriormente, tanto el Garçon (Albert Carrier) como la Doncella (Arlette Clark) le pudieron solucionar con la mejor de sus amables atenciones (ignorando la aventura acabada de vivir por la señorita Millicent), la ponen al corriente sobre el drama vivido por un desconocido cliente de la misma planta en la que se aloja nuestra prudente viajera.

El resumen de Hitch no va más allá de confirmaciones generalizadas referidas a la señorita Millicent Bracegirdle, aprovechando el momento además, para referirse brevemente a la evolución en el plató contiguo sobre los acontecimientos que por lo visto afecta a la totalidad del elenco, debido posiblemente a un problema de altura, produciéndose algunos cambios de figuración. Sin más que decir y, en un tono algo severo, el señor Hitchcock se despide hasta una nueva ocasión.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica