arrow

Fanny y Alexander (1982)

Fanny y Alexander
Trailer
7,9
16.536
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La historia está ambientada en 1907, en Uppsala, Suecia, y se centra en los Ekdahls, la familia del joven Alexander y su hermana Fanny. Los padres se dedican al teatro y son felices, hasta que el padre muere de forma repentina. Al poco tiempo, la madre decide casarse con un líder religioso conservador, una decisión que cambiará sus vidas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Fanny och Alexander (Fanny and Alexander)
Duración
197 min.
Guion
Ingmar Bergman
Música
Daniel Bell
Fotografía
Sven Nykvist
Productora
Coproducción Suecia-Francia-Alemania; SFI Filmkonsulent / SVT Drama / Personafilm / Gaumont
Género
Drama Años 1900 (circa) Infancia Familia Religión
9
¡El odio! ¡El odio!
Quizás, lo más pertinente fuera comenzar con un homérico catálogo de héroes: Anna Asp (dirección artística), Sven Nykvist (fotografía), Sylvia Ingemarsson (montaje). Por sólo citar a algunos de los corresponsables de esta maravilla. ¿Se puede decir más con la puesta en escena? El domicilio habitual de los Ekdahl: rojo, confortable y recargado; la casa del obispo: austera, seca y carcelaria; la casa de verano: blanca y repleta de bordados; la vivienda del judío: mágica y oscura, también recargadísima, pero con un estilo muy distinto al de la familia Ekdahl.

Bergman confiesa en "Imágenes" la existencia de dos padrinos en la película: Dickens (el niño como víctima, el padrastro feroz) y E.T.A. Hoffman (la presencia de lo sobrenatural). Yo añadiría otros dos: Strindberg (la lucha de cerebros, el gusto por cierto tipo de teatralidad) y Shakespeare (no sólo por las obvias y abundantes referencias hamletianas). Pero ¡fuera padrinos! Lo principal es la madre de la criatura: el inconmensurable Ingmar Bergman. No se pueden tratar con mayor profundidad las grandes cuestiones humanas, los grandes sentimientos. El niño, Alexander, es un milagro, por no hablar del prodigio de la breve, mágica y tenebrosa aparición de Ismael, el andrógino. ¡Y qué decir del obispo y su demoníaca corte de los milagros! Por otra parte, ¡con qué fluidez se deslizan los personajes por las atestadas estancias de los Ekdahl! y ¡qué glacial y gótica inmovilidad se adueña de la escena cuando nos adentramos en el palacio episcopal! El odio, el odio.

"Era difícil distinguir entre lo que yo fantaseaba y lo que consideraba real. Haciendo un esfuerzo podía tal vez conseguir que la realidad fuese real, pero en ella había, por ejemplo, espectros y fantasmas. ¿Qué iba a hacer con ellos? Y los cuentos, ¿eran reales?"

'Fanny y Alexander' cambió, en cierto modo, mi forma de mirar.
[Leer más +]
141 de 165 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Inquietante cuento familiar
Este inquietante cuento familiar filmado por Bergman fue el testamento del gran cineasta sueco en el cine, aunque después siguió realizado trabajos para televisión y dirigiendo obras teatrales.

Situada a principio del siglo XX en Suecia, narra la historia de dos niños cuya madre enviuda, casándose más tarde con un pastor que trata a los dos niños con excesiva dureza y tiránica disciplina.

La película tiene dos partes bien diferenciadas, cuyo punto de inflexión es la aparición del pastor en la vida de esta familia y su conversión en el padrastro de Fanny y Alexander. La historia comienza con la celebración de la Navidad en la gran mansión de la familia protagonista, de manera que también se puede considerar esta gran película de Bergman, sin duda su obra maestra, como un inquietante y oscuro cuento de Navidad.

Con esta fiesta conocemos a los personajes, y asistimos a los acontecimientos sociales de esta familia de alta cuna. A partir de la boda, la historia cambia de tono y se vuelve más trágica y más sobria la narración de los hechos, en los que contemplamos el enfrentamiento psicológico de Alexander, el niño mayor, con su padrastro, progresivamente más tenso.

La película tiene una atmosfera extraña, de ritmo muy personal y ambiente onírico, y tampoco renuncia a los elementos de carácter fantástico. Como curiosidad, hay dos personajes cuyos actores interpretan personas del sexo opuesto al de ellos: La mujer gorda que se quema en el incencio es realmente un hombre, y el ambigüo personaje afeminado que seduce a Alexander en la parte final es una mujer.
[Leer más +]
86 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil