arrow

Burning Palms (2010)

Burning Palms
Trailer
5,1
136
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuenta cinco historias entrelazadas, con personajes que se enfrentan a tabúes y a un incierto destino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Burning Palms
Duración
112 min.
Guion
Christopher Landon
Música
Matthew Margeson
Fotografía
Seamus Tierney
Productora
Films In Motion
Género
Comedia Drama
7
Cinco historias que no te dejarán indiferente
El pobre Landon, hijo de Michael, el creador de series tan populares y bienintencionadas (algunos dirán moñas) como La casa de la pradera (Little House on the Prairie) o Autopista hacia el cielo (Highway to Heaven), ha tenido que soportar ser tildado de racista, homófobo (y eso que es gay confeso) y misógino por este trabajo. ¿Acaso no se ha entendido la nada fina ironía o el negrísimo (y en ocasiones tristísimo) sentido del humor que destila su ópera prima como director? Será que no es una película para todos los públicos, lo cual es muy de agradecer, dicho sea de paso.

Una mujer, Dedra (Rosamund Pike), celosa por la (muy) estrecha relación que mantienen su prometido (Dylan McDermott) y la nada condescendiente hija de éste (Emily Meade), una joven (Jamie Chung) que enloquece tras aceptar cierta práctica sexual auspiciada por su novio (Robert Hoffman), una pareja de gays, Tom (Anson Mount) y Geri (Peter Macdissi), que decide "adoptar" con nefastas consecuencias, un niñato consentido (Austin Williams) siempre dispuesto a amargarle la existencia a su criada hispana (Paz Vega) o un violador (Nick Stahl) y su víctima (Zoe Saldana) son varios de los muchos personajes que pululan por esta subversiva comedia.

Se podría decir que la cinta mezcla el estilo visual de Creepshow (por el cómic que sirve de enlace para las distintas historias) con el narrativo de cineastas tan interesantes como Todd Solondz o Gregg Araki, todo ello acompañado de una fotografía rica en matices y una banda sonora tan inclasificable (y desconcertante, en ocasiones) como la propia película. De entre su nutrido y soberbio reparto me gustaría destacar la fragilidad de Pike, la paranoia de Chung, la cómica (siempre al borde de la parodia) complicidad entre Mount y Macdissi, el delirante acento falso de Doherty o el duelo interpretativo que mantienen Stahl y Saldana en uno de los segmentos más tristes y polémicos. Una cosa está clara: estamos ante una futura película de culto.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil