arrow

Alguien mató algo (la última inocencia) (1999)

6,4
91
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Heriberta, pequeña y hermosa niña, es hija de una madre de ortodoxa religiosidad y de un médico ya muerto, de quien heredó un libro de anatomía y un fino bisturí. Su madre cree que la niña va a ser médico como su padre, pero ella lo que quiere es ser vampiro. Heriberta le teme a crecer, a envejecer, a ser como su madre o a morir como su progenitor. Lee en un libro la historia de una princesa antigua que guardaba su juventud y belleza gracias a la sangre de sus súbditos. Entiende entonces cuál puede ser la cura para su mal. Tiene su libro de anatomía, su bisturí y su infantil placer por el sabor de las gotitas de sangre. Pero la sangre es cochina, dice su madre y Dios todo lo ve y todo lo castiga. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Colombia Colombia
Título original:
Alguien mató algo (la última inocencia)
Duración
27 min.
Guion
Jorge Navas (Cuento: Fernando Gómez)
Música
José Fernando Garrido
Fotografía
Juan Carlos Gil (B&W)
Productora
Cinemateca Distrital / Laberinto Producciones / Ojo Tachado
Género
Thriller Drama Vampiros Religión Cine mudo Mediometraje
9
Cuando el ateísmo pueril se encuentra con una prueba irrefutable
Este mediometraje me pareció muy interesante, detrás de la historia de una niña que le da por beber sangre podemos ver más, unos personajes estereotipados de la sociedad de la época (Se puede extrapolar a la sociedad actual, la cosa no ha cambiado mucho), con sus grandezas y flaquezas.

Con en muchas historias tenemos personajes antagónicos, la madre religiosa, casta y pura, que vive por y para sus deberes de mujer cristiana y su hija, que desde la rebeldía infantil vemos la otra cara de la moneda, una niña racional, de mente cerrada y con ideas claras, ideas un poco fantasiosas. Después hay un tercer personaje, Jesucristo hecho carne, donde se muestra la hipocresía de las ferigresas (Y la images es más poderosa al ignorar su presencia a la entrada de la iglesia por considerarlo un "ser inferior") y la incredulidad de la niña rechazando la palabra del señor en su propia cara. En el final veo una crítica interesante al ateísmo cuadriculado que no ve más allá de sus ideas de no creyentes y, en vez que cuestionarse actos de fe ya los niegan, aunque la evidencia sea irrefutable.

Estoy intentando descifrar el título, para mi tiene tantísimas lecturas y a la vez es tan perturbador como poco esclarecedor
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil