arrow

Bara no soretsu (Funeral Parade of Roses) (1969)

Bara no soretsu (Funeral Parade of Roses)
Trailer
7,3
382
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Retrato en clave surrealista de varios transexuales en el Tokio de los años 60. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Bara no soretsu (Funeral Parade of Roses)
Duración
107 min.
Guion
Toshio Matsumoto
Música
Joji Yuasa
Fotografía
Tatsuo Suzuki
Productora
Art Theatre Guild / Matsumoto Production Company
Género
Drama Surrealismo Homosexualidad Cine experimental Falso documental Transexualidad / transgénero
9
Las máscaras del ser humano
Este cortejo fúnebre de rosas es una de las historias más crueles rodadas, una reflexión sobre el abandono y la soledad de la condición humana, llevada hasta unos extremos difíciles de ver en una película en la actualidad. Por lo que sorprende, además de por su maravillosa fotografía en blanco y negro, es por su novedad, una forma de hacer cine radical con un montaje repleto de flashbacks, en el que los propios actores son entrevistados y con un uso de la cámara que depende del tipo de intensidad de escena se hace más rápido o más lento. El final, que el director representa poco a poco a lo largo de todo el metraje, acaba totalmente de una forma devastadora, es una representación de la filosofía de Freud que deja asombrosado por la veracidad de la historia.

Una historia de celos, sangre, odio y amores imposibles. Otro acierto es la veracidad de todos los personajes, no parecen actuar, son así e incluso los actores se sienten identificados con los personajes que interpretan.

El poder corrosivo del amor en unos personajes travestidos, con sus máscaras debajo de otras máscaras, que esconden su verdadera forma, sus deseos repremidos y sus traumas del pasado.

Un exorcismo del alma humana, un letargo que presenta una realidad pulp a finales de los setenta y cuya trascendencia llega hasta nuestros días.

No extraña que realizadores tan célebres como Kubrick o Tarantino se hayan inspirado en esta película a la hora de rodar algunas de sus más conocidas escenas.

Una de mis películas preferidas, pieza de culto y una obra del psiconalisis y del cine social que no deja indiferente a nadie.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Aquellos años en los que el cine fue realmente libre y moderno
Una de las mayores obras del cine experimental japonés de los años 60 y 70, así como de la historia del cine.
Es una auténtica maravilla, me ha encantado todo en ella, la fotografía en blanco y negro es bellísima con un contraste entre los negros y los blancos muy fuertes.

El montaje es muy bueno, en el que se nos desordenan los acontecimientos y hasta el final no se forma uno el verdadero orden, así como la combinación perfecta de la música y las imágenes; unas imágenes que aparecen durante la película para mostrar los estados de ánimo de los personajes o recuerdos del protagonista. Me pareció buenísima la escena en la que Eddie va caminando hacia su casa mientras la casa desaparece para mostrar otros lugares y situaciones, introduciendo la cámara en el subconsciente del personaje y en lo que está recordando mientras parece que tan sólo camina. Eso hace que conozcas mucho mejor a los personajes, así como sus diferentes caras, tema tratado con importancia en esta película, y que tiene que ver con la naturaleza de un personaje que tiene dos caras muy diferenciadas, que son el sexo masculino y el femenino, así como muchas otras más personalidades o facetas de Eddie.

La dirección es maravillosa, y más tarde se vió su influencia en películas como 'La naranja mecánica', por ejemplo en la manera de filmar las peleas y de utilizar la música en esos momentos. Kubrick dijo que 'Funeral parade of roses' fue una de las películas de su vida. Mientras la estaba viendo descubrí las muchas influencias que tuvo en otras películas futuras, pero también al contrario, en las fuentes de las que bebió, como 'Al final de la escapada' de Godard con la que comparte bastantes cosas.

Los actores están todos fantásticos, en especial Eddie, el protagonista; lo que ha influido en que las interpretaciones fuesen tan buenas es que muchas de las personas que aparecen en la película hacen de ellos mismos, como Eddie, que fue un travesti real muy popular de un bar homosexual.

La película podría considerarse una revisitación del mito de Edipo, aunque no es realmente lo importante de ella, sino un tema que se toca, además de que Matsumoto en una entrevista dijo que sí, que le influenció, pero que no era la razón por la que dirigió esta película, si no que lo que buscaba era retratar el mundo “underground japonés” de finales de los años sesenta.
El retrato de ese mundo me encantó; otra cosa muy interesante son las entrevistas reales a los travestis y a los amigos de Eddie, así como las secuencias documentales en las que simplemente se graba la vida cotidiana de los personajes. Es grandioso el juego que plantea Matsumoto entre la realidad y la ficción, en el que muchas veces dudas sobre si lo que estás viendo es real o no, y cómo destruye algunos de esos presentimientos con grabaciónes de los rodajes y las charlas sobre las escenas.

Una película para reflexionar, madura, inteligente, interesante e importante, en la que todo lo que se dice tiene un significado, no hay más que ver la frase con la que comienza la película: “Soy la herida y la espada, la víctima y el verdugo” que no es más que la definición del protagonista.

Una obra maestra, absolutamente irrepetible, la radiografía de un tiempo, de una gente, de una vida y de un autor tan colosal como es Toshio Matsumoto.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil