arrow

Tiempo de revancha (1981)

Tiempo de revancha
Trailer
7,6
4.205
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El ex-sindicalista Pedro Bengoa, previa "limpieza" de su pasado, consigue trabajo en las minas de la empresa Tulsaco, donde se reencuentra con un antiguo compañero quien, pasado algún tiempo, le propone un plan: simular un accidente y hacerse pasar por mudo para cobrar una indemnización. Pero algo inesperado sucede... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
Tiempo de revancha
Duración
108 min.
Guion
Adolfo Aristarain
Música
Emilio Kauderer
Fotografía
Horacio Maira
Productora
Aries Cinematográfica Argentina
Género
Thriller Drama Drama social Policíaco Trabajo/empleo Neo-noir
9
Imprescindible (8.7)
Aristarain es uno de los mejores directores latinoamericanos de todos los tiempos. Para mí es el mejor, junto a Berlanga. Películas como ésta apoyan mi teoría.
Incluso creo que debería ser considerado muy importante dentro del panorama mundial.
En general me gusta más cualquier película suya que cualquiera de Bertolucci, Visconti o Eisenstein. Cito estos a botepronto, teniendo en cuenta las marcadas tendencias socialcomunistas presentes en gran parte de su cine, pero independientemente de sus ideas personales. Con esto lo que quiero decir es que se puede hacer crítica social sin apartarse de lo que es el auténtico cine (es resumen, una narración audiovisual ENTRETENIDA).

El cine de Aristarain es discursivo, pero nada teatral, y siempre cuenta con actores expertos en estas lides. Esto le permite rodar cómodamente aun con bajos presupuestos, pudiendo desarrollar libremente sus ideas (tanto políticas como cinematográficas).
La película comienza con un reflejo de los conflictos laborales en una mina que se salta todas las normas de seguridad. Algunos empleados trazan un plan para salir de allí y recibir una cuantiosa indemnización. Pero todo sale mal y un compañero muere. Luppi le sustituirá y se hará pasar por mudo hasta cobrar esa indemnización. Pero el dueño de la empresa es poderoso y está dispuesto a lo que sea para vengarse.
No podía faltar el ex-sindicalista desencantado que se ha dado de morros con el mundo real, otra vez interpretado por Luppi. Lo que me gusta es que casi nunca los muestra como hombres totalmente íntegros, sino con sus debilidades y contradicciones, como todo el mundo.
Una narración en la que se suceden las escenas agobiantes nos llevará hasta un final digno de la mejor colaboración Buñuel-Dalí.
[Leer más +]
50 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Atrae, seduce y atrapa
Sorprende, a bote pronto, que “Tiempo de revancha” sea -precisamente- de Aristarain. Sorprende -y gratamente, por cierto- porque muy poco parece tener que ver este peliculón con ese halo nostálgico y esas largas peroratas filosóficoexistencialistas a las que Aristarain nos tiene acostumbrados. Y aunque no con ello quiero decir que, por norma general, me moleste o me disguste el cine más reciente del argentino, sí me gustaría dejar bien claro aquí y ahora que “Tiempo de revancha” es, a mi juicio, su mejor película. Mis razones son tres y muy sencillas:

Me atrae, me seduce y me atrapa, por ejemplo, su dirección. Su pulso vigoroso. Su tempo narrativo. Su magistral y calculado crescendo. La naturalidad y la sencillez, en definitiva, con la que Aristarain nos mete de lleno en su historia y nos lleva en volandas hasta un final de auténtico impacto.

Me atrae, me seduce y me atrapa, por ejemplo, su mensaje. Y no sólo porque éste sea sedicioso, rojeras o reivindicativo. Me gusta su mensaje porque, fundamentalmente, es honesto. Y ello constata, por lo tanto, que se puede ser contundente y combativo hasta las trancas sin caer, necesariamente, en la demagogia.

Me atrae, me seduce y me atrapa, por ejemplo, Federico Luppi. Un actorazo que -una vez más- borda su papel y que se tira, ojito al dato, más de media película sin articular una sola palabra. Tremendo.

Lo que no acabo de entender, sin embargo, es la escasísima repercusión de la que ha disfrutado esta peli. Y más teniendo en cuenta que ganó, merecidamente, un porrón de premios en 1982. En cualquier caso, me alegra muchísimo haberla descubierto casi por azar. Sin que nadie me la haya recomendado especialmente. Os aseguro que hallazgos así no tienen precio.
[Leer más +]
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil