arrow

Walker (1987)

5,3
231
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1853, el idealista William Walker (Ed Harris) es un médico, abogado y periodista que encabeza una cruenta y bárbara invasión de Nicaragua a petición de Cornelius Wanderbilt, un ambicioso capitalista. Apenas logrado su objetivo, Walker se autoproclamó presidente del país, guiado por la creencia de que los Estados Unidos tienen un derecho moral de ”proteger a nuestros vecinos de toda opresión”. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Walker
Duración
95 min.
Guion
Rudy Wurlitzer
Música
Joe Strummer
Fotografía
David Bridges
Productora
Univesal Pictures / Edward R. Pressman Production / Incine
Género
Aventuras Western Acción Basado en hechos reales Siglo XIX
5
Walker, tan cierto ahora como cuando fue filmado
Esta película está inspirada en un hecho real y tiene unas premisas de desarrollo, por desgracia, muy reales: un poder económico (el empresario) quiere sacar beneficios comerciales y llenarse el bolsillo de dólares aprovechándose de un país convulso y falto de libertades; para ello debe derrocar al autoritario gobierno vigente y sustituirlo por otro igual pero afín a sus intereses (los revolucionarios), sirviéndose de un poder militar fuerte (el fanático Walker y su tropa) que equilibre la balanza del lado que le interesa.

Y como suele pasar en muchos casos, la cosa acaba saliéndose de madre porque el ser humano es como es (el nuevo gobierno no quiere compartir el poder con el mercenario y el mercenario se cree con derecho a intervenir en los asuntos del país en lugar de ceñirse al papel de discreto perro guardían de Mister Dolar).

Los mimbres de la situación son pues 100% reales y 25 años después de su filmación continúa siendo un actual instrumendo de crítica al imperialismo económico que mueve el mundo (no en vano, fíjense en el reciente caso de ese cruel dictador que cometió el error de darle le patada a la compañía norteamericana que explotaba sus pozos de petróleo para dar entrada a compañías europeas... acabó acusado falsamente de algo, invadido, derrocado, ahorcado y ¿a que no saben adivinar quién vuelve a explotar los pozos de petroleo de su país?).

El problema de la película es que a pesar de tener un buen mensaje no lo expresa de manera adecuada. "Walker" padece una sobredosis de histrionismo exagerado que termina por sepultar la crítica a ojos del gran público, que se queda con el estrambótico y muchas veces desquiciado exterior. Además, en medio de este argumento tan propenso al exceso, las (creo yo) ingeniosas referencias que nos advierten de que esto en el presente también se da (por ej. ese coche que surge de la nada y que podría perfectamente transportar a los revolucionarios que sabemos que van en la calesa que hay detrás) terminan por quedar tan descolocadas y caóticas como las situaciones en las que se enmarcan (spoiler).
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
EL HOMBRE QUE PUDO REINAR
William Walker (Ed Harris) viaja a Nicaragua en busca de fortuna, apoyado por Cornelius Vanderbilt (Peter Boyle) un interesado hombre de negocios que financia su expedición, a pesar de las riñas que mantiene con su prometida Ellen (Marlee Matlin). La intención de ambos es ganarse una inmensa fortuna con los puertos comerciales que enlazarían las costas de California con las de Nicaragua. Al morir Ellen inesperadamente por la epidemia de Fiebre Amarilla, Walker tiene otros planes, hacerse amo y señor de Nicaragua, una tierra prometida castigada por una cruel guerra civil a fin de disputar una presidencia de la que Walker acaba accediendo a su llegada, no ausente de pillaje y pólvora.

William Walker realmente existió. Nacido en Tennessee a mediados del siglo XIX éste polifacético abogado, médico, periodista sólo le quedaba un oficio, más práctico que académico, por cumplir; el de colonizador. Aunque la impresión no parezca así una vez vista ésta película. Porque por momentos el film llega a ser extravagante; una delirante aventura semibiográfica con toques de “western” anticapitalista, y que el director de “Sid y Nancy” nos obsequia con algún que otro “presunto” gazapo a modo de juego (las escenas de los jornaleros bebiendo coca-cola o el coche entrando en un poblado a toda velocidad sin salir de campo, es decir con toda fuerza y la mala leche de lo que nos pretende sugerir el realizador inglés, y ya no por explicar el derroche tecnológico que se utiliza en el desenlace). No obstante, “Walker” reside en esa gracia que tiene el realizador Cox para ir a su onda alternativa y nunca carente de sentido del humor.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil