arrow

Shiriaru Ekusuperimentsu Rein (Serial Experiments Lain) (Serie de TV) (1998)

Shiriaru Ekusuperimentsu Rein (Serial Experiments Lain) (Serie de TV)
Trailer
7,2
2.739
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1998). 13 episodios. Lain Iwakura, una introvertida chica de 14 años, apenas tiene relación con la Red. Por ese motivo no se entera de unos e-mails que están circulando sobre una compañera de clase que se acaba de suicidar, Chisa Yomoda. Una semana después del suicidio, Lain recibe este e-mail de Chisa: "Querría que tú, al menos tú, supieras que sigo viva. Mi espíritu está aquí, y en la Red he encontrado a Dios." Al recibirlo, Lían Iwakura empieza su investigación sobre la Red, intentando encontrar una explicación a este increíble mensaje... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Shiriaru Ekusuperimentsu Rein (Serial Experiments Lain) (TV Series)
Duración
24 min.
Guion
Ryutaro Nakamura, Chiaki Konaka
Música
Reiichi
Fotografía
Animation
Productora
Pionner LDC / Triangle Staff
Género
Serie de TV Animación Ciencia ficción Thriller Intriga Drama Thriller psicológico Drama psicológico Animación para adultos Cyberpunk Internet / Informática
Categorías 1
9
Serial Madness: Caith
Hay algo malsano en Serial Experiments Lain, cierto elemento que se palpa desde el primer minuto. Y es que si el anime de Ryutaro Nakamura (director) y Chiaki J. Konaka (guionista) puede presumir de algo, es de ir de frente y sin rodeos, sabe qué ofrecer y cómo hacerlo, no se oculta bajo una máscara ni suaviza sus ideas cuando tiene que mojarse. Desde el opening se sobreentiende cierta sensación de melancolía, de tristeza: una joven se encuentra sola en una Tokio impersonal con la única compañía de una bandada de cuervos, mientras que suena de fondo la canción "Duvet" de Boa, una balada pop tan típica como acertada en su utilización. Después del opening comienza el verdadero show: vemos cómo una joven se suicida dejándose caer desde una azotea, sonriendo. Una elipsis nos lleva posteriormente a un instituto y conocemos a la protagonista, Lain, una joven inadaptada que no está muy puesta en temas informáticos y que, cuando recibe (al igual que sus compañeras) un email de la chica suicida -posterior a su muerte- decide investigar y descubrir lo que se oculta tras ese correo...

Hacer una crítica de Lain es tan complicado como explicar Inland Empire, pues daría para un análisis de decenas e incluso cientos de páginas, dado que trata tantos temas y lo hace tan bien que cada episodio es un trallazo directo al cerebro, una forma de potenciar neuronas, de no darle un respiro a la masa gris. Filosofía, referencias culturales, mezcla de realidad-ficción, juegos narrativos y saltos aquí y allá o la existencia (o no) de un Dios son algunos de los temas que se tratan, así sin darle muchas vueltas. Recomiendo leerse el notable artículo sobre la serie de la Wikipedia inglesa para hacerse una idea un poco más detallada de todos los temas que se analizan en la obra de Nakamura

Serial Experiments: Lain es una serie que podría decirse que se adelantó a su tiempo pero que verdaderamente apareció en una época en la que estaba destinada a salir: un momento en el que el temor hacia las posibilidades que abría Internet estaba en su momento álgido, y todos esos miedos y problemas se plasman de forma brillante en pantalla, trece episodios que enganchan y que obligan a pensar, con un apartado artístico que no se ha resentido y que sigue siendo brillante, algo que sin duda tiene mucho que ver con el sobresaliente trabajo de Yoshitoshi ABe como diseñador de personajes: la mezcla perfecta entre lo clásico y lo moderno. No ha perdido ni un ápice de su valor y, como pasa (en cierto sentido) con Tron, constituye un ejemplo magistral de cómo la realidad, en muchas ocasiones, supera la ficción. Obligada para todos aquellos que quieran descubrirse ante uno de los clásicos del anime japonés, una historia que no tiene absolutamente nada de infantil (más bien al contrario) y que encantará a todo aquel que lo vea con la mente abierta y no esperando algo convencional. Fantástica.
[Leer más +]
55 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
De la (ir)realidad experimentada
"Serial Experiments: Lain" es sin duda uno de los animes más fascinantes que se han hecho, y tal vez el que plantea más desafíos al espectador al mantenerle en una espiral constante de dudas y preguntas sin respuesta inmediata.

Hay que decir que no es para todo el mundo. Debido a su parquedad en diálogos y explicaciones, su cantidad de tramas paralelas o de ideas surrealistas y aparentemente inconexas dentro de cada episodio, su tono experimental con la animación y ensamblaje de la historia, la teorización cayendo en lo abstracto y el ritmo lento, pausado que caracteriza esta serie (por ejemplo, los silencios de varios minuto de duración); "Lain" es una experiencia que requiere un espectador muy concienciado con lo que se va a ver.

Pero quien pueda entrar en ella se encontrará con un admirable tratado filosófico en un contexto de ciencia ficción. La serie empieza centrándose en lo que parece ser una crítica a la influencia de Internet en la sociedad actual y los peligros inherentes de la irrupción de este invento en las relaciones humanas. Pero a medida que se va desarrollando la trama se despega de este planteamiento relativamente moderno y centrado en este avance tecnológico y nos presenta una cuestión mucho más arraigada en la filosofía tradicional, algo que ha inquietado a muchos pensadores durante miles de años: la identidad. ¿Quién soy? ¿Qué es lo que me identifica? El mundo que percibo, ¿es real? ¿Puedo fiarme de mis sentidos? ¿O por el contrario, he sido programado de alguna forma para que éstos me creen una ilusión?

A través del símil de Internet como mundo virtual alternativo, "Lain" se convierte en una muestra de escepticismo extremo, en el que se duda de todo y de todos, incluso de uno mismo como individuo. Lo que hace especial a este anime es que vivimos este conflicto tan complejo y de difícil resolución en primera persona, a través del papel que va desarrollando Lain en la historia y sus distintas personalidades que habitan lo real y lo virtual. Llegamos a dudar de qué es más verdadero, si el mundo que se nos presenta como real o la Red.

Quisiera hacer un inciso en este punto para comentar el que me parece un gran acierto de la obra. Frecuentemente, cuando el mensaje es de gran calado, noto que éste se sobrepone a los personajes, y que éstos se convierten en meros vehículos de un planteamiento que supera ampliamente en interés a su caracterización. Me pasa, por ejemplo, con "Ghost in the shell", una película de alta carga filosófica en la que no termino de encontrar ese atractivo en los personajes. Sin embargo, en esta serie Lain se muestra en todo momento como una personalidad reconocible y comprensible en sus actos, o como mínimo lo suficientemente misteriosa e intrigante como para crear un seguimiento en el espectador. Como personaje está bien definida, más allá del planteamiento de la obra, y se puede llegar a un alto grado de compenetración con ella.

Sigo en spoiler para hablar de por qué no le pongo un 10.
[Leer más +]
24 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil