arrow

I Want to Live! (1958)

I Want to Live!
Trailer
7,4
1.530
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Basada en hechos reales. Barbara Graham es una mujer de pésima reputación que frecuenta bares inmundos y que ha sido condenada por crímenes mezquinos. Dos conocidos suyos cometen un asesinato y, cuando los atrapan, empiezan a sospechar que Bárbara los ha delatado. Para vengarse, deciden inculparla y es condenada a muerte. La mañana del 3 de junio de 1955 entra en la cámara de gas de la penitenciaria de San Quintín (California). Duro alegato contra la pena de muerte. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
I Want to Live!
Duración
120 min.
Guion
Nelson Gidding, Don Mankiewicz (Artículo: Ed Montgomery. Texto: Barbara Graham)
Música
Johnny Mandel
Fotografía
Lionel Lindon (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama Biográfico Drama judicial Drama carcelario Basado en hechos reales
"Terrible historia de una mujer condenada a la cámara de gas, magníficamente relatada por Robert Wise (...) puesta en escena que insufla un halo trágico a un drama desgarrado (....) La maravillosa Susan Hayward arrasa literalmente la pantalla en cada secuencia"
[Diario El País]
10
Único Óscar para una actriz superior
Susan Hayward tenía la fuerza de un ser superior. La tuvo siempre y por eso se reflejaba perfectamente en los papeles más difíciles, los menos glamourosos como éste basado en la propia autobiografía de Barbara Graham quien tampoco se tuvo mucha piedad en su vida jalonada de dramas lacerantes.

La Hayward fue la auténtica Barbara Graham en este filme I Want to Live! en manos de un muy inspirado Robert Wise: ambos con el dinamismo de un canto ejemplar contra la pena de muerte, con el poderoso vigor de quien se sabe montando una causa justa "aunque vengan degollando" y no goce a la primera de los favores del público. Al final todo les salió muy bien, consiguiendo el mayor triunfo de ambas carreras.

La película en sí es de las que pone la piel de gallina desde el principio con una banda sonora jazzística muy bien creada y orquestada, pero es ella la que al fin logra el máximo premio del mundo del cine después de haber sido nominada cuatro o cinco veces, con el mérito extra de jugarse el todo por el todo con amor y desesperación, a la altura del poco atractivo personaje de una mujer con todas las apariencias en contra: sola frente al mundo con la necesidad de justicia por mayor bandera, interpretado como una gran actriz de las que hubo muy pocas, sobre todo si tenemos en cuenta que tuvo que aguantarse con numerosos personajes y numerosas películas muy por debajo de su talento: era una fuerza arrolladora en un mundo que no le correspondía adecuadamente.

Murió con sólo 57 años víctima de un cáncer cerebral. Se había casado por segunda vez y había tenido dos hijos. Los médicos se sorprendieron de su fortaleza sobrehumana, ya que resistía los empellones de la enfermedad al punto de superar en mucho el pronosticado final de su existencia. En las últimas semanas logró levantarse de la cama con ayuda de una serie de fuertes sedantes. Se arregló lo suficiente para sonreír con uno de sus característicos gestos y llegar al escenario. Por un momento parecía desmayarse. Charlton Heston, que la acompañaba, la socorrió, pero ella de inmediato se recompuso, recuperó la sonrisa y dijo que esta era la última vez que tenía el gusto de estar entre compañeros...

Genio y figura, personalidad desbordante de talento como pocas, tuvo los arrestos de estrenar el musical Mame en teatro, con gran èxito, y de abandonarlo poco después "porque no puedo con su partitura, he de reconocer que no soy la actriz adecuada, Celeste Holm, en cambio, me sustituirá con el talento que se necesita para sacar adelante esta gran historia de tía Mame, una mujer que supo arrear las banderas más difíciles para salir adelante, siempre con una sonrisa por bandera".
[Leer más +]
32 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
A prueba de bombas (8.5)
El guión, de la mano de Gidding y Don Mankiewicz, y la puesta en escena, que tenemos que agradecer al siempre profesional en este aspecto Robert Wise, están hechos a prueba de bombas.
Han conseguido el drama contra la pena de muerte más agobiante que recuerdo, aunque no el mejor (recordemos "Senderos de Gloria", por ejemplo).

Lo único que no me gustó tanto como esperaba fue la actuación de Susan Hayward. Es muy irregular, alternando momentos sublimes con otros más flojillos como son la mayoría de sus arrogancias o cuando berrea convulsa en lugar de llorar (fallo de la actriz, desde luego no del guión ni, creo, del director).
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil