arrow

Swing Time (1936)

Swing Time
Trailer
6,8
896
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
John "Lucky" Garnett (Fred Astaire) es un destacado bailarín que llega tarde a su boda con Margaret Watson (Betty Furness). El padre de esta le reta a que vuelva a pedir la mano de su hija cuando haya ganado la astronómica cantidad de 25.000 dólares. Para ello John se traslada a Nueva York, en compaía de su amigo Everett "Pop" Cardetti (Victor Moore), donde conoce a Penélope "Penny" Carroll (Ginger Rogers). La relación entre ambos se irá estrechando hasta el nivel de que acabarán enamorándose. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Swing Time
Duración
105 min.
Guion
Allan Scott, Howard Lindsay, Erwin S. Gelsey, Dorothy Yost
Música
Oscar Hammerstein, Robert Russell Bennett
Fotografía
David Abel (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Musical Comedia Romance Comedia romántica
7
Hora de swing
Producción de la RKO, en b/n, realizada por George Stevens ("Raíces profundas", 1953). Se basa en el relato breve "Portrait Of John Garnett", de Erwin Gelsey, adaptado al cine por Allan Scott y Howard Lindsay. Se rodó en Downtown y Union Station (LA) y en los Paramount Studios (Hollywood, LA), con un presupuesto estimado de 1 M dólares. Nominado a 2 Oscar, obtuvo uno (canción). El productor fue Pandor S. Berman y se estrenó el 4-IX-1936 (EEUU).

La acción tiene lugar en una pequeña ciudad americana y en NYC, en 1935/36, a lo largo de unos meses del invierno. Narra la historia de John "Lucky" Garnett (Fred Astaire), bailarín de conjunto. Distraído por los compañeros, llega tarde a su boda con Margaret Watson (Betty Furness). El padre de ésta le reta a que vuelva a pedir la mano de su hija cuando haya ganado la astronómica cantidad de 25.000 dólares. Para ello John se traslada a NYC, en compaía de su amigo Everett "Pop" Cardetti (Victor Moore), donde conoce a Penélope "Penny" Carroll (Ginger Rogers). John canta, baila, toca el piano, es delgado, algo caradura y siente inclinación por los juegos de azar. Pop es grueso, ingenuo, tramposo en el juego de cartas y bonachón.

La película combina musical, baile, canciones y humor. Los números de baile cuentan con una espléndida coreografía, de Hermes Pan, nominada al Oscar. El score musical es de Jerome Kern y las canciones, de éste y de Dorothy Fields (letra). Incluye un combinado de canciones de estilos muy variados (dramáticas, alegres, cómicas, etc.). El humor hace uso de enredos, malentendidos y otros recursos como la amable parodia de Stan Laurel por Lucky y la de Oliver Hardy por Pop, la crítica de la codicia de los ricos, las calamidades de los jugadores, los caprichos de empresarios, la vanidad intransigente del director de orquesta y el carácter contagioso de la risa. El relato, conducido con vigor por Stevens, evita la sensiblería y el empalago, y optimiza la fantasía con imaginación e ingenio. Es emocionante el homenaje al legendario Bill "Bojangles" Robinson, al que se añade un guiño cinéfilo dirigido a Al Jolson ("El cantor de jazz", 1927).

La música es variada, colorista, rítmica y vibrante. La fotografía, de David Abel ("Sombrero de copa", 1935) enmarca algunos números en espacios verticales y otros en espacios horizontales, se sirve de proyecciones de sombras sobre pantallas posteriores, usa ventanas de la arquitectura de Le Corbusier que ofrecen panorámicas amplias de NYC, travellins y zooms de aproximación desde lejos. Los decorados se inspiran en la moda del momento, de grandes manchas negras brillantes con breves contrastes blancos (vestuario, complementos de vestir, mobiliario, coches, marcos de espejos). La interpretación de la pareja protagonista aporta pulso, ritmo y brío. La dirección impone el sello serio, sólido y consistente de su personalidad.
[Leer más +]
23 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
OTRA DE FRED Y GINGER
Una de las tantas comedias musicales protagonizada por la mítica pareja Fred Astaire y Ginger Rogers para la productora RKO, que logra sin grandes pretensiones, alcanzar su objetivo principal: entretener.

El paso del tiempo es notorio sobre todo para este tipo de productos musicales que fueron concebidos para funcionar exclusivamente en su época. Esto es evidente al analizar aspectos como la simpleza del guión, que parece por momentos improvisado, como hecho a base juntar escenas sin conexión entre ellas, la incoherencia de ciertas situaciones, o el exagerado tratamiento surrealista de ciertos personajes cómicos que rozan lo ridículo. Pero todo esto es disculpable y secundario, ya que como he dicho antes, este tipo de películas se hacían para un banal entretenimiento del espectador, sin que éste tuviese que parase a pensar si lo que veía en la pantalla era lógico o no.

Sin duda alguna, el principal atractivo de la película se basa en la música y el baile, a cargo de Fred y Ginger, que nos deleitan una vez más con asombrosas y estudiadas coreografías llevadas a cabo magistralmente, y con canciones pegadizas y de melodía inteligente, que aún hoy resultan atractivas. En definitiva, todo un regalo para la vista y los oídos.

Quien quiera ver una buena película, que se olvide de esta película ya que verán que no es la música y el baile los que acompañan a la película, sino más bien al revés: en cualquier producto Astaire-Rogers, el cine no es más que un pretexto, un canal por el que mostrar la música y el baile.

LO MEJOR
-Música y baile: todo un regalo para la vista y los oídos.

LO PEOR
- La simpleza del guión, lo absurdo de ciertas situaciones y algunos personajes cómicos que rozan lo ridículo.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil