arrow

The Maze (1953)

The Maze
Trailer
5,4
68
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Kitty y Gerald están a punto de casarse. De viaje por la Riviera francesa, él recibe la noticia del fallecimiento de su misántropo tío, baronet de unas posesiones en Escocia. Apremiado a interrumpir las vacaciones y posponer la boda, Gerald deja a su prometida en compañía de la tía de esta, Edith, y viaja a las Highlands dispuesto a hacerse cargo de la heredad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Maze
Duración
80 min.
Guion
Daniel Ullman (Novela: Maurice Sandoz)
Música
Marlin Skiles
Fotografía
Harry Neumann
Productora
Allied Artists Pictures
Género
Terror Ciencia ficción 3-D
4
El Rano
¿Que qué es un rano? Ved la película y lo comprenderéis enseguida. Bien, enseguida no, más bien hacia el final. No pienso desvelar nada.
Pero vayamos por partes. Como ya escribí a propósito de Amazonas negras, muchas películas de culto lo son porque nadie las ha visto..., salvo algunos que languidecen en tétricos manicomios alejados de las carreteras principales, y que perdieron la cordura al afrontar la iniquidad en estado puro. Nadie había visto The Maze. De hecho, los productores intentaron destruirla, en un intento de ahorrar sufrimientos a los posibles (y necios) espectadores, pero al parecer quedaba una, en estado inmundo (señores de L'Atélier 13: gracias por cuidar de los enfermos mentales adictos a este tipo de subcine, pero entre el pack de Lionel Atwill y ésta que nos ocupa, empiezo a temer una regresión a mi estado primigenio, como el desdichado baronet de la película. Y por favor, procuren conseguir copias visibles, porque la que han padecido mis ojos apenas se tenía en pie. Ya que cobran 15€ por DVD, traten de obtener más calidad, se lo ruego) y salida probablemente de algún cubo de basura. William Cameron Menzies cayó en la desgracia y el olvido, y todo el mundo quedó persuadido de que The Maze era teta de monja, un producto insólito sólo al alcance de los paladares más delicados. Craso error. No hablemos ya del inexistente presupuesto. Cierto que durante el transcurso del film se crea un cierto tono, una cierta tensión, una atmósfera siniestra preñada de amenazas..., pero en cuanto sale el Rano y escuchamos las explicaciones del protagonista, todo se viene de abajo cual tópico castillo de naipes. El estupor nubla nuestros pensamientos, la mano se extiende temblorosa hacia la pantalla del televisor, y sientes que una mano invisible oprime tu corazón. ¡Ha vuelto a suceder! ¡Me han tomado el pelo por enésima vez! ¡Qué burros somos los cinéfilos!
To be continued...
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un horrible secreto de familia
Buena película del afamado William Cameron Menzies, (Invasores de Marte, 1953), que más que encuadrarla dentro del género de terror puro, yo le añadiría el ribete de terror psicológico… o incluso drama, que en el fondo, es lo que es.
Apoyada en un sólido guión, y ayudada de una fotografía oscura, sobretodo en el castillo de Craven, el film se mueve con todas las claves del género terror pero sin llegar a serlo. El misterio que rodea a los inquilinos del oscuro castillo, y al secreto que contiene en si mismo, puede parecer que algo terrible va a suceder y es ahí donde radica el éxito del film, que mantiene una tensión y la continua sensación hasta el final de que se va a desvelar un horrible secreto.
Mejor en las tres cuartas partes iniciales del film que en el cuarto final…donde decae un poquito, la película es un hallazgo de esos que de vez en cuando uno encuentra buceando por el cine clásico.
Muy bien dirigida por el antes mencionado Cameron Menzies, también autor de la magistral, “La vida futura” (1936). Richard Carlson (La mujer y el monstruo, 1954) es el sobrino del Baronet, protagonista del film y eje de la historia junto a su prometida en el film, Verónica Hurst (The Royal African Rifles, 1953). Les secundan, Katherine Emery (La isla de los muertos, 1945) en el papel de tía protectora, y un enigmático y misterioso mayordomo, encarnado por el habitual secundario Michael Pate (Curse of Undead, 1959).
Solo por la curiosa y tensa historia que nos cuenta, merece la pena, aunque a mi personalmente en su conjunto me sorprendió… y me gusto, cosa por la que ya me doy por satisfecho, teniendo en cuenta la de films sin interés alguno que uno se traga para llegar a descubrir pequeñas joyitas como esta.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil